David Ruiz

Sevilla FC 4 – 2 Villarreal CF – Lluvia de goles que le acerca a la cuarta plaza

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

DN131_2390 Reyes Sevilla-Villarreal QPV mar16

El Sevilla FC volvió a ganar en el Sánchez Pizjuán y lo hizo a base de sufrimiento. Tuvo que remontar un 1-2 al descanso, además de superar la expulsión de Banega en el minuto 79. Gameiro fue el mejor de los de Emery, que ven la cuarta plaza más cerca que nunca.

SEVILLA FC: Rico, Tremoulinas, Rami, Carriço, Krohn-Dehli, Iborra (Escudero min 73), Gameiro, Nzonzi (Cristóforo min. 15), Banega, Konoplyanka (Reyes min. 69), Mariano

VILLARREAL CF: Areola, Mario, Victor Ruiz, Bonera, Rukavina, Bailly (Castillejo min. 45), Pina, Bruno, Denis, Adrián (Baptistao min 69), Bakambu

GOLES: 1-0 Iborra (min. 22), Bakambu 1-1 (min. 28), 1-2 Bakambu (min. 37), 2-2 Víctor Ruiz en p.p (min. 51), 3-2 Konoplyanka (min. 64)

ÁRBITRO: Velasco Carballo (Colegio madrileño). Amonestó con amarilla a Banega (min. 5), Bonera (min. 24), Krohn-Dehli (min. 73). Expulsó a Banega por doble amarilla (min. 79)

INCIDENCIAS: Estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 35.000 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA: Gameiro

Con dosis de sufrimiento y efectividad tardía, así ganó el Sevilla hoy. Un partido frenético y para nada previsible sobre el papel. El Villarreal se caracteriza por no encajar goles, pero hoy salió del Sánchez Pizjuán con cuatro tantos que pudieron ser más de estar más acertado el conjunto local. No le iba a ser nada fácil a los blanquirrojos superar a los amarillos, determinantes de cara a gol en la primera parte.

Marcelino sorprendía con un once muy defensivo que dejaba a la claras las intenciones del Villarreal. Con una banda derecha formada por dos laterales como Mario y Rukavina y Bailly como lateral izquierdo, el equipo amarillo decidió esperar atrás para aprovechar su veloz contragolpe. El Sevilla tendría el balón como en el Sánchez Pizjuán era habitual, siempre con paciencia en la elaboración de sus ataques.

La primera de los de Nervión llegó en el minuto 8 tras una buena jugada entre Tremoulinas y Konoplyanka, cuyo centro remataba con un rápido cabezazo Gameiro, pero desviado. Por la misma banda y con los mismos protagonistas tendrían otra muy clara los de Unai. Gameiro no llegaba a rematar un centro peligroso de Tremoulinas que Areola dejaba pasar con la mirada.

Tendría que entrar Cristóforo en el minuto 15, tras una lesión de Nzonzi que trastocaba los planes iniciales de Unai, pero no una idea de juego que seguía manteniendo. Solo tenía un dueño el balón en el verde del Pizjuán, pero le costaba penetrar en la defensa amarilla. Los de Marcelino estaban dispuestos a no conceder oportunidades y los minutos avanzaban con el objetivo cumplido.

Hasta que aparecieron los espacios y con ellos los mejores hombres del Sevilla. Konoplyanka y Gameiro trenzaban una jugada por la banda más fructífera del Sevilla hasta el momento, la izquierda, para que el francés aprovechara su velocidad y, con un cambio de ritmo sublime, dejara atrás a Víctor Ruiz y cediera el gol en bandeja a Iborra. Levantaba, una vez más, el francés de los asientos al Pizjuán.

Pero fue una alegría efímera. El Villarreal, que no estaba llegando a meta de Rico, aprovecharía una indecisión sevillista en la zaga para hacer el empate en el minuto 28. Sería Bakambu el encargado de enmudecer al estadio blanquirrojo. La efectividad del conjunto amarillo, que tanto rédito le está dando esta temporada, se hacía latente en el marcador.

El golpe se hacía aún más duro cuando de nuevo Bakambu, en sus dos únicas apariciones y remates a portería, hacía el segundo en el 37. Excelente golpeo cruzado a un balón aéreo al que nada puede hacer Rico. Saltaba la sorpresa en el Sánchez Pizjuán, y en el partido. Un encuentro de pocos tantos se volvía loco gracias a la efectividad del equipo de Marcelino.

Saldrían con las mismas intenciones ambos equipos en la segunda mitad. El Sevilla dominador del esférico y el Villarreal esperando en campo propio. La urgencia de la remontada obligaba a los de Emery a acelerar sus jugadas y en una de ellas, al contragolpe cómo no, llegaría el empate de los locales en el minuto 51. Víctor Ruiz en propia puerta desviaba a gol un centro-chut de Konoplyanka.

El empate metía de lleno en el partido a los de Emery y hacía aún más frenético un choque que cada vez que ganaba ritmo, movía el marcador. El Sevilla comenzó a apretar y encerraba cada vez más al Villarreal. La tuvo Iborra en el 56 tras un remate de cabeza que se marchó lamiendo el palo. Nervión confiaba en la remontada de los suyos.

La banda derecha sevillista crecía por momentos, gracias al protagonismo que adquiría Mariano por dicha zona. Eran continuas las llegadas del Sevilla y los de Marcelino solo podían limitarse a la falta de acierto de los blanquirrojos en la finalización. Sin embargo, iba a parecer uno de los hombres de la tarde para hacer uno de los goles de la temporada, Konoplyanka.

De la nada. Imprevisible. Así fue el golpeo de balón de un Konoplyanka que en el minuto 64 consumaba la remontada sevillista. Un gol que necesitaba el ucraniano para volver a la senda del buen rendimiento que tomó a inicios de temporada. El extremo acabaría lesionandose en un par de jugadas posteriores, pero su enorme encuentro se lo agradeció un Sánchez Pizjuán entregado.

El Sevilla quería más. El gol average global no favorecía a los sevillistas, que seguían buscando la meta de Areola. El Villarreal decidió asumir riesgos y sumarse al ataque. Tuvo Baptistao una oportunidad clarísima para empatar en el 76, pero Rico en primera instancia y Carriço bajo palos en el posterior rechace salvaron milagrosamente un gol cantando para el equipo valenciano.

Banega complicaría las cosas para el Sevilla con una absurda expulsión en el minuto 79 y daba algo más de diez minutos de sufrimiento y trabajo a los suyos. Minutos de auténtica locura en los que Ramí salvo un disparo de Bakambu que iba a gol tras sortear a Rico. El Sevilla achicaba agua en cada llegada amarilla y el Villarreal apretaba consciente de la oportunidad para empatar.

Pero el júbilo iba a estallar en el Sánchez Pizjuán. Gameiro, el mejor de los sevillistas hoy, sacaría fuerzas de donde no existían para hacer una última carrera a la contra que acabó en gol de Reyes. El utrerano acompañó la jugada perfectamente para aprovechar el rechace que dejó Areola al disparo del delantero francés. Todo el estadio sevillista se puso en pie para reconocer el trabajo de su estrella.

Final feliz y soñado para el Sevilla de Unai Emery. Victoria importantísima para seguir en la pelea por la cuarta plaza. El resultado es más que positivo, pues también sale beneficiado del gol-average particular. Gran Sevilla el que se vio en la tarde de hoy, que no lo tuvo nada facil ante un Villarreal que no pudo mantener su solidez defensiva en el Pizjuán. Trece victorias consecutivas.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Foto: QUICO PÉREZ VENTANA (@perezventana)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn