Un 2013 poco alentador

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Antes que nada quiero recalcar que yo, como simple aficionado que soy, no tengo información suficiente para asegurar nada con contundencia. Por tanto, mis opiniones se basan en lo que sé, en lo que me llega por distintos medios, y que pueden ser rebatidas por cualquiera que tenga más información que yo.


El pasado verano, cuando la directiva del Sevilla se debatía entre renovar a Michel o traer a otro entrenador, yo apostaba por lo primero porque consideraba que tanto cambio no era bueno y que el madrileño, después de entrenar al equipo durante unos meses, sabía mejor que nadie qué le hacía falta para cambiar la deriva en la que estábamos inmersos; que había heredado un equipo que no era el suyo; que cogió una plantilla hundida y con enormes vicios; y que, en esas condiciones, no había podido hacer más de lo que hizo.

Además, en mi opinión y dicho lo anterior, creía que, de esa manera, la planificación deportiva se podía hacer mejor. Es decir, como el entrenador conocía a los jugadores, podía decidir con mayor velocidad y conocimiento de causa con quienes contaba, con quienes no y qué tipo de fichajes había que hacer. De hecho, así se hizo, en teoría. Lo que pasa es que el curso de los acontecimientos y lo que estamos viendo en estos días de mercado invernal está dejando en mal lugar a los que planificaron la temporada, y quitando razones a gente como yo, a los que opinábamos del modo que he expresado.

A estas alturas, hay cosas que no entiendo. Muchas cosas. Por ejemplo, si Michel ya conocía a Babá y no contaba con él, ¿por qué se quedó en la plantilla y no se buscó a otro delantero que compitiese con Negredo? Supongo que el fondo de inversión tiene mucho que decir en esto, pero mala cosa sería si los fondos de inversión llegan a decidir hasta este extremo.

Otro ejemplo. Jugadores como Cala, Bernardo, Luna, Hervás…, que no cuentan para nada, ¿qué hacen en la plantilla? ¿Por qué se afronta una temporada con jugadores que el entrenador conoce y que, por tanto, ya se sabe que no van a contar? O se debería saber ¿Por qué, en su lugar, no se traen a futbolistas que sí sean del agrado del técnico? ¿O es que el técnico no tiene nada que decir al respecto? Ojo, que no estoy diciendo que esos futbolistas no valgan, sino recalcando el hecho de que no cuentan para el entrenador y que algunos se han visto forzados a salir.


Y eso que entiendo que sólo jugamos dos competiciones y que no hace falta una plantilla larga. Pero es que hablamos de futbolistas que no cuentan ni para jugar, por ejemplo, un rato en el Villamarín, cuando se gana por 0-4 en el segundo tiempo y es el momento ideal para dar minutos a jugadores que participan poco, pero cuyo concurso pudiera ser importante caso de lesiones o sanciones. Y no me refiero a cinco o diez minutillos, sino a treinta o cuarenta, lo suficiente para soltarse y empezar a coger confianza.

Es evidente que los jugadores son personas, que cada caso es un mundo, que no lo sabemos todo y que en muchos casos podemos meter la pata al hablar con tanta ligereza. Y de verdad que me encantaría saber los motivos por los que todas estas cosas pasan, porque, desde lo que yo veo, tiene toda la pinta de importantes errores de planificación. Errores que, además, no son nuevos este año, sino que se vienen repitiendo durante las últimas temporadas.

Dicen, y yo estoy de acuerdo, que todo depende de que la pelotita entre. Y que todo lo malo se vuelve bueno cuando el viento sopla a favor. Lo que pasa es que la pelotita se niega a entrar. Se sigue negando, ya llevamos varios años en este plan y la paciencia se agota. Creo que es normal, que es humano. Las jornadas pasan, el equipo no arranca, sufrimos lo indecible para sacar puntos y se trata de lo mismo que el año pasado. Y, en cierta forma, que el anterior. Y uno no puede evitar pensar que esto va más allá de una simple pelotita que va dentro o fuera. Que también es eso, pero que va más allá. Ojalá me equivoque y todo cambie con el nuevo año, pero mucho me temo que en este 2013 lo vamos a par bastante más mal que bien.

Twitter: @Ravesen_


Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn