Si yo fuera Babá…

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Baba-Diawara-llega-al-Levante-procedente-del-Sevilla.2

Lo dijo ayer, pero yo me he enterado hoy. Esta mañana. Nada más llegar a Valencia para firmar con el Levante, nuestro delantero Babá ha dicho algo así como que quiere mejorar lo hecho por Koné en el equipo de la capital del Turia.

Es curioso (y muy significativo) que se se refiera a Koné cuando él ni siquiera coincidió con el marfileño en el Sevilla FC. Aunque también es cierto que se trata de un caso lo bastante comentado en nuestra ciudad como para suponer que lo conozca. El caso, me refiero. E imagino que lo ha asimilado al suyo: un delantero que viene al Sevilla, que no logra triunfar, que es cedido al Levante y que allí logra hacer despegar de nuevo su carrera deportiva. Voy a hacer un ejercicio de buenismo absoluto para quedarme aquí y no pensar en que citar a Koné puede ser una magnífica declaración de intenciones: de mostrar sus ganas de vengarse de alguna manera por las humillaciones recibidas. De hecho, si yo fuera Babá, es justo lo que pasaría por mi cabeza.

Por favor, que nadie me malinterprete. Para mí, Babá es de lo peor que he visto en mis más de 30 años de sevillismo consciente. No tiene siquiera la excusa de Koné, que tuvo que competir con Luis Fabiano y Kanouté y que sufrió dos triadas en la rodilla. Es un caso horroroso, una ruina. Incluso, me parece sorprendente que haya un equipo español interesado en él. Pero eso es en lo deportivo. En lo personal, no me meto. Otros muchos sí que lo han hecho.

La crítica deportiva a Babá ha sido y tiene que ser demoledora. Ojo, a Babá, a quien presentó un informe favorable sobre Babá y a quien pagó dinero por traerse a Babá. Como digo, es un caso que causa espanto. Y me da igual que se diga que el muchacho viene de afuera, que le viene grande el club o la liga, que no se ha adaptado, que no ha contado con confianza suficiente…. En lo deportivo ha sido un horror y así hay que decirlo. Pero cuando se entra en el tema personal, cuando se humilla a la persona, no al futbolista, la cosa cambia bastante. Y aquí, en Sevilla, con esa “gracia” que a veces nos caracteriza, hemos humillado personalmente a Babá. Y si yo fuera Babá, no vería el momento de tomarme cumplida venganza. Si yo fuera Babá y pudiera, lo que hizo Koné sería una obra de caridad comparado con lo que yo haría.

Hagamos, si les les parece, un ejercicio de empatía. ¿Qué pasaría por la mente de ustedes si hubieran tenido que sufrir las “bromitas” que hemos dedicado a Babá? El linchamiento público, el cachondeito cruel y continuo, las faltas de respeto reiteradas. Respeto hacia su persona, hacia alguien que jamás ha dicho nada, consciente, sin duda, de que, dado su rendimiento, no podía abrir la boca. Estaría bueno. Babá ha sido un horror como futbolista, pero nadie, NADIE, merece ser vejado públicamente. Luego nos llevamos las manos a la cabeza cuando conocemos un caso de mobbing en el trabajo, o de bullying (acoso escolar) en un colegio. Hay personas que aguantan bien las bromas. A otras, sin embargo, las hunden en la mierda. ¿Alguien sabe cómo se las toma la PERSONA de Babá?

Yo no tengo ni idea, pero sí que sé cómo me las tomo yo. A mi me enervan, me sobre-revolucionan. Me motivan. Si yo hubiera sufrido lo de Babá, ahora mismo tendría entre ceja y ceja el vengarme, el devolver el daño a toda esa gente que me hizo sufrir. Lucharía al máximo para poder conseguirlo, si no con toda la intensidad que desearía, sí con la máxima posible. Y, por supuesto, el caso de Koné sería toda una inspiración para lograrlo. De hecho, Koné sería algo así como mi ídolo, el puto amo para mí. Todo un referente, algo a lo que aspirar.

De todos modos, así es como reaccionaría si yo fuera Babá. Pero no lo soy. Y, como decía al principio, estoy empeñado en hacer un ejercicio de buenismo en relación a este asunto. No, no creo que Babá piense como yo y por eso ha mencionado a Koné. Simplemente, es consciente de que hay cierta analogía entre ambos casos y se fija en el del marfileño para motivarse en lo deportivo. Pero sólo para eso, para motivarse en lo deportivo. A sí mismo. Nada de buscar venganzas ni gaitas semejantes. Eso son cosas que pasan por mi cabeza. Por la mía, que soy muy rencoroso.

Twitter: @Ravesen_

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn