Torrecilla ante su primer ‘match ball’

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Real Betis

Tagged: , , , , , ,

catalan-torrecilla-y-haro-foto-marca

No han pasado más que unos meses desde que se iniciara el Proyecto Torrecilla y el Real Betis ya ha visto como se enciende la luz roja de alarma por el escaso rendimiento de un equipo sin rumbo.

El Betis no tiene patrón de juego, no hay una idea clara de a lo que realmente juega el equipo, sin fundamento como diría el bueno de Karlos Arguiñano y han bastado once jornadas de Liga para que el Consejo se haya dado cuenta de ello, ya que al aficionado apenas le bastaron unas jornadas para saber que su Betis no era lo que ellos querían y lo que esperaban con ilusión tras la llegada de Torrecilla al equipo verdiblanco.

Un proyecto ilusionante, con un hombre con curriculum que llegaba a tierras heliopolitanas tras dar una herencia que invitaba al optimismo en el Celta de Vigo. Pero Sevilla es Sevilla y el Betis, mucho Betis, y ya se sabe que lo que en Galicia es de una forma, en el sur es de otra. El margen de confianza era obligado, a pesar de que la mejora era muy fácil tras el trabajo hecho por sus antecesores en el cargo, especialmente con la decepcionante labor de Maciá en el club.

Pero lamentablemente nos hemos encontrado que hay cosas que no cambian, que siguen igual, que pese a lo esperado no es lo prometido ni lo que ilusionados deseaban los aficionados del Real Betis. Y esto ha dañado y mucho la imagen de aquellos que han buscado lo mejor para el club, algo que en el mundo del fútbol se rige principalmente por dos cosas: la pelota y los resultados, y en ambos casos no ha ido bien; la pelota no ha entrado y los resultados, tras cumplirse el primer tercio de la competición, no han llegado.

¿Resultado? La situación se debilita por el sitio más débil, es decir, el banquillo donde dicho sea de paso, no ha mostrado excesivos argumentos Gustavo Poyet, que en lugar de buscar cambios y de asumir sus propios errores buscando soluciones a los mismos, con su equipo de trabajo, ha tirado piedras contra su tejado. Primero culpando a la prensa de las críticas recibidas como si fuéramos nosotros los que marcamos los goles rivales.

Y de otro, señalando a la afición, esa santa y bendita afición del Real Betis, que tanto lleva aguantando, tragando y perdonando por esa fidelidad eterna a las trece barras y a los colores verde y blanco, los colores de la esperanza y la nobleza y pureza. Grave error de Poyet que ha perdido todo el crédito que le dieron los suyos, y lo peor de todo, ha dejado muy tocado a su avalista, Miguel Torrecilla, que de un día a otro está siendo cuestionado por el rendimiento de unos fichajes que no han dado los resultados deseados.

Llega el primer ‘match ball’ para Torrecilla que está tocado, no hundido como el técnico uruguayo, pero sí muy tocado, perdiendo el crédito y quedando muy debilitado el mismo, y cuidado señores consejeros, porque tras el entrenador, las miradas se centrarán en el director deportivo, y junto a éste, con los máximos responsables de todo esto, Ángel Haro y José Miguel López Catalán.

Los nombres de candidatos para sustituir a Gustavo Poyet ya han ido surgiendo, ahora sólo falta esperar para ver el tiempo que tarda el Real Betis en mover pieza, algo tan necesario como obligado dada la delicada situación de los verdiblancos.

JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: Marca