David Ruiz

Villarreal CF 2 – 1 Sevilla FC – Vuelve a las andadas

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

villarreal sevilla cro

El Sevilla vuelve a las andadas. De nuevo se vio un equipo que reacciona tarde y que solo es capaz de ir a por el partido cuando realmente se lo cree. Mario y Bakambu le dieron la victoria a los locales en un partido en el que fueron superiores a los sevillistas.

VILLARREAL CF: Aréola, Mario, Bailly (Bonera, m. 83), Víctor Ruiz, Jaume Costa; Bruno, Trigueros (Pina, m. 64); Jonathan Dos Santos, Denis; Bakambu (Nahuel, m. 72) y Soldado.

SEVILLA FC: Sergio Rico; Coke (Mariano, m. 61), Rami, Kolo, Tremoulinas; Krychowiak, Iborra (Llorente, m. 69); Vitolo, Krohn-Dehli (N’Zonzi, m. 61), Konoplyanka; y Gameiro.

GOLES: 1-0, m. 25: Mario. 2-0, m. 60: Bakambu. 2-1, m. 76: Llorente.

ÁRBITRO: Sánchez Martínez (Murcia). Mostro amarillas a Bailly (9′), Iborra (28′), Bakambu (32′), Soldado (50′), Rami (62′), Costa (82′) y Konoplyanka (86′)

INCIDENCIAS: Estadio El Madrigal.

NUMBER 1 DEL SEVILLA: Konoplyanka

No termina el Sevilla de ser consciente de sus cualidades. Al menos eso parece en el terreno de juego. De nuevo fue inferior en un partido en el que los jugadores no estuvieron a la altura. Solo el gol de Llorente en la segunda mitad espoleó a un equipo que parece aletargado en los partidos que disputa a domicilio. Despierta tarde y sin tiempo suficiente para voltear el marcador a favor.

Ya de inicio se iba a vislumbrar al Sevilla que acostumbra lejos del Pizjuán. Controló el partido un Villarreal que fue a por la victoria desde el minuto uno. Los de Emery se mostraban dubitativos atrás y les costaba cerrar líneas de pase en el centro del campo. Las llegadas de los amarillos eran continuas y no encontraba la manera de parar la sangría en dicha zona. Aún así, el Sevilla pareció sacudirse el dominio inicial.

Avanzó metros y comenzó a generar jugadas mediante Vitolo y Coke en banda derecha. El partido se equilibró, pero no duraría mucho en deshacerse en el marcador. En el minuto 26 llegaría el tanto de los locales tras un nuevo error de la zaga sevillista. Un córner que se queda muerto en el área y que tras jugada embarullada nadie es capaz de despejar. Mario, el más listo, consigue rematar y hacer gol.

El tanto dejó tocado a los hispalenses que no reaccionaron en los minutos restantes. La impotencia y la falta de ideas eran las notas más preocupantes de un equipo que volvió a tirar 45 minutos del partido. Le cuesta un mundo al Sevilla entrar al 100% en los encuentros que juega como visitante y se iría al descanso tras otra mala primera mitad.

Lejos de cambiar en la segunda parte, la tónica fue la misma. Los primeros quince minutos del Sevilla fueron aún peores. Sin ritmo de balón, sin claridad para sumarse al ataque y, sobre todo, transmitiendo cierta desidia en el encuentro. Emery tardaba en reaccionar y justo cuando decidió hacerlo con un doble cambio, llegó el segundo tanto de los amarillos.

Sería obra de Bakambu, tras otra jugada mal defendida iniciada por Mario en el lateral y finalizada por el delantero congoleño tras un excelente pase de Denis Suárez. El 2-0 no cambió la idea de Unai, que decidió dar entrada a los cambios que tenía predispuestos. Nzonzi y Mariano entraron por Coke y Krohn-Dehli y más tarde lo haría Llorente en busca de un arreón final sevillista.

Y dicho arreón llego. Prácticamente de la nada y gracias a una jugada inventada por Konoplyanka. El ucraniano no estaba haciendo un buen partido, de hecho estuvo desaparecido durante todo el encuentro, pero un detalle de calidad lléndose de su marca por la izquierda y un centro medido fueron suficientes para que Llorente rematara de cabeza e hiciera el tanto sevillista.

Corría el minuto 76 y parecía que el Sevilla decidía irse a por el partido. De hecho lo hizo, pero una desafortunada lesión de Gameiro le obligó a jugar los últimos minutos con diez jugadores. Los de Emery no desistieron en su idea y se fueron en busca de un gol de manera desesperada. Fueron los mejores momentos sevillistas, con un Villarreal que decidió encerrarse para aguantar el marcador.

Los minutos pasaron y el Villarreal comenzó a tocar y sumar posesiones largas, lo que disminuyó el ímpetu sevillista. Antes del final contarían con una buena ocasión en un córner los visitantes, en el descuento, pero insuficiente. El resultado fue justo, merecido premio a un Sevilla que no supo ir a por el partido cuando hay que hacerlo: desde el pitido inicial.

Tendrán que remar en una semana difícil los de Emery. El entrenador vasco tiene que encontrar una solución a esa indefinición del equipo fuera de casa, que no termina de demostrar la solvencia que se le presupone. Volver a las andadas, a los malos resultados y juego, no es una opción para el Sevilla. City y Real Madrid esperan en el Pizjuán y no se puede volver a fallar.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Foto: EFE