Real Betis, un 2016… para olvidar

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Real Betis

Tagged: , , , , , , ,

Se fue 2016 y con el mismo, un año nada satisfactorio para un Real Betis que con el cambio de mandato se confiaba regresara un equipo que ilusionara.

No fue un buen año 2016 para el beticismo, ya que el Real Betis no termina de arrancar para ofrecerle a sus aficionados lo que realmente merecen. Y es que los cambios se han ido sucediendo en los últimos años pero sin que los mismos hayan dejado algo que invite al optimismo.

Muchas ganas, muchos deseos e ilusiones pero poco premio para una afición sufridora como pocas y que sigue sin recoger lo que merece por su continua fidelidad y saber estar. Por no concretarse no pudo ni hacer del Benito Villamarín un fortín para regalar triunfos a los suyos como local.

Hasta el punto que en los 20 partidos disputados durante 2016 como anfitrión, sumó cifras muy modestas: ocho victorias, seis empates y cinco derrotas. Menos mal que al menos despidió como local con una victoria ante el Athletic de Bilbao por un corto pero más que suficiente resultado.

Cifras discretíssimas para un equipo por el que se apostó en la pretemporada. Con la llegada de un nuevo técnico, Gustavo Poyet, y una plantilla totalmente renovada con limpieza por doquier de un vestuario acomodado en muchos casos. Pero ni por esas, ya que jugadores que debían jugar un papel importante no lo han tenido, hasta el punto que apenas tuvieron protagonismo y el equipo lo acusó.

Estos resultados negativos provocaron la llegada de un nuevo entrenador, Víctor Sánchez del Amo, tras la destitución de Poyet, y la entrada en juego de algunos futbolistas hasta esos instantes inéditos. Por contra, algunos como Fabián tuvieron que buscar salida con una cesión en busca de más minutos, y otros, vitales el año anterior como Musonda regresaron a su club de origen, el Chelsea, con más pena que gloria en su segunda campaña como verdiblanco.

En definitiva, un año con poco destacable en lo deportivo, con resultados que han tocado mucho a la afición, ya que es lo que realmente duele, como le mostraron al actual Consejo en la Junta del pasado 30 de diciembre. Un Consejo que eso sí, apenas perdió el apoyo dado en su día por los béticos lo que es sinónimo de que o se confía en que puedan cambiar la marcha del Real Betis, o que ocurre todo lo contrario con las posibles alternativas.

Por tanto, el beticismo despide con ganas 2016, con el deseo de que el futuro y este 2017 sea mejor que el que se acaba de marchar, lo que por otra parte tampoco es muy complicado visto lo visto.