Real Betis -2- Mirandés -0- La rica salsa canaria se llama… Rubén Castro

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Real Betis

Tagged: , , , ,

Rubén Castro 1 - José Emilio Gómez

El Betis es Rubén Castro y diez más, y ante el Mirandés lo ha vuelto a demostrar, porque en un partido espeso, el canario se encargó de sacar la magia de la chistera y hacer dos goles para ganar.

REAL BETIS: Adán; Molinero, Perquis, Jordi, Casado; Ndiaye, Matilla (Lolo Reyes, m. 83), Cejudo (Nono, m. 68), Kadir; Rubén Castro y Rennella (Dani Pacheco, m. 58).

MIRANDÉS: Sergio Pérez; Aitor, César, Corral, Kijera; Rúper, Emilio Sánchez (Provencio, m. 72), Igor, Álex García; Juanjo (Pedro, m. 52) y Barahona (Jordi Pablo, m. 55).

GOLES: 1-0, m. 28: Rubén Castro. 2-0, m. 54: Rubén Castro.

ÁRBITRO: Ocón Arráiz (Comité Riojano). Mostró tarjetas amarillas a Molinero, Ndiaye, Barahona y Aitor.

El Betis no cambia, es decir, la película del Real Betis sigue siendo Rubén Castro en su papel estelar como protagonista, y el resto de secundarios. Porque cuando el fútbol de los béticos está espeso, cuando el rival te da algún pequeño susto, o cuando las cosas no salen como debieran, entonces surge esa figura resolutiva del canario para poner las cosas donde en circunstancias normales deberían estar.

Y ante el Mirandés volvió a repetirse la historia. El Betis espeso, como casi siempre o siempre esta temporada, sin terminar de crear ese peligro que un equipo como el verdiblanco debe crear, no de principio a fin pero sí al menos en el mayor porcentaje de minutos posible. Y eso que en esta ocasión Julio Velázquez nuevamente puso ese once que demandaba la afición con Rubén Castro como hombre más adelantado, con Renella por detrás y Kadir caído en banda.

Los minutos pasaban y por momentos el murmullo se volvió a escuchar en el ambiente viendo como un normalizo Mirandés llegaba a veces enseñando los dientes y unas credenciales por momentos bien presentadas. Pero fue entonces cuando apareció el mojo picón, o lo que es lo mismo, la rica salsa canaria, Rubén castro, el de siempre, el hombre gol, el matador que convierte en gol todo lo que toca.

El tanto bético servía para marcharse al descanso con la tranquilidad que da irte en ventaja a la caseta. Tras la reanudación más de lo mismo, es decir, guión repetido, un Betis donde todos tienen un papel secundario, para dejar toda la alfombra de las estrellas a Rubén Castro, líder de este equipo y el mejor salvavidas de un Betis en apuros.

Acababa de comenzar la segunda mitad y la afición verdiblanca respiraba por fin tranquila a pesar de que quedaban muchos minutos por delante. El Mirandés con todo ya perdido dispuso de un par de ocasiones claras que salvó Adán, especialmente una con la mano cambiada tras un extraño del balón. Y el Betis también tuvo la ocasión de ampliar la renta ¿adivinan por medio de quién? Sí, otra vez el ariete canario que cuando más fácil lo tuvo la falló.

De ahí al final, poco más. Importante victoria por todo lo que significa en estos momentos sumar y marcar distancias con tus rivales, pero con muchas lecturas pendientes del partido, las de un equipo que no termina d e arrancar en fútbol, en juego y lo más importante, en transmitir a la grada que al fin y al cabo es lo más importante además de por supuesto, lo primordial… ganar.

Twitter: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11ara

Foto: JOSÉ EMILIO GÓMEZ @JoseEmilioGomez