Sevilla FC -2- FC Barcelona -2- Messi le enseña al sevillismo lo injusto que es a veces el fútbol

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

No formaba parte del guión que el Sevilla fuera muy superior al líder indiscutible de la actual Liga; tampoco que los de Nervión arrollaran al Barça en la segunda mitad ni que Messi destrozara todo.

SEVILLA FC: Sergio Rico, Mercado (Layún minuto 46), Kjaer, Lenglet, Escudero, NZonzi, Banega, Franco Vázquez, Jesús Navas (Nolito, minuto 80), Correa (Pizarro, minuto 70) y Muriel.

FC BARCELONA: Ter Stegen, Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Jordi Alba, Paulinho (Denis Suárez, minuto 76), Iniesta (Paco Alcácer, minuto 80), Rakitic, Dembelé (Messi, minuto 58), Coutinho y Luis Suárez.

GOLES: 1-0, minuto 36: Franco Vázquez. 2-0, minuto 49: Muriel. 2-1, minuto 87: Luis Suárez. 2-2. Minuto 88: Messi.

ARBITRAJE: González González, castellano-leonés. Amarillas para Mercado y Sergio Rico.

NUMBER 1 DEL SEVILLA FC: Franco Vázquez.

Noche para soñar, noche para disfrutar, y eso que en la primera mitad Sevilla FC y FC Barcelona dejaron mucho que desear por lo poco ofrecido en los primeros cuarenta y cinco minutos, algo sorprendente teniendo en cuenta el potencial de ambos equipos. El Barça se dejó ver en los minutos iniciales pero sin llegar a asustar a la grada, que se frotaba las manos al ver como Messi, el mejor jugador del mundo por mucho que le duela a Cristiano Ronaldo, comenzaba en el banquillo debido a sus molestias; las mismas que le impedían enfrentarse con Argentina a España esta misma semana.

La acción más clara venía de la do culé con una ocasión de ese matador que es Luis Suárez y en la que pudo subir el cero a uno en el marcador. Espabilaba el Sevilla, sin hacerse dominador de un primer tiempo flojo en cuanto a ocasiones pero bien en lo que a planteamiento táctico se refiere, con una buena lección de Montella de cómo jugarle al Barcelona, bien en las marcas y sabiendo poner freno al instante al cerebro azulgrana, esté o no Messi en la cancha, como es el caso de Andrés ‘su Majestad’ Iniesta, jugador al que pronto echaremos muchísimo de menos.

Comenzaba a despertar el Sevilla tras el primer apretón culé y especialmente pasada la media hora con un par de avisos de que no le valía un empate, consciente de lo que ello suponía en esta jornada con tanto en juego por Europa y pendiente de reojo de la Champions League donde viene uno de los grandes este martes. Así, a falta de nueve minutos para el final de la primera parte, Franco Vázquez, todo magia aprovechaba un servicio para hacer el uno a cero y mandar un aviso al Bayern de Munich, próximo rival en la Liga de Campeones.

Se llegaba al descanso con una victoria justa para el Sevilla, no por ser muy superior en ocasiones, que lo fue, sino más por el planteamiento de cómo jugarle a los de Ernesto Valverde, que impotentes y desencajados se iban al descanso por detrás en el marcador. Era un quiero y no puedo, ante un Sevilla volcado, crecido, bien situado, y arropado por una afición increíble y ejemplar.

La fiesta crecía por momentos, el Barcelona se iba cada vez más abajo, no porque estuviera mal sino porque el Sevilla no le dejaba brillar, hasta el punto que Muriel hacía el segundo que provocaba la fiesta y la explosión de júbilo en el Ramón Sánchez Pizjuán. Ello ocurría a los 49 minutos de partido, es decir, a poco de iniciarse la segunda parte dejando contarlas cuerdas a los de la Ciudad Condal, y con una Roma expectante por lo que le esperaba esta semana en la Champions.

Comenzaban los mejores momentos del equipo de Montella, dando un baño táctico a Valverde y completando una noche espectacular de los sevillistas, con la grada disfrutando de lo lindo porque el 2-0 se quedaba corto por lo que mostraba el equipo nervionenses en el terreno de juego insistiendo sobre la puerta de Ter Stegen y sucediéndose las ocasiones de gol y los ‘uys’ en la grada.

Pero el Sevilla cometía el gran pecado del mundo del fútbol cuando enfrente tienes a un grande como el Barça: perdonar. Lo hizo una y otra vez, dejando vivo a un rival siempre temible y que si hubieran estado medianamente certeros los sevillistas, podría ir por detrás en el marcador por una diferencia de tres o cuatro goles mínimo. Valverde veía peligrar la reacción y tiró del mejor as que puede tener alguien guardado en la manga: un tal Leo Messi.

El argentino, que había comenzado en el banquillo por las molestias que arrastraba durante la semana y que le impidieron jugar los dos amistosos con la selección argentina, tomaba el mando, creando un par de ocasiones de peligro y avisando de lo que tenía preparado. Montella lo advirtió, dando entrada a Pizarro para dar más solidez en el centro del campo y seguir manteniendo esa hegemonía en la medular. La variante táctica dio sus frutos. El Sevilla volvía a tener el peso y mando y metía al Barça en su campo.

El Sevilla se las prometía muy felices, pero a falta de tres minutos para el final, un peleón Luis Suárez acortaba distancias al marcar en acrobática posición, haciendo el 2-1, metiendo a los sevillistas el miedo en el cuerpo y recordando aquello de “quien perdona lo termina pagando”. Y así fue, porque apenas un minuto después apareció ese jugador de dibujos animados llamado Leo Messi, que en la jornada de hoy protagonizada la portada de Number 1 Sport con el slogan de “peligro”. Y nada más cerca de la realidad.

Un balón llega a la frontal del área grande del Sevilla donde se encontraba Messi quien suelta un zapatazo tremendo que se cuela como un obus, seco y abajo en la portería de Sergio Rico que nada puede hacer para evitarlo pese a su buena estirada. Todo ello apenas un minuto después del gol de su amigo Suárez. De ahí al final, dudas y miedos en el Sevilla de ver como se le escapaba una victoria que tenía más que hecha, y ganas del Barça por hacer en los últimos minutos todo lo que no había hecho antes. Empate a dos goles que deja impotentes y con sabor amargo a los sevillanos, y dulce empate en apenas dos minutos para el Barcelona que de la mano de Messi le mostró al Sevilla FC lo injusto que puede ser a veces el fútbol…

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: QUICO PÉREZ VENTANA @perezventana

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn