David Ruiz

Sevilla FC 3 – 2 Real Madrid – La fortaleza de Caparrós

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

El Sevilla FC venció al Real Madrid y confirma su mejoría tras la llegada de Joaquín Caparrós a los banquillos. Los goles de Ben Yedder, Layún y Mercado aseguraron una fiesta blanquirroja que manchó el Madrid con dos goles en los últimos minutos. Este equipo está consiguiendo ser una fortaleza.

SEVILLA FC: Soria, Pareja, Lenglet, Mercado, Escudero, Pizarro, Nzonzi, Layún, Franco Vázquez (Roque Mesa min. 78), Correa, Muriel (Sandro min. 61), Ben Yedder (Carriço min. 81)

REAL MADRID: Casilla, Nacho, Vallejo, Ramos, Theo, Ceballos (Mayoral min. 69), Kovacic, Casemiro (Llorente min 86), Benzema, Lucas Vázquez, Asensio

GOLES: 1-0 Ben Yedder (min 26) 2-0 Layún (min 44) 3-0 Mercado (min 84) 3-1 Mayoral (min. 86) 3-2 Ramos (min. 95)

ÁRBITRO: Mateu Lahoz (colegio valenciano). Sacó amarilla a Mercado (min 41), Franco Vázquez (min 69), Ramos (min 83), Escudero (min 90)

INCIDENCIAS: Estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 38.524 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA FC: Ben Yedder

Caparrós sorprendía desde el inicio con un once lleno de novedades. Pareja volvía al eje de la zaga con Lenglet desplazando a Mercado al lateral derecho; Pizarro entraba junto a Nzonzi en el centro del campo; las bandas eran para Layún y Franco Vázquez, y las puntas de ataque para Muriel y Ben Yedder. La premisa era clara: replegar, esperar y salir directo.

El Real Madrid, plagado de no habituales, dominaba el balón y buscaba resquicios ante un sólido Sevilla. Mercado por parte local y Asensio protagonizaron las más claras de ambos equipos en jugadas similares. No había excesivas ocasiones y, a pesar del control madrileño, los de Caparrós estaban cómodos. El guión del partido dibujaba el rumbo deseado.

Y mejor se iba a dibujar tras primer golpe de los sevillistas. Los locales se iban a adelantar en el marcador. Ben Yedder definía por bajo tras una jugada directa de manual: desplazamiento en largo, dejada de cabeza de Muriel y mano a mano del francés que no suele fallar esas oportunidades. El trabajo salía a la perfección. Fútbol reducido a su máxima expresión, pero efectivo.

Pero lo mejor estaba por llegar. Espoleado por el gol, el Sevilla comenzó a presionar y incomodar mucho más a un Real Madrid sin ideas. Cada llegada sevillista producía peligro y el segundo rondaba el marcador. Así sería. Avisó previamente Franco Vázquez con un gol cantado que salvaba el Madrid bajo palos y, posteriormente, Layún llevaba el júbilo a la grada.

La jugada tendría esa dosis de suerte que viene acompañada del buen trabajo, el que venía realizando el Sevilla durante todo el encuentro. Un rápido contragolpe acababa en el área del Madrid para que Nzonzi, tras un rebote, cediera dentro del área el balón al mejicano, que no perdonó a portería vacía. El Sevilla doblegaba a un Real Madrid totalmente desactivado por los locales.

La segunda mitad iba a comenzar con el mismo ritmo e intensidad sevillista pero con un Madrid más decidido en buscar a su rival en campo propio. Ocurriría de todo en los primeros minutos. En primer lugar, Ben Yedder iba a fallar dentro del área un gol que habría supuesto la sentencia definitiva. Se llevaba las manos a la cabeza la afición sevillista.

Y más aún cuando minutos después Lucas Vázquez iba a provocar un penalti claro. Del 3 0 al posible 2 1 pasaban por las botas de un Sergio Ramos que cogió el balón con determinación para lanzar la pena máxima, pero su disparo lo repelía el larguero. Júbilo total en la grada, aún más espoleada con mofas hacia el capitán madridista.

El partido no daba tregua, Muriel tendría una similar a la que minutos antes del penalti tendría Ben Yedder, errando una oportunidad clara de hacer el tercero. Y es que Caparrós ha conseguido implantar una clara mejoría defensiva, pero el equipo sigue necesitando muchas oportunidades para sentenciar los partidos.

Con uñas y dientes. Así defendía el Sevilla cada parcela de su campo. Agazapado esperando oportunidades con el espacio que llegaban en gran cantidad porque el Madrid sumaba a muchos jugadores al ataque. El partido estaba donde quería el equipo de Caparrós y Zidane, por más que animaba a los suyos, no encontraba lugar por el que dañar a los nervionenses.

Le tocaría sufrir al Sevilla, por su puesto. Parece una de las máximas hasta que acabe la temporada. Sobre todo por un buen Lucas Vázquez por banda derecha. Sin embargo, eran los disparos lejanos los principales intentos por superar a su rival del combinado merengue. Ninguno de excesivo peligro. Pasaban los minutos y el Sevilla resistía a la perfección.

Los minutos finales y la gestión del partido de Caparrós fue sublime. Dio entrada a Roque Mesa y con él el Sevilla verticalizó los contragolpes con mucho más sentido. El balón era del Madrid pero el dominio sin él era el equipo local. Y en uno de esas contras llegaría el premio deseado. La alegría de toda una grada que ha visto a su equipo resucitar.

Mercado aparecía por banda derecha con espacios para colarse dentro del área y, en un centro chut desviado, el balón golpeaba en el palo y acababa dentro. El Sevilla estaba goleando al Real Madrid  por tres a cero y Nervión era una fiesta. Una fiesta que, sin embargo, el Madrid iba a ennegrecer. Primero Mayoral y luego Ramos de penalti, este sí, maquillarían un marcador que acabó sonriendo a los locales.

Twitter: DAVID RUIZ @David_RuizM

Fotos: Quico Pérez-Ventana @perezventana