Turín pesó mucho en Getafe

Escrito por Number 1 Sport. Creado en Sevilla FC

Tagged: , ,

635354339532309402w

El Sevilla FC encaró el partido en Getafe plagado de suplentes y con cuatro jugadores del filial. Turín pesó mucho en Unai Emery en un partido que los de Nervión jugaron sin la más mínima intensidad.

Getafe CF: Julio César; Valera, Alexis, Lisandro, Escudero; Lacen, Juan Rodríguez; Sarabia (Sammir, min. 65), Lafita, Gavilán (Pedro León, min. 58); y Ciprian (Diego Castro, min. 77).
Sevilla Fútbol Club: Javi Varas; Figueiras, Fazio (Nico Pareja, min. 54), Navarro, Moi; Diogo (Modesto, min. 75), Cotán, Iborra, Trochowski; Jairo, Carlos y Marin (Reyes, min. 65).
Goles: 1-0, min. 70: Escudero.
Árbitro: Estrada Fernández (Comité Catalán): Mostró cartulina amarilla a Fazio (min. 11) y a Fernando Navarro (min. 20) por parte del Sevilla y a Escudero (min. 68) y Diego Castro (min. 78) por parte del Getafe.
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo séptima jornada de la Liga BBVA disputado en el Coliseum Alfonso Pérez ante cerca de 16.000 espectadores.

Antes del inicio del partido, el Getafe tenía una cosa clara: dependía de sí mismo para seguir en la Liga BBVA. Un par de victorias en las dos últimas jornadas le daban la permanencia. El primer escollo, el Sevilla FC, era un rival duro si se analizaba el calendario hace mes y medio, cuando por el club madrileño ya se intuía un desenlace agónico.

Pero sin embargo, el equipo de Nervión llegó a la cita con todos los deberes hechos, clasificado para la Liga Europa y con la final de esa competición tres días después del encuentro. Ese era el guión perfecto para la primera de las dos finales a las que se tenía que enfrentar el Getafe. Sin jugarse nada, y con jugadores poco habituales, el equipo de Unai Emery era la víctima adecuada tras presentar un once cargado de suplentes y con jugadores del equipo filial.

Por eso, el Getafe dominó casi siempre el partido. Aunque no lo hizo con mucha cabeza. Funcionaba a base de arranques de coraje y con un fútbol previsible que en la primera parte sólo proporcionó una ocasión clara a los hombres del rumano Cosmin Contra.

Fue a balón parado, con una falta que sacó Jaime Gavilán y que cabeceó fuera por muy poco Juan Valera. Ese fue todo el bagaje ofensivo del bloque azulón, que enfrente tenía a un rival aletargado y con pocas ganas de amargar la fiesta al público del Coliseum Alfonso Pérez. La hinchada azulona, de nuevo, respondió a la llamada de socorro de su club y el estadio del Getafe rozó el lleno.

Con sobresaltos en otros partidos, en una tarde de transistores, en el campo del Getafe apenas pasaba nada. El descanso llegó con aquella ocasión de Valera y con un disparo del alemán Marko Marin que paró con algún problema el portero brasileño Julio César. Esas fueron todas las oportunidades en 45 minutos de nervios para unos e indiferencia para otros.

En la reanudación, el Getafe, consciente de todo lo que se jugaba, saltó al terreno de juego con una marcha más que en el primer acto y con Pedro León sobre el campo, que inició el duelo desde el banquillo. Su presencia, junto a la de Jorge Sammir y a la inspiración de Ángel Lafita, consiguió arrinconar al Sevilla FC, ajeno a todo tipo de necesidades y jugando a una marcha menos de la que siempre acostumbra.

Entonces, apareció Sergio Escudero para marcar un golazo que vale oro. Después de un cabezazo al larguero de Lafita, el lateral izquierdo del equipo madrileño enganchó un trallazo desde fuera del área que entró por la escuadra izquierda de la portería de Javi Varas.

Y no hubo nada más porque el guión del partido ya había quedado definido. El Getafe da un paso grande en la permanencia y el Sevilla FC tiene su cabeza en la importante cita de Turín, que no es cualquier cosa.

Twitter: @NUMBER1Sport
Foto: EFE