Vivir de las rentas

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

El fútbol no tiene memoria, es algo que todo el que entra lo sabe, aunque a veces se olvide que los que ayer te gritaban, hoy te aclaman y viceversa. Es la Ley de un fútbol totalmente… desmemoriado.

La memoria, ese don tan preciado y muchas veces poco valorado, aquel que sólo paramos a reconocer cuando las cosas se han torcido y queremos que vuelvan a ser como antes, o cuando perdimos aquello que tanta gloria nos dio. La memoria, esa que le falla a Pepe Castro ahora que las cosas vienen mal dadas en el terreno de juego, ahora que la ‘pelotita’ no entra, ahora que los aplausos se tornaron en gritos. Ahora que todo ha cambiado porque ya no puede vivir de las rentas.

El presidente que no ha aprendido que al estar a la vista de todo y con tantas cámaras de televisión captando cada segundo hay que tener cuidado, protegerse y no dar opciones al rival. El presidente que en el palco, el pasado viernes le decía a la presidenta del CD Leganés “estos juegan mal y la culpa es mía…” Reflexión captada por las cámaras de Movistar y que han dejado al máximo mandatario sevillista una vez más, y cuántas van ya, con el culo al aire.

Palabras que salen por los gritos de un sector de la grada, sorprendentemente pocos para lo que se está viviendo últimamente en Nervión. Es más, hemos visto a esa grada pitar más en momentos en los que el equipo estaba mucho mejor que ahora…

Pepe Castro no entiende que la grada pite, que le chille, que muestre su malestar, que le culpen de haber configurado una plantilla escasa y que no da más de sí. Quizás nadie le explicó que esto es el fútbol, que cuando las cosas van bien todo es bonito y lo mejor siempre está por llegar y cuando las cosas se tornan mal el guión de la historia cambia por completo.

Porque quiera Pepe Castro o no, él y sólo él, como máximo responsable es el culpable de la mala elección de un entrenador y un director deportivo que no han dado el nivel esperado, por muy Caparrós que se llame uno, el fútbol como la vida ha cambiado y hay mucho por exigir y otro tanto por dar. Y si ahora le duelen los pitos a Castro debió olvidar cuando en tiempos de gloria se llevó los aplausos de estos que hoy le recriminan su mala labor.

Pero claro, cuando la inversión y el trabajo lo hace otro; todo es más fácil. Y eso es lo que ha ocurrido en este Sevilla FC que ha sabido vivir muy bien de las rentas, pero olvidando que para seguir ganando hay que saber invertir, no hay matemática más sencilla en el mundo del fútbol y de la propia vida. ¿Resultado? Pepe Castro acarició la gloria con el Sevilla FC gracias al buen trabajo hecho bajo el mandato de José Maria del Nido y su Consejo, en el que eso sí, si se encontraba Castro.

Ese buen trabajo, esos sueldos de los clase A y clase B, esa gestión en el capítulo de fichajes de Monchi y su equipo, esa dirección en todo del que guste o no es mejor presidente de la historia se nota. Y el que no quiera verlo o es un necio o no tiene memoria. Como bien decía mi madre “blanco y en botella”…

Y esa botella antes estaba llena porque se hizo un trabajo serio y en proporción a la medida que había tomado este Sevilla FC tanto en España como en Europa donde se convirtió en un ejemplo a seguir así como un referente a una gestión económica y deportiva envidiable. Algunos se empeñan, qué mediocres, en empañarla tachando lo vivido por Del Nido en su vida personal para intentar manchar injustamente su labor como gran gestor deportivo, económico y presidencial en el club de sus amores.

Ya saben, en el amor como en la guerra todo vale. Una pena que se olvide algo tan grande y en desuso llamado: Respeto. Ese respeto que todo ser humano merece y ese respeto que por supuesto merece ahora la plantilla y especialmente la afición del Sevilla FC. La plantilla de un lado porque aquellos que como dice usted señor Castro “juegan mal” con los mismos que antes lo hacían bien y repartían los aplausos con usted.

Y la afición porque es la que merece todo el respeto del mundo porque sin ellos nada de esto tendría sentido, algo que usted Pepe Castro olvida sin pensar en la próxima campaña de abonos donde estos que hoy se quejan, gritan y muestran su malestar son los mismos que mañana tendrán que rascarse el bolsillo para que la vida continúe, para poder cobrar esos sueldos maravillosos que se han puesto y por supuesto para que ojalá, porque el futuro es incierto, el Sevilla  siga siendo ese Sevilla FC que nos mostró que lo mejor… siempre está por llegar.

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: El Mundo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn