David Ruiz

Sevilla FC 3 – 0 Real Madrid – Así se tumba a un campeón de Europa

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

El Sevilla FC tumbó con una goleada al vigente campeón de Europa. Le salió el partido perfecto la noche más exigente. Ahogó al Real Madrid y dejó un encuentro para el recuerdo en un Ramón Sánchez Pizjuán que tardará en olvidar este día. Se gana la fidelidad de los suyos.

.

SEVILLA FC: Vaclík; Carriço, Kjaer, Sergi Gómez; Jesús Navas, Banega, Arana (Nolito min. 85), Sarabia, Franco Vázquez; André Silva, Ben Yedder (Promes min. 69)

REAL MADRID: Courtois; Nacho (Lucas Vázquez min. 58), Ramos, Varane, Marcelo; Kroos, Casemiro , Modric (Ceballos min. 58); Bale, Benzema (Mariano min. 58), Asensio

GOLES: 1-0 André Silva min. 16, 2-0 André Silva min. 21, 3-0 Ben Yedder min. 38

ÁRBITRO: Hernández Hernández (Comité Canario). Mostró amarilla a Bale min. 26, Franco Vázquez min. 33, Kroos min. 64, Modric min. 64, Banega min. 73, Sarabia min. 78, Mariano min. 86

INCIDENCIAS: Estadio Ramón Sánchez Pizjuán 40.972 ante espectadores.

NUMBER 1 DEL SEVILLA FC: Franco Vázquez

Enfrentarse al Real Madrid requiere hacer el partido perfecto. Unas líneas juntas con ayudas y coberturas, conseguir combinar buenas posesiones con rápidos contragolpes, saber robar y salir, y tener pegada. Todo esto mostró el Sevilla en su primera mitad, la mejor desde que Pablo Machín llegó a la entidad de Nervión. El Sevilla más completo de lo que va de curso ante la prueba más exigente.

Porque la grada del Sánchez Pizjuán disfrutó de un auténtico espectáculo de su equipo. Goleó en 45 minutos al Madrid en uno de los partidos más redondos que se le recuerda. Ayudó la falta de concentración madridista y el caos táctico que los de Lopetegui no pudieron subsanar en ningún momento, pero los de Machín descosieron a su rival, especialmente por la derecha, donde llegaron dos goles.

El soriano sacó el mismo once que ante el Levante con la excepción de Arana por la izquierda y la decisión fue más que acertada. El trío de centrales no pasó apuros, Banega dominó él solo el centro del campo, Sarabia y Franco Vázquez hicieron de escuderos perfectos, Arana y, especialmente, Navas, dieron profundidad por los costados y André Silva y Ben Yedder pusieron los goles.

Los de Machín comenzaron buscando posesiones largas que se verticalizaban en los últimos metros y que metían atrás a un Madrid que no conseguía ni salir ni dominar con la pelota. Mayor ritmo, más ayudas defensivas y mejor concentración que pondrían a los sevillistas por delante al cuarto de hora. André Silva, que ha llegado a LaLiga en un estado de forma inmejorable, abriría la lata blanquirroja.

El gol llegaba bajo el sello de Machín: robo y contragolpe. Sarabia robaba y buscaba a Navas en profundidad, que ganaba la espalda de Marcelo para encarar el área y ceder al portugués. Gol de manual, de los que dibuja el técnico sevillista en los entrenamientos para que luego vean luz en los partidos. Nervión estallaba desde bien temprano. Y aún quedaba más.

Porque lo que en otros encuentros solía suponer una bajada de ritmo y conservadurismo, en éste el Sevilla demostró todo lo contrario. Tuvo la ambición y la valentía suficiente para oler sangre y buscar a su presa y fue así como, cinco minutos después, anotaría el segundo. Obra de los mismos protagonistas y bajo el mismo dibujo táctico.

Ben Yedder, que sigue en estado de gracia, iniciaba un contragolpe con la pausa necesaria para enviar un nuevo balón profundo a Navas. El palaciego, que tenía amargado a Marcelo por su costado, entró en el área y disparó, pero su tiro lo rechazaría Courtois sin poder evitar lo inevitable. El Sevilla tiene un cazagoles y éste respondió. André Silva no desperdició la oportunidad para rematar a puerta vacía.

Nervión veía que esa podía ser una noche histórica y comenzó a aumentar los decibelios y a arengar con cánticos innumerables. El Madrid estaba roto, perdido, sin rumbo. Solo un disparo lejano de Bale pondría en apuros la meta de Vaclik, que apenas sufrió salvo en acercamientos contados. Era la noche del Sevilla y los jugadores lo sabían. Restaban 15 minutos para hacer más honda la herida. Y lo conseguiría.

El tercero llegaría a balón parado. Falta lateral que Franco Vázquez conseguía prolongar alto al segundo palo para que Ben Yedder, que también quería sumarse a la cita del gol, bajaba y remataba sin que Courtois pudiera hacer nada. No todos los días se le va ganando al Madrid por tres goles a cero. Nervión se frotaba los ojos, el Madrid agachaba la cabeza y el Sevilla seguía buscando más.

En la segunda mitad llegaría la polémica y lo haría bien pronto. El Madrid iba a recortar distancias con un gol de Modric que el VAR anularía posteriormente por fuera de juego. Un gol bien anulado que habría cambiado el devenir del encuentro, pero para nada la actitud del conjunto hispalense. No solo siguió con el mismo carácter y determinación, sino que buscó más.

El Madrid, que no podía buscar otra salida que el ataque desbocado, dio entrada a Ceballos, Mariano y Lucas Vázquez para conseguir entrar en el partido. Y a punto estuvo de hacerlo, pero aparecería Vaclik, el que faltaba por sumarse a la fiesta. El checo transmite seguridad en cada acción y lo volvió a hacer atajando un mano a mano a Bale espectacular. La grada coreó su nombre.

Pero existía un hombre que estaba dando un auténtico recital en las filas sevillistas. Un jugador otrora ajusticiado por Nervión, pero que demuestra día tras día que su calidad está solo a la altura de unos pocos elegidos. Franco Vázquez lideró a los suyos el resto de la segunda mitad. Puso la pausa, la velocidad de ejecución, los recursos vistosos y las ocasiones. Brilló con luz propia.

Una luz que acaparó el Sevilla en propiedad y que el Madrid no supo discutir. Aún menos cuando Marcelo tenía que marcharse por lesión dejando a los suyos con uno menos por la falta de cambios. El partido solo tuvo un dueño de principio a fin y tuvo acento andaluz. Le salió el partido redondo, el necesario para remontar el vuelo, el que hace creer. Porque este Sevilla invita a serle fiel. Y ese amor debe ser correspondido.

Twitter: DAVID RUIZ (@DavidRM19)

Fotos: LaLiga