Lo que fue, y lo que pudo ser…

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Real Betis

Tagged: , , , , , , , , , , ,

El Betis dejó escapar dos puntos en el último suspiro, en el minuto 93 cuando la victoria parecía quedarse en casa pero fue entonces cuando apareció el de siempre, Pandiani, para poner el empate

1 – REAL BETIS: Fabricio; Nelson, Dorado, Paulao, Nacho; Juanma (Jonathan Pereira, m.56), Iriney, Beñat (Salva Sevilla, m.74), Jefferson Montero; Jorge Molina (Pozuelo, m.60) y Rubén Castro.

1 – RCD ESPANYOL: Kiko Casilla; Javi López, Raúl Rodríguez, Héctor Moreno, Didac; Albín (Cristian Gómez, m.64), Baena, Romaric; Rui Fonte (Pandiani, m.79), Coutinho; y Álvaro (Uche, m.71).

GOLES: 1-0. Min. 79: Rubén Castro. 1-1. Min.93. Pandiani

ÁRBITRO: Ignacio Iglesias Villanueva (Comité Gallego). Amonestó al local Juanma (m.29) y a los visitantes Baena (m.42) y Héctor Moreno (m.68).

NUMBER 1 DEL REAL BETIS: Jonathan Pereira.

Lo que fue, y lo que pudo ser. No hay nada que resuma mejor el partido que ha enfrentado a Betis y Espanyol en el Benito Villamarín, en el que ambos se jugaban mucho pero para luchar por objetivos bien distintos. Los catalanes para conservar su plaza de Europa League, dentro de la gran temporada que están realizando los de Pochettino, y el equipo verdiblanco en su afán por salir de la zona baja y buscar esa tranquilidad necesaria para trabajar a gusto.

El primer tiempo no tuvo apenas historia ya que no hubo apenas juego ni fútbol que destacar, y dentro de lo poco, escasas ocasiones de gol, lo que hizo que el final de los primeros cuarenta y cinco minutos fue lo más celebrado de la primera mitad. La reanudación trajo consigo un cambio de actitud tanto de verdiblancos como de periquitos, eso sí, con mayor ímpetu por parte de los primeros que querían hacer valer su condición de local.

El empuje, las ganas y los cambios en busca de cambiar la historia del partido dieron sus frutos. Pepe Mel buscaba la habilidad y la chispa de Jonathan Pereira, ese revulsivo que nunca falla, y por otra parte, la magia de Pozuelo. La apuesta dio sus frutos. Jonathan Pereira una vez más

hizo lo que mejor sabe hacer, fabricar peligro para ingeniárselas por la banda, hacer diabluras y poner un perfecto servicio para que el de siempre, el goleador Rubén Castro pusiera el balón con maestría en el único sitio donde no podía llegar el espanyolista Casilla.

Un remate como mandan los cánones y que servía para adelantar al Betis y dejarle en una posición inmejorable ya que dejaba la zona baja más lejos. La final, importantísima para este equipo, iba a tomando forma. El Betis tenía esos tres puntos que tanto necesitaba y ansiaba, que unido a los resultados de Sporting de Gijón y Racing de Santander, le permitía igualmente alejarse de ellos.

Los minutos pasaban, se acercaba el final, el Betis no pasaba por excesivos apuros, salvo un par de ocasiones rivales y la victoria estaba cada vez más cerca. Pochettino apostaba por echar el resto al dar entrada al Walter Pandiani y el pistolero no falló. Con el partido ya cumplido, y disputándose el tiempo añadido aprovechó un error defensivo al alimón de Jonathan Pereira y Nelson, que ambos fueron a despejar pero ninguno lo hizo, el balón cayó a pies del uruguayo que soltó un impresionante chut ante el que nada podía hacer Fabricio.

El Espanyol ponía las tablas, tan justas como in extremis; se escapaba en el último suspiro una victoria que estuvo tan cerca, como luego tan lejos. Pero bien es cierto, que lo más justo fue ese empate que por otra parte, no es malo para ninguno de los dos. Para el Espanyol porque sigue en puestos europeos y para el Betis porque deja el colchón con el descenso en un punto más, siete, que no está nada mal tal como se está dando esta temporada tan extraña.

Twitter: @tara11ara

Fotos: Quico Pérez Ventana @perezventana