El Sevilla demostró ante el Athletic que hasta el rabo todo es toro (2-1)

Escrito por Nacho Mateos. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , ,

Captura de pantalla 2013-04-09 a las 02.11.29

Aunque el partido se puso pronto de cara, en el minuto 73 el resultado era de 1-1 y el Sevilla FC jugaba con un jugador menos por la injusta expulsión de Fernando Navarro. Pero los de Nervión demostraron que hasta el rabo todo es toro y los tres puntos se volvieron a quedar en casa tras un final frenético.

Sevilla Fútbol Club: Beto; Coke (Cicinho, m. 80), Fazio, Fernando Navarro, Alberto Moreno; Kondogbia, Medel; Manu (Botía, m. 45), Rakitic, Reyes; y Negredo.
Athletic Club: Iraizoz; Iraola (Ramalho, m. 69), Gurpegui, Ekiza, Laporte; San José (Iturraspe, m. 45), Ander Herrera, De Marcos; Ibai, Muniaín y Llorente (Aduriz, m. 45).
Goles: 1-0, m. 4, Negredo; 1-1, m. 55, Gurpegui; 2-1, m. 86, Negredo.
Árbitro: Mateu Lahoz. Horroroso, lo permite todo en la primera parte y en la segunda repartió tarjetas a diestro y siniestro. Enseñó amarillas a Coke, Fazio y Perotti, por el Sevilla FC y a Gurpegui, Ander Herrera, Aduriz e Iturraspe, por el Athletic. Expulsó en el minuto 73 por doble amarilla a Fernando Navarro de forma injusta, y en el minuto 79 a Laporte por una dura entrada a Reyes cuando entraba en el área.
Incidencias: Más de 30.000 espectadores en el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán en partido correspondiente a la jornada 30 de la Liga BBVA. Antes del inicio se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Mariano Pulido.
El Number 1 del partido fue José Antonio Reyes.

Cuando en el minuto 4 de partido el Sevilla FC se puso por delante en el marcador… todo hacía indicar que una vez más el partido de casa sería un coser y cantar para el equipo de Nervión. Pero nada más lejos de la realidad, en esta ocasión tocó sufrir de lindo, pero los de Emery siempre creyeron en la victoria y esta llegó a pesar de distintas adversidades. Una de ellas, un lamentable árbitro que es un peligro en cualquier campo de fútbol: Mateu Lahoz.

Una magnífica falta botada por Rakitic propició que Álvaro Negredo pusiera el 1-0 en el marcador cuando algunos aficionados aún no había ocupado sus localidades. El Sevilla FC dominaba y parecía que tendrá una noche tranquila, pero como decimos no sería así.

José Antonio Reyes, el mejor del partido y que fue el que actuó en el coto privado que Jesús Navas tiene desde hace año en el Sevilla FC, tuvo la oportunidad de incrementar el marcador pero su disparo fue a parar al lateral de la red.

Después incomprensiblemente el Sevilla FC se perdió en el centro del campo y no supo controlar el choque. A pesar de esto Negredo tuvo en sus botas el 2-0, pero su disparo dio en el cuerpo de un defensor del Athletic.


Tras el descanso Unai Emery dejó en los vestuarios a un lamentable Manu del Moral, que lo poco que hizo lo hizo rematadamente mal. Su puesto lo ocupó un desconcertante Botía, por lo que Fernando Navarro y Alberto Moreno pasaban al lateral y extremo izquierdo respectivamente.

Pudo de nuevo el Sevilla FC conseguir ese segundo gol que no quería llegar, en esta ocasión el balón golpeó en el poste izquierdo de la portería de Iraizoz tras ponerla Medel desde la raya de fondo.

Pero fue el Athletic tras el lanzamiento de una falta que fue peinada por Gurpegui, el que puso el 1-1 en el marcador. Mientras tanto Negredo hacía difícil lo fácil y el aficionado sevillista se lamentaba de las ocasiones desperdiciadas…

El Sevilla FC era consciente que con el empate se le marchaban las esperanzas europeas, y estas se pusieron aún peor cuando en el minuto 73 de partido Mateu Lahoz expulsa injustamente  Fernando Navarro por doble cartulina amarilla.

Afortunadamente en el 79 Laporte también vio su segunda cartulina amarilla y el partido se niveló para que la batalla final fuera de igual a igual.
Y en esas… ganó el Sevilla. Y lo hizo porque creyó en lo que viene demostrando durante toda la temporada en el Ramón Sánchez Pizjuán… y porque José Antonio Reyes aún exprimió sus fuerzas para tirar del carro.

Fue Reyes el que provocó la expulsión de Laporte, y fue Reyes a cuatro minutos para el final el que se internó por la banda para ponerle en bandeja a Negredo el 2-1.
Triunfo merecido, pero muy trabajado, que hace que el Sevilla FC siga creyendo que aún es posible el sueño europeo, y que se presente el próximo viernes en el Benito Villamarín con algo más que pelear que por una simple Liga particular.

Es posible, pero para ello, el Sevilla FC tendrá que empezar a mostrar como visitante, y desde ya, la imagen que viene ofreciendo en Nervión. Si no lo hace… que vaya planificando ya la próxima temporada sin jugar en Europa.

Twitter: @NachoMateos
Foto: Quico Pérez Ventana