David Ruiz

Real Club Celta 1 – 1 Sevilla FC – Rescata un partido que complicó Fazio

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

cel sfc 11

Punto de oro el que ha conseguido el Sevilla en Balaídos. La expulsión de Fazio obligó al Sevilla a trabajar un encuentro que tuvo cuesta arriba desde el 25. Carriço adelantó a los sevillistas en una buena primera mitad, pero sufrió en la segunda con un Celta muy superior. El gol de Beauvue firmó el empate final y pone la Champions de nuevo a ocho puntos. 

R.C CELTA: Sergio Álvarez; Jonny (Guidetti, m. 61), Cabral, Sergi Gómez, Planas; Pablo Hernández, Radoja (Marcelo Díaz, m. 61), Wass; Beauvue, Aspas, Bongonda.

SEVILLA FC: Rico; Mariano, Rami, Fazio, Escudero; Iborra, N’Zonzi; Reyes (Banega, m. 63), Krohn-Dehli, Konoplyanka (Vitolo, m. 57); y Llorente (Gameiro, m. 68)

GOLES: 0-1, m. 43: Carriço. 1-1, m. 64: Beauvue.

ÁRBITRO: Velasco Carballo (Colegio madrileño). Mostró amarilla a Fazio (3′ y 24′), Sergi Gómez (8′), Bongonda (27′), Konoplyanka (33′), Aspas (40′) y Escudero (71′). Expulsó por doble amarilla a Fazio.

INCIDENCIAS: Balaídos. 15.000 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA FC: Mariano

No fue el mejor de los regresos. Fazio cometió un error de infantil que obligó al Sevilla a reajustar su sistema y trabajar durante 65 minutos en inferioridad numérica. Lo hizo bien en la primera mitad, pero sufrió demasiado en la segunda salvando un punto de un partido que pudo caer del lado gallego. Se le sigue resistiendo la victoria al Sevilla esta temporada.

Una victoria que parecía más que probable si se hubiera acabado en igualdad de condiciones, pues el Sevilla compitó bastante bien y ahogó el sistema de transiciones que propone Berizzo. Bajo la premisa clara de buscar centros laterales y juego directo hacia Llorente, el Sevilla limitó en los primeros 45 minutos las opciones ofensivas del Celta. Se mostraba sólido y compacto en el centro del campo.

El partido llegaba al ecuador de la primera mitad sin ocasiones de gol, pero daba la sensación de que los nervionenses controlaban la situación. Pero todo cambió. El encuentro daría un giro cuando Fazio tomó protagonismo. Una entrada absurda del argentino, teniendo ya cartulina amarilla, le costó la expulsión en el minuto 25 obligando a los suyos a jugar en inferioridad lo que restaba de partido.

Parecía que el Sevilla iba a estar condenado a sufrir, pero lo cierto es que aguantó bien, al menos en la primera mitad. Incluso se iba a permitir el lujo de adelantarse en el marcador. El Sevilla lo apostaba todo a las segundas jugadas y al balón parado porque Emery sabía que fue la baza que mejor le funcionó en Copa. Y volvería a funcionar.

Carriço, que hoy inició en el centro del campo, pero que tras la expulsión de Fazio ocupó la zona central, remataba a gol un rechace que quedaba muerto en el área tras un córner sevillista. Era el 0-1 y llegaba en el minuto 43, justo antes de un descanso que no le vendría del todo bien al Sevilla, pues salió con menos intensidad en los segundos 45 minutos.

El Celta empezó desde el inicio del segundo acto a acosar la meta rival y el Sevilla decidió permanecer en área propia. Ofensivamente no existía. La tuvo de todos los colores el conjunto gallego, pero el gol se le resistía. Fue entonces cuando Emery, viendo que los suyos sufrían sin poder sumar posesiones de balón, decidió meter a Banega, pero lo cierto es que el argentino no entró en el partido.

Berizzo decidió arriesgar dando entrada a Guidetti y Marcelo Díaz, que sí consiguieron lo que su entrenador buscaba. El doble cambio activó más aún al Celta en ataque y consiguió el empate. Beauvue remató en boca de gol un buen centro lateral raso de Guidetti. Con el empate llegó el asedio. El Celta dio amplitud a sus hombres de banda y empezó a dañar al Sevilla por fuera. No salían los de Emery.

Entró Gameiro para buscar espacios, pero tampoco pudo enlazar ninguna contra sevillista. El partido mascaba la tragedia blanquirroja, que sufrió por los costados a pesar del enorme encuentro que realizó Mariano, pero no tendría final trágico. Las continuas acometidas celestes murieron en la orilla. Bien defendidas por un Sevilla que se dedicó a achicar agua y a olvidarse de su faceta ofensiva.

El punto deja a los de Emery quintos a ocho de la cuarta plaza, pero pierde el gol average con un Celta que promete seguir siendo su rival directo hasta final de temporada. Se resiste la victoria un partido más, aunque volvió a seguir sumando. Ya son cinco los partidos que el Sevilla lleva invicto en este 2016, una línea claramente ascendente. El camino es el correcto.

Twitter: DAVID RUIZ (@Davidrm19)

Foto: LA LIGA