Hombres y no nombres

Escrito por Juan Medrano. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , , , ,

Captura de pantalla 2013-06-16 a las 19.30.38

Hace pocas semanas finalizaba una campaña donde hemos desenterrados sensaciones y actos de un pasado que muchos creíamos olvidados.

Durante bastante tiempo del campeonato el caos se ha adueñado de nuestro estadio. Se ha quebrado la unión del sevillismo, una gran parte de la afición se ha sentido chaqueada, comprobando como le han usurpado la tierra donde cultivaban con pasión su amor a unos colores, convirtiéndola de nuevo en un cortijo de señoritos adinerados y acaudalados que no admiten ninguna crítica.

Estamos de nuevo en el fuego eterno, de donde comenzamos a salir en el verano del 2000 con Roberto Alés que junto a Joaquín Caparros y Ramón Rodríguez fueron los encargados de poner la primera piedra de un proyecto que devolvía a la institución a un estado donde imperaba el sentido común, la cordura, la prudencia y la sabiduría. Emprendimos el camino desde los extramuros de la liga BBVA, vendiendo canteranos y con un déficit económico importante, una época marcada por unos parámetros deportivo y económico con valores más negativos que los actuales.

Como mofa se comentaba en parte de la ciudad que las posibilidades de mercado se limitaban a aquellas tiendas de “los veinte duros” llenas de baratijas. Efectivamente, las estanterías estaban rebozando de futbolistas descartados, sentenciados, suplentes, desahuciados, cedidos, fracasados, descendidos y jóvenes promesas. Con el paso del tiempo nos dimos cuenta que  junto a  los nombres, lo importante, es que adquirimos unos valores intrínsecos a cada profesional que fue lo que nos hizo grande, es decir, compramos liderazgo, respeto, ilusión, tolerancia, solidaridad y responsabilidad.

Estos bienes obtenidos junto a la alianza de los  diferentes estamentos de la sociedad fueron los pilares sólidos sobre los que se construyó un proyecto que algunos pensaron que sería indestructible.  Pero el ego, la altanería y en resumidas cuenta creerse Dios en la tierra nos ha devuelto, según el propio presidente, a  la realidad de iniciar un  ciclo partiendo desde la base vendiendo los activos del club para formar un equipo de hombres y no de nombres.

Personalmente no me da miedo descapitalizar la plantilla porque con un portero suplente, un melón por calar de lateral derecho, dos centrales casi apartado de los terrenos de juego, un jugador que no tenía nivel para jugar en el Mallorca, un canterano, un descendido, un futbolista cansado de cesiones sin cuajar en ninguna, un joven brasileño, un fracasado del Oporto y un delantero de estrella a estrellado fue el once que nos dio la primera Uefa. Sin olvidar a un viejo que no marcaba goles.  Lo que me preocupa es quedarse únicamente con esta premisa  como esencial para recobrar los puestos alto y olvidar que el club necesita también una reorganización en la planta noble donde se han cometido errores muy graves.

Yo confío en el “hombre” que con las ideas claras continúo y perfecciono al máximo la propuesta de club iniciada con el nuevo siglo, que escribió en una servilleta en blanco sus objetivos seduciendo, convenciendo y encandilando al sevillismo llevándolo a la gloria.  Yo me fío del “hombre” que confiaba en la cantera, que fichaba desconocidos en la “quincalla” de la esquina o en los lugares más escondidos del orbe futbolístico junto a su grupo de trabajo formado por personas que sabían de futbol. No quiero el “nombre” del Del Nido arrogante que se siente superior a cualquier sevillista, que ha faltado a su palabra cuando decía que por encima de todo se encontraba la afición, el escudo y el campo, Tampoco deseo el “nombre” del Monchi que pertenece al Consejo de Administración porque ese no es su lugar, no admitiendo algunos errores cometidos.

En conclusión en el Sevilla futbol club actual hacen falta 26 jugadores con el espíritu de Martí, junto con. 2 secretarios técnicos con las ansias de éxito de los primeros años de Monchi y 2 presidentes con el alma de Roberto Alés por si falla uno tenemos otro de repuesto y sobran los nombres de futbolistas acomodados y ejecutivos y dirigentes endiosados.

Twitter: @Jumema1972