#yovifutbolalascincoenelsanchezpizjuan

Escrito por Juan Medrano. Creado en Sevilla FC

Tagged: ,

Vivimos una época donde las diferentes redes sociales están ganando cada día más adeptos y basándome en twitter he creado un hashtag donde se reflejaría una situación que incomoda bastante a la masa social del Sevilla FC. El socio se siente desamparado ante la realidad que está padeciendo, nadie mira ni defiende los intereses de una afición que cada vez sufre en mayor medida la injusticia de una liga adulterada.


Desde niño nos han enseñado a convivir con los errores arbitrales, hemos soportado actuaciones parciales que han beneficiado a los equipos grandes  dando lugar a frases que han quedado para la posteridad del futbol. Sin embargo siempre llego a la conclusión que estos lamentos duran como máximo siete días, hasta la siguiente jornada, logrando una victoria se  borran los recuerdos de un nefasto arbitraje.

El verdadero sinsentido de la LFP en la actualidad es el tema de los horarios que estamos padeciendo desde haces varias temporadas, esta realidad que parece no tener fin va mermando a una de las partes más importante de una sociedad. El sevillista recuerda aquella alocución de nuestro presidente donde se refería al escudo, el campo y la afición como los pilares donde se sustentaba la entidad. El tiempo y el dinero de las televisiones le han restado importancia al abonado, dejando de lado la transcendencia que se le otorgaba desde dentro del club.

No se pueden soportar los horarios que cada  partido se le asigna a nuestro equipo, igual que nos enseñaron que los árbitros ayudan a Real Madrid y a Barcelona, crecimos con el futbol a las cinco, no podemos perder la esencia de un deporte que se vive en familia, abuelos, padres e hijos hemos ido de la mano y por mucho que los tiempos cambien no debemos perder la alegría de un niño en un estadio. Ir al futbol no puede suponer un suplicio, debemos concluir con el futbol en horarios de discotecas.

Con el nuevo panorama futbolístico dibujado por las televisiones se han quedado para el recuerdo pequeños detalles que eran intrínsecos de una tarde de fútbol. Un elemento que se ha dejado de ver en los estadios es el marcador simultáneo, con sus claves de marcado que cada domingo recortábamos del ABC antes de partir al campo.


Quien no recuerda con nostalgia aquella torre en lo alto de  gol norte con sus anuncios que llevaban asignado un partido  y sus códigos de colores. Incluso se echa de menos cantar un gol en contra del equipo rival de la ciudad. Se ha terminado con el sonido característico del gol en la radio, era típico escuchar en los transistores antiguos colocado en el oído sin auriculares del vecino de asiento el pitido del gol y surgía esa incertidumbre del lugar donde se producía el tanto.

Para colmo la vivencia tan extraña del pasado fin de semana, el lunes daba la sensación que el Sevilla no había jugado esta  jornada, no es coherente poner un partido el viernes en nuestra bendita ciudad donde es innato hablar el lunes con los amigos en el trabajo de la jornada necesitando discutir de algo reciente y no del pasado.

Con el tiempo igual que los sevillistas mayores me hablaban de ir a ver el Sevilla en camiones desde los pueblos y me parecía inaudito, yo le contares a mis nietos que yo vi futbol en el Sánchez Pizjuán a las cinco de la tarde con 70.000 almas llenando el campo y tendré la seguridad que ellos percibirán las mismas sensaciones de asombro  con mis palabras ante un hecho tan inusual.

No maltratemos más a la afición que es la semilla que permite  considerar al futbol como el deporte rey.

Twitter: @NUMBER1Sport