David Ruiz

RC Deportivo de la Coruña 2 – 3 Sevilla FC – La gloria de los minutos finales

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

dep-sfc-cro

El Sevilla remontó «in extremis» al Deportivo de la Coruña con un gol salvador de Mercado. Los gallegos se pusieron 2-0 en el marcador, pero el conjunto de Sampaoli apretó en los minutos finales para decantar el 2-3 definitivo. Vitolo, una vez más, lideró al equipo para dejar los tres puntos en Nervión.

RC DEPORTIVO DE LA CORUÑA: Tyton; Juanfran (Arribas, min 80), Albentosa, Sidnei, Luisinho; Guilherme, Mosquera; Bruno Gama, Emre Çolak (Borges, m. 62), Babel; y Florin Andone (Marlos, m. 87).

SEVILLA FC: Sergio Rico; Pareja, Carriço (Vitolo, m. 46), Mercado; Mariano, Kranevitter, N’Zonzi’, Escudero; Sarabia (Ben Yedder, m. 75), Ganso (Vázquez, m. 70); y Vietto.

GOLES: 1-0, m. 21: Babel. 2-0, m. 42: Andone. 2-1, m. 43: N’Zonzi. 2-2, m. 86: Vitolo. 2-3, m. 92: Mercado.

ÁRBITRO: Matheu Lahoz (Colegio valenciano). Amonestó con amarilla a Tyton (65′), Pareja (76′), Vietto (82′) y Arribas (83′)

INCIDENCIAS: Estadio de Riazor. 21.096 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA: Vitolo

No fue el mejor partido de los nervionenses. Espeso, errático, como suele ser habitual fuera de casa, pero el Sevilla venció. ¡Y cómo venció!. Tras una primera mitad decepcionante en la que N´Zonzi redujo la diferencia de 2-0 local, los blanquirrojos se encomendaron a Vitolo para remontar en el segundo periodo. La victoria, merecida por no bajar los brazos hasta el final, sabe a más que tres puntos.

Sampaoli dispuso un once de novedades pensando en el vital encuentro de Champions del martes. Sin Vitolo, Nasri ni Franco Vázquez en el verde, el Sevilla se vio obligado a remar contracorriente recién iniciada la primera mitad. Babel adelantaba con un excelente cabezazo a los blanquiazules y hacía sonar las alarmas de un conjunto hispalense que salió dormido.

El Sevilla intentó controlar el encuentro, pero la presión gallega le pudo. Garitano efectuó un buen sistema defensivo que obligaba a estar preciso y veloz en la circulación al conjunto sevillista. Y no fue el mejor día. Ganso apenas participó, Vietto generaba espacios, pero no eran aprovechados y Sarabia aparecía por distintas zonas sin éxito. La tuvo el madrileño para empatar, pero lo que llegaría sería el 2-0.

Andone, que no paró de pelear en todo el encuentro en la delantera, se fabricó una jugada colosal dentro del área para zafarse de toda la zaga sevillista y definir a la perfección ante Rico. Era el minuto 42 y el Sevilla perdía 2-0. Nadie adivinaba por aquel entonces el marcador final. El Depor estaba siendo, con orden e intensidad, muy superior a un Sevilla que no controlaba el encuentro.

Pero iba a aparecer el primer milagro de la mañana. N´Zonzi, que estaba siendo el único rayo de luz de un oscuro conjunto sevillista, recibía un centro raso lateral de Escudero para batir por bajo a Tyton. Fue la última de la primera mitad y los nervionenses se marchaban al descanso hallando una esperanza que parecía perdida. Y este equipo no se caracteriza por perderla.

Sampaoli reaccionó. Dio entrada al héroe sevillista, Vitolo y cambió el dibujo de su equipo. Con defensa de cuatro y con un Depor que con el paso de los minutos reculaba más, el Sevilla apenas sufrió en el segundo tiempo. Se encomendó a Vitolo, y éste respondió. Todo lo que pasaba por el canario se mejoraba, liderando unos ataques que, sin ser los más fluidos de la temporada, hacían presagiar lo venidero.

Pero los locales no iban a dar su brazo a torcer fácilmente. Espoleado por ir ganando a un equipo Champions, los de Garitano cumplían a la perfección su función. Contuvieron bien las bandas sevillistas y su presión incomodó la salida de balón del rival. Jugaba bien con los minutos el conjunto de Riazor y hacía pasar el tiempo cada vez más deprisa. Todo parecía decidido, Garitano acumuló defensas para defender el marcador, pero aún quedaba por aparecer el héroe, que detuvo el reloj en el 87.

Vitolo, quién sino, aprovechaba un rechace en el área tras disparo de Ben Yedder para hacer el empate en el marcador. Los cientos de sevillistas que acudieron a Riazor estallaron de júbilo. Con más intención que merecimiento el Sevilla había conseguido igualar el marcador. Pero aún quedaba tiempo, y fue en el descuento donde los sevillistas iban a demostrar su condición de equipo campeón.

Los de Sampaoli echaron el resto, apareciendo por ambas bandas y dejando a toda la zaga blanquiazul metida en área propia. Y tanto iba el cántaro a la fuente, que se rompió. Mercado aprovechaba un rechace en el área tras un córner botado por Vitolo para poner el 2-3 definitivo. La grada no se lo podía creer, solo se escuchaban a los sevillistas. Los minutos finales volvían a consumar una nueva remontada.

Y es que, de nuevo, volvió a sonreír el descuento al conjunto de Nervión. Ya lo hizo ante Las Palmas, donde también remontó, y en Butarque, donde Sarabia dejó los tres puntos con un soberbio golazo. El Sevilla parece abonado a los minutos finales, algo que responde más a su entendimiento del juego. No baja los brazos, no desiste ni en un mal día, lucha hasta el final.

La victoria era fundamental en una jornada propicia. Sus rivales directos juegan entre ellos, lo que supone un buen impulso en la clasificación. Y vencer fuera, que, por fin, vuelve a ser un hábito cotidiano. El Sevilla sigue su camino en Liga, cumpliendo un objetivo que cada vez asienta con más fuerza. Ahora toca la Champions, donde deberá cerrar una clasificación histórica y más que necesaria.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Foto: SPORT