David Ruiz

Finidi: La sombra juguetona

Escrito por David Ruiz. Creado en Más Fútbol, Real Betis

Tagged: , , ,

Fuente: BBC Sport

El fútbol es grandioso, pasional e irracional. Ahondando en los momentos más recónditos de su memoria uno se puede hacer una idea de hasta dónde llega su magnitud. Los hitos futbolísticos se cuentan por miles y las excentricidades de los jugadores, unas inolvidables y otras difícilmente olvidables, permanecen en la retina del que disfruta de su historia. 

No hace falta ir muy lejos para encontrar una de esas curiosidades que solo se viven en el deporte rey, es más, una de ellas ocurrió aquí, en Sevilla. Concretamente, en el barrio de Heliópolis. El Real Betis y sus fieles seguidores pudieron disfrutar de ella.

Sitúense en la piel de un futbolista africano en los años noventa, momento en el que el fútbol comienza a globalizarse. Añádanle fichar por un club histórico como el Ajax de Amsterdam. Y por si eso fuera poco, súmenle ganar esta batería de títulos que quedarán en la posteridad para su palmarés: Eredivisie (hasta 3 ocasiones), dos Supercopas de Holanda, una Copa Intercontinental (actual Mundialito de Clubes), una Champions League y una Supercopa de Europa. Ahora, pregúntense. ¿Qué lleva a este perfil de jugador a cambiar de aires por un club modesto del sur de España?

En 1996 llegó una leyenda al Real Betis, una leyenda nigeriana que durante cuatro años se encargaría de dejar una huella imborrable en el corazón del beticismo. Esa leyenda se llama Finidi George y solo él conoce la respuesta a la pregunta antes planteada. Aunque lo realmente archiconocido fueron los 4 años espléndidos que desarrolló en el conjunto verdiblanco, maravillando a propios y extraños para hacerse un hueco con su selección en dos mundiales.

En palabras del propio Finidi, lo que motivó su cambio de aires fue algo tan simple como el frío. Había ganado con el Ajax todo lo que a nivel de clubes puede llegar a soñar un futbolista y seguía estando en una edad muy respetable para la práctica del deporte, pues tan sólo contaba con 25 años. Pero no se sentía cómodo con las condiciones de vida de la Venecia del Norte. Para un futbolista casi meridional, el cambio de temperaturas y la adaptación a un clima opuesto no solo resultó complicado, sino determinante en su futuro.

Buscó entonces la soleada España. Se habló de un posible contrato con el Real Madrid que el propio Finidi reconocería años después. «Mi agente llegó a un acuerdo verbal con el Madrid, pero surgió el Betis y las cosas se rompieron en el último momento, así que me trasladé a Sevilla”.

Y así llegó al Real Betis Balompié, club en el que pasaría a ser, tras sus cuatro temporadas vistiendo de verdiblanco, uno de los referentes del conjunto bético contemporáneo. Venía con el sobrenombre de “La Gacela” por su velocidad y su incombustible presencia en la línea de cal de la banda derecha. Allí se le apodó como “La Sombra Juguetona” porque el bueno de Finidi demostró que su calidad trascendía más allá de su poderío físico. 130 partidos y 38 goles avalan a un referente para las nuevas generaciones. Los niños sevillanos de finales de los 80 y principios de los 90 crecieron con las botas blancas de Alfonso Pérez Muñoz y la efigie de Finidi George con un sombrero (gesto que posteriormente emularía otro africano bético célebre, Achille Emaná) celebrando los goles que tantos vítores arrancaban a la parroquia verdiblanca.

Para el recuerdo bético, su eterna sonrisa y su carisma fuera del campo. Para el recuerdo del aficionado al fútbol, sus internadas por banda y su profesionalidad en el terreno de juego. A veces, los futbolistas toman grandes decisiones en favor de su estabilidad y de su calidad de vida fuera del campo. Esta decisión en concreto, tan excéntrica como inolvidable marcó la historia de un estadio que soñó con grandes tardes como las que proporcionó Finidi. Pocos jugadores recorrieron esa banda del Villamarín como lo haría la “sombra juguetona”.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Foto: BBC.Sport