Celta -1- Real Betis -1- Cuando menos se juega, más juega

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Real Betis

Tagged: , , , ,

Celta-Real Betis LFP

No se jugaba nada y fue entonces cuando más jugó, qué paradoja. El Real Betis cosechó un punto en un terreno de juego muy complicado como el de Balaídos y ante uno de los equipos más en forma de nuestra Liga, el Celta de Vigo.

CELTA: Rubén, Jonny, Cabral, Sergi Gómez, Planas, Radoja (Pablo Hernández, minuto 74), Wass (Marcelo Díaz, minuto 40), Orellana, Beauvue (Iago Aspas, minuto 43), Guidetti y Nolito.

REAL BETIS:  Adán, Molinero, Pezzella, Bruno, Montoya, Joaquín (Xavi Torres, minuto 74), N’Diaye, Petros, Musonda (Portillo, minuto 91), Dani Ceballos (Álvaro Cejudo, minuto 64) y Rubén Castro.

GOLES:  0-1, minuto 23: N’Diaye. 1-1, minuto 77: Pablo Hernández.

ÁRBITRO: De Burgos Bengoetxea, vasco. Amarillas para Rubén Castro, Dani Ceballos, Cabral, Jonny, Pablo Hernández, Álvaro Cejudo y Orellana.

NUMBER 1 DEL REAL BETIS: N’Diaye.

Punto que sabe a gloria para el Real Betis, no porque ese punto le permita aspirar a competiciones europeas o título alguno, pero sí por el hecho de las sensaciones mostradas en un campo complicado como el de Balaídos, donde no olvidemos, juega uno de los equipos más peligrosos y en forma de nuestra Liga: el celta de Vigo, equipo que está en puestos europeos y con una apuesta futbolística bella y de las que hacen afición.

Resulta curioso y hasta anecdótico que la mejor versión de los verdiblancos se haya producido precisamente ante unos de los equipos que mejor fútbol realiza. Y la pregunta después de lo visto en tierras gallegas es clara: ¿Y porqué no podemos disfrutar siempre de esta versión de equipo sólido y capaz de ganar sea cual sea el rival? Esa es la cuestión, y más aún tras lo visto esta temporada…

Pero vayamos en sí con el partido entre gallegos y sevillanos. El Real Betis sorprendió a propios y extraños, con su fútbol, su planteamiento y sus ganas, algo de lo que había adolecido hasta la fecha el equipo heliopolitano. Y eso se percibió de principio a fin en Balaídos. Los de Juan Merino sufrieron en los primeros compases pero no excesivamente ya que la defensa y Adán neutralizaban cualquier tipo de peligro local.

Pero el Betis no se quedaba ahí y así lograba adelantarse en el marcador por medio de N’Diaye y demostrar lo que más duele, que este Betis cuando quiere… Puede. Por encima de malas gestiones,de un director deportivo que ha fracasado de principio a fin, por encima de dimes y diretes. La ventaja podía aumentar pero faltaba el gol, ese toque final que te hace marcar diferencias y dar el deseado salto de calidad.

Con el cero a uno se llegaba al descanso, con el dulce sabor de la victoria y con optimismo para los siguientes cuarenta y cinco minutos. Atrás quedaba la primera mitad donde el Celta, es de justicia reconocerlo, pudo haber marcado algún tanto. Tras la reanudación, el Betis mejoró y pudo ampliar la renta en dos o tres ocasiones claras de gol, pero el que nunca falla esta vez sí lo hizo y la renta no se pudo aumentar.

Asíhasta que el Celta hizo el empate por medio de Pablo Hernández, que se disfrazó de Nolito y Aspas para hacer la igualada que vale su peso en oro de cara a seguir aspirando a puestos europeos, algo por otra parte más que merecido ante tan brillante campaña.

Twitter: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: LFP