Real Betis -1- Barcelona B -0- Cuando no hay quien lo salve… Siempre aparece Rubén

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Real Betis

Tagged: , , , , ,

Julio Velázquez (José Emilio Gómez)

No arranca el Betis y tan sólo el buen hacer de Rubén Castro, salvador tantas y tantas tardes, sirve para que sume una importantísima victoria para pese a no estar bien, no alejarse del liderato.

Real Betis (1): Adán; Molinero (Perquis, m.67), Bruno, Jordi Figueras, Álex Martínez (Cejudo, m.74); Kadir, N’Diaye, Matilla, Dani Ceballos; Rennella (Pacheco, m.85) y Rubén Castro.

FC Barcelona B (0): Ortolá; Patric, Macky Bagnack, Diagne, Grimaldo; Samer, Gumbau (Pol Calvet, m.78), Juan Cámara (Halilovic, m.59); Adama, Dongou (Maxi Rolón, m.87) y Sandro.

Gol: 1-0, M.50: Rubén Castro.

Árbitro: Pablo González Fuertes (Comité Asturiano). Expulsó al entrenador del Betis, Julio Velázquez, y a un asistente del técnico del Barça B, Eusebio Sacristán, en el minuto 45, por protestas y encararse entre ellos. Además, amonestó a los locales Álex Martínez (m.39), Jordi Figueras (m.55), N’Diaye (m.69), Kadir (m.78) y Cejudo (m.90) y a los visitantes Sandro (m.82) y Macky Bagnack (m.92).

NUMBER 1 DEL PARTIDO: Rubén Castro.

Julio Velázquez salvó un nuevo match ball de partido en un choque donde nuevamente estuvo en el punto de mira. Da igual ya lo que haga o lo que pase porque se ha ganando la desconfianza de una afición que se ha cansado de ver como su Betis no termina de arrancar y que sólo juega por chispazos necesitando de Rubén Castro para ganar; de lo contrario, es otra historia.

Y ante el Barcelona B volvió a pasar lo de siempre, es decir, que apareció el canario para hacer lo que mejor sabe y así matar un partido que se le había complicado a los verdiblancos durante toda la tarde.

Primer tiempo muy soso, sin acciones claras y con un filial azulgrana que demostró tener una cantera ejemplar con varios futbolistas que pronto ocuparán plaza en el primer equipo.

El Betis era como siempre, querer, o al menos eso se supone, y no llegar. ¿Resultado? El de siempre, desconfianza de la afición y pitos contra el banquillo y un palco que tampoco tiene el visto bueno de esta soberana afición hasta los mismísimos de que le tomen el pelo. Al descanso se llegó con el empate inicial y la expulsión de Julio Velázquez que a los 44 de partido se tuvo que marchar del banquillo al ver la roja.

Lo más doloroso no fue eso sino ver que su propia afición le recriminaba y cantaba nuevamente el que se ha convertido en número 1 de ventas en el barrio heliopolitano: «Velázquez vete ya, Velázquez vete ya, Velázquez vete ya…» Sin Duda muy duro para un entrenador despedirse así de su banquillo sobre todo cuando estás jugando en casa.

Tras el descanso la historia cambió gracias al de siempre, Rubén Castro que se inventó lo que mejor sabe hacer, goles, y así poner al Betis por delante en el marcador. Curiosamente el Betis disfrutaba de sus mejores minutos sin su técnico en el banquillo. Morbo por tanto servido. Pero lo que debía ser así, cambió y diez minutos más tarde nos encontrábamos con el mismo Betis de siempre, sin chispa y sin transmitir a la grada.

En definitiva, poco más que contar de un partido con la misma historia de siempre. Rubén Castro aparece, el Betis gana. La próxima semana… más.

Twitter: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11ara

Foto: JOSÉ EMILIO GÓMEZ @JoseEmilioGomez

Afición Real betis (JOse Emilio Gómez) Rubén Castro y Matilla (José Emilio)