David Ruiz

Un derbi de distintas prioridades

Escrito por David Ruiz. Creado en Real Betis, Sevilla FC

Tagged: , , , , , ,

El sábado vuelve una nueva edición del derbi sevillano. Con el Real Betis como anfitrión, el Sevilla llega tras poner todos sus sentidos en la jornada de Champions y con pocas horas de preparación. Los de Víctor, en cambio, han podido preparar bien un choque que necesita saldarse con victoria de una vez por todas. Especialmente, tras la debacle de Granada…

Sevilla se vuelve a paralizar. Llega el derbi más esperado, el que divide a familias enteras, amigos y parejas por 90 minutos. Un partido de mas de tres puntos que, en esta ocasión, espera con más ansias el conjunto verdiblanco. Los de Víctor necesitan ganar de una vez por todas a su máximo rival. Son muchos años a la sombra de un Sevilla que se ha mostrado superior en todos los niveles.

Y es que los números de los verdiblancos ante su eterno rival no son nada positivos. Se ha quedado sin anotar en los últimos siete enfrentamientos, de hecho, no lo hace desde su última victoria. Ésta fue en el duelo europeo en el Sánchez Pizjuán, donde venció por 0 a 2. Desde 2014 el Real Betis no le da una alegría a los suyos y, en esta ocasión, no sirvió de mucho.

Tampoco han sido mejores sus números en el Villamarín. La última victoria bética en su feudo data de la temporada 2004-2005, donde solo ha ganado 4 derbis de los 24 disputados en los últimos 30 años. Bajo la tutela de Víctor Sánchez, que volverá a dirigir un derbi esta vez desde el bando opuesto, los de heliópolis esperan una alegría en forma de tres puntos que relance su temporada.

Sampaoli apenas ha tenido tiempo de preparar el derbi a conciencia, pero ha sabido darle la importancia que merece a una semana compleja para los sevillistas. El partido de Champions ha centrado todas las miradas del club, por lo que solo han contado con algo mas de 48 horas para centrarse en su eterno rival. Deberá ir con lo puesto el Sevilla en una jornada de enfrentamientos entre sus rivales directos.

No se le da nada mal al conjunto blanquirrojo el Villamarín en los últimos años. Se llevó una victoria en la ida de Copa del Rey de 2016, otra en la vuelta de Europa League de 2014, año en el que también ganó en la mañana de Domingo de Ramos, y también lo conseguiría en 2007 y 2008, años mágicos del Sevilla de Juande Ramos. Fue entonces donde comenzó a abrirse brecha entre ambos conjuntos.

El desnivel futbolístico entre ambos equipos ha trasladado el derbi a las gradas, donde sigue manteniéndose ferviente como siempre. La afición bética necesita una alegría. Tras varias temporadas turbulentas llenas de decepciones, el mejor bálsamo (que no remedio definitivo) para mirar hacia delante es volver a sentir la victoria ante su eterno rival. El precedente ante el FC Barcelona es el espejo.

En ese partido la afición vio a su equipo competir. Algo básico para las aspiraciones béticas y que, sin embargo, no ha sabido mantener. Con Ceballos a los mandos, que forzará de su lesión, el conjunto verdiblanco saldrá a morder, a pelear cada balón dividido, a dejarse el alma por esas 50.000 gargantas que esperan correspondencia a su incondicionalidad. Es la única manera de vencer a su eterno rival.

El Sevilla, por su parte, se mantiene prudente. Es consciente de su superioridad en el campo, donde aúna jugadores con la calidad suficiente para desequilibrar el partido. Pero en un derbi, no es suficiente. El Betis ha marcado en rojo este encuentro y eso es algo que los de Nervión deberán preparar. No será un partido para los no comprometidos, habrá lucha y habrá que bajar al barro.

El derbi lo tiene todo. El Betis no conoce la derrota en 2017 y el Sevilla es uno de los mejores visitantes. Los verdiblancos apenas encajan goles y los blanquirrojos han marcado en todas sus salidas. Aficiones divididas, equipos en trayectorias opuestas pero que, por un día, equipararan sus fuerzas para contentar a su hinchada. Más de tres puntos en juego. No existe un derbi como éste.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Foto: QUICO PÉREZ VENTANA @perezventana