Vuelve el Sevilla Atlético con una gran remontada de ante el Cádiz (3-2)

Escrito por Chema Salas. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

0001301864_560x560_jpg000

Importante victoria franjirroja para seguir creyendo. En un choque vibrante, el filial sevillista logró remontar ante un Cádiz al que metió en su área tras el descanso. El lateral derecho Juanan hizo un partido estelar, marcando dos goles llegando desde atrás y Álex Rubio puso la guinda con el tercero, un golazo, a su inconmensurable trabajo arriba.  El Sevilla Atlético ha vuelto…

Sevilla Atlético Club: Julián Cuesta; Juanan, Israel Puerto, Atienza, Moi; Salva, Nahuel (Pablo Aguilera 65′); Álex Rubio, Cotán (Jony 58′), Menudo y Jairo Morillas (Marrufo 79′).
Cádiz C. F.: Aulestia; Aitor Nuñez, Domingo, Malagón, Tomás; Moke, Granell; Dieguito (Velencoso 77′), Pablo Sánchez (Viyuela 71′), Calderón (Carlos Álvarez 60′) y Roberto Peragón.
Goles: 1-0 Juanan (16′), 1-1 Pablo Sánchez (37′), 1-2 Pablo Sánchez p. (43′), 2-2 Juanan (70′) y 3-2 Álex Rubio (75′).
Árbitro: Melian Socorro del comité grancanario. Amonestó por los locales a Israel Puerto (40′), Moi (49′) y Jairo Morillas (52′). Por los visitantes mostró cartulina amarilla a Pablo Sánchez (62′), Dieguito (68′) y Domingo (81′)
Incidencias: Mañana soleada en la ciudad deportiva Cisneros Palacios, con mejor entrada que en partidos anteriores. Unos 50 aficionados cadístas presenciaron el encuentro.
El Number 1 del partido fue Juanan.

Alegría en la afición sevillista, en la matinal del domingo, por ver a su filial respirar. Los franjirrojos lograron sobreponerse a una remontada cadísta en la primera mitad, devolviéndoles la moneda en unos segundos cuarenta y cinco minutos para enmarcar: Presión, circulación y calidad en los metros finales, para ganar a un Cádiz en clara progresión ascendente y demostrar que este equipo no va a tirar la toalla.

Debutaba Moi en el lateral izquierdo, supliendo al ya arlequinado Samuel y Nahuel (primera vez titular y que jugó, hoy, unos minutos con su hermano Jony) formaba el doble pivote con Salva. Arriba, la velocidad y garra de Rubio por derecha y Jairo en punta y el toque y la habilidad de Cotán por el centro y Menudo en banda izquierda. Y el gran protagonista en ataque fue el lateral derecho Juanan, bigoleador hoy, que se incorporaba y creaba superioridad en banda, durante muchas fases del encuentro.

Comenzó el Sevilla Atlético unos metros mas cerca de su portería de lo que nos tiene acostumbrados, esperando un Cádiz algo más dominante. Pero pronto se intuía una mejor elaboración sevillista, por lo que el ataque posicional canterano, se convertía en habitual.

Así, en el minuto 16, en una gran jugada individual por derecha, Juanan se plantó en el área y batió a Aulestia de perfecto chut pegado al palo opuesto y a media altura. Fue un golazo por como llegó y como ejecutó ante el portero.

El filial se lograba poner por delante y reforzaba una idea inicial de juego: Esperar al Cádiz mordiendo en campo propio y con la rapidez de sus efectivos en ataque, intentar dar zarpazos a la contra.

Pero la juventud de este grupo a veces juega malas pasadas y con la situación controlada y de la manera más cándida, llegó el empate amarillo: En un corner a favor mal ejecutado por los sevillistas, los de Agné fueron centellas para recuperar el balón y plantarse en el área franjirroja sin que nadie cortase la jugada a tiempo, el balón le llegó al ex-sevillista Pablo Sánchez que cruzó ante la salida de Julián. Era el minuto 37 y en uno de las pocos acercamientos cadístas, ponían las tablas en el marcador.


Y seis minutos mas tarde, el Cádiz remontaba el gol inicial de Juanan,  transformando un penalty Pablo Sanchez, que hacia su segundo gol de la mañana. Era un excesivo premio para lo visto sobre el terreno de juego, pero el fútbol son goles y los del Ramón de Carranza estaban demostrando ser tremendamente efectivos.

Ramón Tejada cambió el guión en el descanso, obligado, obviamente, por el resultado adverso y salieron sus pupilos apretando mas arriba la salida del balón de los gaditanos, lo que provocaba que estos abusaran del pelotazo en largo a sus puntas y caían en continuas perdidas del esférico que comenzaban a aprovechar los canteranos: El Sevilla Atlético estaba consiguiendo encerrar a su rival, pero faltaba ese preciso último pase para crear verdadero peligro.
Arriesgo aun mas Tejada con la entrada de Aguilera, goleador de la semana pasada, por Nahuel. Menudo (que jugaba ya por el centro tras entrar Jony por Cotán) retrasaba su posición, formando un rombo muy ofensivo en el centro del campo con dos puntas por delante… Y funcionó: Condicionó aún mas el sistema de un Cádiz obligado a defender y que había abandonado las tareas ofensivas hacia rato.

Con estas premisas, Juanan se metió “hasta la cocina” en el 70′ para volver a igualar  la contienda. El partido del lateral sevillista lo recordará para siempre por el rival, el resultado y su gran actuación.

Y la recompensa a ese mayor empuje del filial fue aún mejor y cinco minutos después de empatar, Álex Rubio recibió en el vértice derecho del área, recortando hacia adentro y soltando un latigazo con la zurda, a media altura y al palo no cubierto que deleitó, seguro, hasta al portero cadísta mientras volaba intentando detener el misil. Golazo. 3-2. Delirio.
Merecido para Álex Rubio que siempre deja pinceladas de calidad, pero que es un jugador que si llama la atención por algo (en el minuto 1 y en el 90) es por su trabajo: ¡Que manera de presionar al rival sin desmayo! Importantísima su labor para el equipo: Tan fácil, tan difícil…

Con el 3-2 en el marcador, el Cádiz quiso jugar todo lo que había renunciado mientras ganaba y los sevillistas se pertrecharon con la intención de que no se jugase más:  Entró Marrufo por Jairo para devolver el esquema inicial, con dos mediocentros de contención.

Con los gaditanos volcados, pudo pasar de todo: En el 85′, el Sevilla Atlético desperdició una contra clarísima para hacer el cuarto gol, que hubiera sido el de la tranquilidad y un minuto mas tarde, a la salida de un corner y en una carambola tras rebote en las piernas del Israel, el Cádiz mandó al palo un balón que habría supuesto, de entrar, un injusto empate.

Con el pitido final, los canteranos sevillistas hicieron una piña abrazándose: Saben que esta segunda victoria consecutiva y de la forma que se ha producido les sirve de “gasolina moral” para afrontar los siguientes peldaños hacia el objetivo. El próximo desplazamiento medirá la recuperación de los chicos de Ramón Tejada, será nada más y nada menos que ante el líder: El F. C. Cartagena.

Twitter: @ChemaSalas76

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn