David Ruiz

Villarreal CF 1 – 1 Sevilla FC – Flor milagrosa

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , ,

El Sevilla FC sacó un punto de La Cerámica casi sin querer en la última jugada del encuentro. Koundé dio algo de color a otro partido gris del Sevilla, que estuvo a merced del Villarreal y pudo (y debió) salir goleado. Koundé aprovechó el balón parado para sumar un empate que deja muy encarrilada la clasificación para Champions la temporada que viene. Bono volvió a ser decisivo.

 

VILLARREAL: Rulli; Foyth (Aurier 82′), Albiol, Pau Torres, Estupiñán (Pedraza 72′); Samu Chukwueze (Nicolas Jackson 82′), Capoue, Parejo, Coquelin (Trigueros 72′); Lo Celso; y Boulaye Dia (Paco Alcácer 72′)

SEVILLA FC: Bono; Montiel (Jesús Navas 75′), Koundé, Diego Carlos, Acuña; Delaney, Joan Jordán (Óliver Torres, 84′), Rakitic (Gudelj 59′); Papu Gómez, Tecatito Corona (Lamela 75′) y En-Nesyri (Rafa Mir 75′).

GOLES: 1-0 (86′) Lo Celso; 1-1 (90+6′) Koundé.

Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a los locales Samu Chukweze, Lo Celso y Capoue.

Incidencias: Estadio de la Cerámica ante 17.000 espectadores

El Number 1 del partido: Bono

Los milagros existen. No se entiende otra cosa ni hay análisis que puede explicar lo de hoy en el Estadio de La Cerámica. El Villarreal fue muy superior al Sevilla, pudo ya sentenciar en la primera mitad, pero los de Lopetegui sacaron sin saber cómo un punto que sabe a oro. Se le está atragantando la temporada al equipo sevillista, pero está a tan solo dos puntos de su objetivo, entrar en Liga de Campeones.

Ya en la primera parte se vio un Sevilla muy superado por el Villarreal tanto táctica como físicamente. Lo primero puede ser entendible teniendo en cuenta el tipo de equipo y entrenador que tiene el conjunto amarillo, pero que un equipo que disputó una prórroga de Champions hace unos días supere con tanta claridad a otro que ha descansado mucho más tiempo es algo que muchos sevillistas no terminan de entender.

Samu, que desarboló a Acuña hoy, protagonizó muchos acercamientos amarillos, que llegaban fácil a la frontal hispalense. Ni Rakitic ni Jordán aparecían con balón y Delaney no ayudó. Achicó aguas el Sevilla durante la primera media hora y, aun así tuvo alguna que otra en ataque, aunque más por chispazos individuales que por trabajos tácticos previos. Se igualaron las fuerzas al final del primer periodo, pero sin mejoría en ataque.

En la segunda el plan sevillista no varió y el Villarreal lo aprovechó para meter una marcha más. Centros continuados, robos constantes, situaciones de peligro…el Sevilla no paraba de sufrir. Lopetegui introdujo cambios, pero seguía estando a merced de un conjunto local que cocía el gol, pero se resistía. El Sevilla no aparecía en ataque, lo que resaltaba el histerismo de una afición que se olía lo que iba a venir.

Previamente el Villarreal marcó con un gol en propia puerta de Koundé que sería anulado por fuera de juego. Sería solo un aviso. Lopetegui no sabía como cambiar el rumbo de su equipo y no parecía haber ningún jugador a la altura para despertar en el campo castellonés. Solo Bono, que siempre aparece, demostró tener la personalidad para defender las acometidas groguets y sostuvo hasta que pudo la portería.

Rafa Mir tendría un mano a mano muy claro para el tanto sevillista, pero la definición fue nefasta y justo después llegó el gol de Lo Celso. Cuando más duele, cuando acaricias el gol pero, en cambio, lo sufres en contra. Ahí ya habían muerto todas las esperanzas sevillistas. El resultado era justo, el Villarreal incluso pensaba en sentenciar, pero nunca se debe dar por muerto al Sevilla, ni cuando merece estarlo.

En la última jugada del partido un córner de Acuña es cabeceado por Rafa Mir y empujado por Koundé ante un despiste de los jugadores del Villarreal y de Rulli, que sale tarde. Gol in extremis que hacía justicia, al menos, con los mil sevillistas que se citaron en Castellón para ver a los suyos. Ellos fueron los únicos merecedores de esta flor milagrosa que hoy le sonrió al equipo de Lopetegui.

El Sevilla sigue desangrándose y preocupa en muchos aspectos, pero si tira de resultadismo el objetivo lo tiene en su mano. Solo dos puntos necesita para certificar la Champions y el miércoles tendrá la oportunidad ante el Mallorca para lograrlo. Luego llegará la toma de decisiones, que debe ser abundante y contundentes, pero aún el equipo de Lopetegui tiene que conseguir lo propuesto. Solo queda un paso más.

Twitter: DAVID RUIZ @David_ruizm

Fotos: Sevilla FC