Y salió cruz… (2-1)

Escrito por Nacho Mateos. Creado en Sevilla FC

Tagged: , ,

Nos preguntábamos en la previa: ¿Saldrá cara o cruz?, pues en San Sebastián salió cruz. La cruz que el Sevilla FC se está empeñando en mostrar esta temporada una y otra vez, una «película» que los sevillistas ya han visto en demasiadas ocasiones.


Real Sociedad: Bravo; Carlos Martínez, Mikel González, Íñigo Martínez, De la Bella; Pardo (Zurutuza, m. 60), Illarramendi; Vela (Chori Castro m. 85), Xavi Prieto, Griezmann; Ifrán (Agirretxe, m. 86).
Sevilla Fútbol Club: Diego López; Coke, Spahic, Botía (Luna, m. 87), Fernando Navarro; Medel, Kondogbia; Navas, Reyes (Rabello, m. 61), Manu (Babá, m. 80); y Negredo.
Goles: 1-0, m. 17, Vela; 1-1, m. 49, Medel; 2-1, m. 68, De la Bella
Árbitro: Álvarez Izquierdo. Expulsó por doble amarilla a Coke en el minuto 72. Amonestó a Emir Spahic, Botía, Fernando Navarro, por parte del Sevilla FC y a Íñigo López y a Illarramendi por parte de la Real Sociedad.
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 17 de la Liga BBVA, disputado en Anoeta con un terreno en perfectas condiciones para la práctica del fútbol.
El Number 1 del Sevilla FC fue Kondogbia.

Pues salió cruz. El Sevilla FC repitió en San Sebastián la película que muchos ya le habíamos visto a un equipo frágil de coco que está empeñado en perder crédito en cada partido, aunque siempre habrá algunos que se empeñen en contar «la película» a su manera, como por ejemplo el señor Victor Orta en la televisión del Club, increíble pero cierto.

Tan cierto que el Sevilla FC está cada vez más cerca de abajo que de los puestos europeos, objetivo marcado en el Club al inicio de la temporada. Los de Michel son incapaces de levantar cabeza, de encontrar soluciones, de enderezar el rumbo… y en cambio sigue empeñado en terminar todos los partidos con algún expulsado.

El Sevilla FC volvió a realizar una primera parte horrible. Los de Michel ni salieron a San Sebastián a comerse el mundo para cambiar la dinámica, ni presionaron a un rival del montón, ni estuvieron bien plantados en el campo, ni se hicieron fuerte en defensa, ni circularon el balón, ni atacaron… ni nada de nada.
La primera parte de los de Michel fue calcada a «la cruz» que tantas veces ha mostrado ya en la presente temporada.

Y claro, pasó lo que tenía que pasar y llegó el gol de la Real Sociedad. El conjunto donostiarra tocó con facilidad el balón con paredes (a los jugadores del Sevilla sólo les faltó poner la alfombra roja) y se plantó como quiso en la frontal del área sevillista. Fue Griezmann quien dejó sólo a Vela y este sin oposición batió a Diego López en el minuto 17 y puso el 1-0 en el marcador.


En el gol de la Real Sociedad se ve las carencias de este Sevilla, un equipo frágil mentalmente que sigue empeñado en salir sin tensión, lo mismo es que no la tiene o que la deja reservada sólo para ocasiones especiales (Real Madrid, FC Barcelona y Betis), si esto es así es aún peor, porque es un equipo que desconoce lo que es competir en una Liga que consta de 38 jornadas.
Es bastante lastimoso que el Sevilla FC no rematase en la Primera parte ni una sola vez entre los tres palos. Tan lastimoso como ver a Coke, Manu del Moral y compañía jugando en un equipo con aspiraciones europeas.

La segunda parte comenzó con el mismo guión. La Real controlaba el choque y en una internada por la izquierda, Griezmann centró a Xavi Prieto y este incomprensiblemente perdonó el 2-0.

Y como el fútbol es fútbol… de lo que pudo ser el 2-0 se pasó al 1-1.
Fue Jesús Navas quien puso un centro que Reyes dejó pasar para que Medel de fuerte disparo lo ajustase al poste derecho de la portería donostiarra y subiera el empate al marcador.

A raíz de ahí el  Sevilla FC asomó un poco la cabeza con más posesión de la pelota y con llegada, pero… inexplicablemente Michel retiró del campo a José Antonio Reyes cuando era Manu del Moral el que estaba haciendo méritos más que suficientes para irse a la ducha desde hacía bastante tiempo.

A renglón seguido, tal vez como castigo a un gran error que ni el utillero hubiese cometido, De la Bella ponía el 2-1 robándole la cartera a un Coke que ofreció todo un recital de lo que nunca se le debe de permitir a un jugador de una plantilla que aspira a clasificarse para puestos europeos.
Pero Coke demostró que aún se podía superar y cometió una expulsión tan inocente como incomprensible. El Sevilla FC tenía que volver a jugar con un jugador menos por quinta jornada consecutiva, todo un récord…

Y claro, como ocurrió en otros partidos, en otras películas… el Sevilla FC desapareció del mapa.
Sólo la Real Sociedad podía perder el botín por errores propios ante un equipo incapaz para nada. Y a punto estuvo de hacerlo porque Bravo salvó al conjunto donostiarra tras un saque de falta lateral que remató Negredo.

Salió cruz y el Sevilla FC volvió a repetir «la película» que muchos están empeñados en no querer ver ni admitir. Mal asunto para poner remedio a una situación que comienza a ser más que preocupante…

Twitter: @NachoMateos