José Antonio, de ‘Rey de Reyes’ a suplente acomodado

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , , , , , ,

DN124_3230 Reyes Sevilla-Elche QPV may14

No está ni se le espera, así de triste es el presente de José Antonio Reyes, el que en su día fue la perla de la cantera nervionense y que a día de hoy es suplente en el Sevilla por deméritos propios.

Fue la perla de la cantera sevillista, uno de esos futbolistas distintos, que enamoran con sólo verle jugar. Ocupó portadas en prensa escrita, minutos de radio y televisión siendo apenas un niño e hizo que desde pequeño se hablara del Sevilla de Reyes, un niño de poblada y larga melena negra que hacía las delicias de los presentes en la ciudad deportiva sevillista.

Ese fútbol hizo que los grandes de nuestro fútbol se encargaran de preguntar por él y calentarle la cabeza con cifras millonarias. Pero no salió, se quedó en su casa porque sabía que era el referente y estandarte de una cantera que siempre ha dado sus frutos. Por si todo esto fuera poco, la firma deportiva Kelme le firmaba un contrato para que luciera sus prendas como imagen.

Con 16 años debutó con el primer plantel, de la mano de Marcos Alonso, y mostrando su mejor carta de presentación; un fútbol que gustaba a propios y extraños. Hasta tal punto que no tardó en una genial operación de José María del Nido, ser traspasado al Arsenal, por el doble de lo que tenía cerrado el Sevilla apenas unos meses antes.

Luego la historia la conoce casi todo el mundo. Sus caprichosas decisiones hizo que Arsene Wenger se cansara de él. No comía con el resto del plantel de los ‘gunners’, apenas se preocupaba de aprender el idioma, iba por libre y no se adaptaba a un fútbol inglés que podría haber sido su ‘boom’ definitivo para convertirse en uno de los  grandes cracks de nuestro fútbol.

Pero Reyes seguía siendo Reyes en lo personal, es decir, no había madurado a pesar de que la vida le había ofrecido todo para hacerlo. Más preocupado de los coches de lujo que de crecer deportivamente y sobreviviendo gracias al buen hacer de la familia Rodríguez de Moya, tapando lo creíble e increíble, a un niño que se había hecho hombre pero sólo en algunas cosas.

Luego llegó el Madrid, el Atlético, con subidas y bajadas en su trayectoria y con un carácter que le hacía ser tan querido como odiado por los suyos. Surgió entonces la posibilidad de volver a casa; el regreso del hijo pródigo, el momento soñado por todos los sevillistas, y con una apuesta importante por parte del club ofreciendo una ficha que fue negada a otros en su día.

Dicen que la vida está llena de desagradecidos, y lo cierto es que Reyes, el que en su día fuera denominado Rey de Reyes, se ha convertido en suplente acomodado tras regresar con más pena que gloria a su casa, al equipo que le hizo futbolista, al que le dio todo de lo que hoy disfruta… Tan sólo un par de apariciones, curiosamente en los derbis ante el Betis donde sabe que se gana el cariño de los suyos.

¿Conclusión? Sigue teniendo calidad, no aprovecha la experiencia ganada en todos estos años y lamentablemente para el sevillismo… juega cuando le da la gana. ¿Resultado? Unai Emery se cansa como en su día lo hicieron sus anteriores entrenadores en estos últimos años de altibajos en su fútbol. ¿Solución? Cambiar o cambiar, ya que de lo contrario seguirá siendo un suplente acomodado en lugar del Rey de Reyes que fue en su día.

Twitter: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11ara

Foto: QUICO PÉREZ VENTANA @perezventana