David Ruiz

Sevilla FC 2 – 1 Leicester – La concentración decide eliminatorias

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

El Sevilla FC venció con sensación agridulce en su primera cita con la historia. Fue muy superior al Leicester, incluso pudo llevar a Inglaterra un resultado mucho más abultado, pero la falta de pegada y la desconcentración en minutos claves permitió a los de Ranieri meterse en la eliminatoria. Sarabia, una vez más, fue el mejor de un equipo que debe estar en cuartos.

SEVILLA FC: Rico, Mariano, Nasri, Correa (Iborra min. 63), Nzonzi, Jovetic, Sarabia, Escudero, Vitolo, Rami, Lenglet (Carriço min. 55)

LEICESTER: Schmeichel, Drinkwater, Morgan, Huth, Musa (Gray min. 57), Vardy, Albrighton (Amartey min.88), Simpson, Ndidi, Mahrez, Fuchs

GOLES: 1-0 Sarabia (min. 25), 2-0 Correa (min. 62), 2-1 (Vardy min. 73)

ÁRBITRO: Clement turpinfrancésAmonestó con amarilla a Escudero min. 77, Carriço min. 90

INCIDENCIAS: Ramón Sánchez Pizjuán ante 38.834 espectadores.

NUMBER 1 DEL SEVILLA: Sarabia

El inicio del Sevilla fue como se esperaba. Controló el balón buscando la profundidad por sus laterales. El Leicester esperaba en campo propio en un 4-4-1-1 que pretendía dejar los menos resquicios posibles, pero pronto se iba a encontrar con una jugada determinante. Correa recibía en el área un mal despeje de Huth para caracolear dentro del área y recibir penalti.

El ejecutor del lanzamiento fue el propio argentino, que asumió galones para, sin embargo, errar desde los once metros. Desaprovechó una oportunidad única el conjunto de Nervión, que veía como de nuevo se le escapaba desde la pena máxima la posibilidad de adelantarse en un partido. El público rápidamente enfundó en ánimos a un Correa, cuyo fallo no iba a frenar su insistencia.

Y tampoco la insistencia de todo su equipo. El Sevilla siguió manos a la obra tejiendo con mimo el desarrollo del partido desde la posesión y la correcta ocupación de los espacios. Llegaba bien por ambos costados, tanto, que en un centro lateral medido de Escudero, Sarabia, el hombre de moda en este Sevilla, iba a inaugurar el marcador. Soberbio cabezazo del madrileño al palo más alejado de Schmeichel.

Corría el minuto 30 y los de Sampaoli se sentían muy superiores a los ingleses. Cada llegada sevillista generaba peligro y su ocupación de espacios era tan óptima que recuperaba bien el balón cuando lo perdía. El Leicester solo respondía cuando conseguía llegar a línea de fondo y colgar algún centro lateral, pero no generaba apenas peligro a la meta de Sergio Rico.

El portero danés del Leicester era el principal culpable de que el marcador no fuera más holgado para los intereses sevillistas. Los de Sampaoli eran un auténtico vendaval y, lo que es mejor, parecía llevado en volandas por una afición que se reconcilió entre cánticos y ánimos. Así culminó na primera parte exultante en la que el Sevilla controló el ritmo del partido de forma majestuosa.

El Leicester dio un paso al frente a la salida de los vestuarios sorprendiendo a un Sevilla demasiado pasivo. Llegó en varias ocasiones a la meta de Rico, pero iba a ser el Sevilla quien tuviera la ocasión más clara en su primer acercamiento. Vitolo aprovechaba un excelente pase interior de Nasri para lograr un remate escorado desde la línea de fondo que se pasó rozando por la línea de gol.

Sampaoli se vio obligado a mover ficha tras la lesión de Lenglet, que estaba completando un excelente encuentro. En su lugar entró Carriço, que volvía tras varios meses de recuperación. El Sevilla seguía a lo suyo. Una vez sacudida la pájara inicial, volvió a sentirse dueño del partido. Sarabia estaba en todas. Suyo fue el siguiente acercamiento sevillista con un disparo lejano que se marchaba por poco.

El partido entró en un tramo titubeante para los nervionenses. Aflojó el ritmo y el Leicester lo aprovechó para ganar presencia. Sin embargo, el Sevilla sacó su gen en el mejor momento. Ese que tantos éxitos le ha dado en Europa: marcar cuando lo necesita. Jovetic bajaba un desplazamiento en largo en el área para, habilidosamente, ceder a Correa. El argentino se redimía del penalty y su equipo abría brecha en el 62.

Nervión era un clamor. Su equipo jugaba a la perfección y la ilusión en la grada no era para menos. Pero el fútbol y la Champions brilla con luz propia y no entiende de justicia. Tan solo necesito el Leicester una llegada clara desde el lateral para que Drinkwater dejara solo a Vardy. El internacional con Inglaterra no iba a fallar. Remataba de primeras el excelente centro raso y conseguía meter a los foxes en la eliminatoria.

El Sevilla pagaba caro su relajación. El gol espoleó al conjunto de Ranieri, que veía como sin apenas asomar la meta de Rico se llevaba un premio para Leicester y se encontró mucho más cómodo en los minutos finales. Las tornas habían cambiado. Era ahora el Sevilla quien se sentía aturdido, sin apenas reaccionar al tanto visitante. El daño psicológico del gol encajado hacía mella.

Sarabia se echó el equipo a la espalda y cogió el timón de la nave sevillista para parapetar a los foxes en su propia área. Lo intentaba el Sevilla por ambos costados, pero los de Ranieri hilaron una red bastante productiva. La ocasión más clara la tuvo Rami a la salida de un córner con un cabezazo que desviaba el travesaño. Iba a ser la última de un equipo que no encontró la reacción necesaria.

El resultado es positivo para los nervionenses. Hoy demostraron ser muy superiores a los ingleses y se marcharon con un premio demasiado corto. En Leicester deberá mantener la concentración que hoy perdió en los minutos claves. Se encuentra a 90 minutos de hacer historia, solo le queda un paso más. En su mano está estar entre los mejores ocho equipos del mundo.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Foto: QUICO PÉREZ VENTANA @perezventana