David Ruiz

Sevilla FC 1 – 1 Celta de Vigo – El castigo de no tener gol

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

El Sevilla FC empató en su debut de temporada en el Ramón Sánchez Pizjuán. Dominó y generó más ocasiones que el Celta, que solo metió la única ocasión que dispuso, pero no fue suficiente para dejar los tres puntos en Nervión.

.

SEVILLA FC: Vaclik; Navas, Carriço, Diego Carlos, Reguilón; Fernando, Jordán (Franco Vázquez, m. 70), Banega; Nolito (Rony Lopes, m. 78), Munir (Bryan Gil, m. 54) y De Jong.

CELTA: Rubén, Kevin Vázquez (Hugo Mallo, m. 64), Aidoo, Araujo (David Costas, m. 75), Olaza, Beltrán, Lobotka, Brais Méndez, Denis Suárez, Iago Aspas y Toro Fernández (Santi Mina, m. 52).

GOLES: 1-0 (m. 80): Franco Vázquez. 1-1 (m. 83): Denis Suárez

ÁRBITRO:  Del Cerro Grande (Comité madrileño). Amonestó con tarjeta amarilla a Kevin Vázquez (m. 23), Munir (m. 33), Brais (m. 47), Diego Carlos (m. 54), Fernando (m. 78) y Bryan Gil (m. 85).

INCIDENCIAS: Estadio Ramón Sánchez Pizjúan ante 37.800 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA FC: Fernando

El Sevilla se ha dejado los primeros dos puntos de la temporada en un encuentro que dominó y que no hacía presagiar que se le escapara. Principalmente, porque la primera parte fue positiva y de dominio. Los de Lopetegui controlaron bien, pero empezaron a faltarle ideas ofensivas a medida que pasaban los minutos. Volvió a ser sólido atrás, pero le faltó gol arriba.

Comenzó pujante el equipo nervionense ante su afición. El ambiente rezumaba ganas e ilusión por el inicio de temporada y lo cierto es que el equipo fue fiel reflejo de esas sensaciones: presión, dominio con balón y seguridad en cada acción ofensiva. Había ganas de que entrara el primero y el Sevilla trabajó para ello, pero el Celta se iba a defender bien en los primeros 45 minutos.

Los de Fran Escribá, que apenas pasaron de su propio campo, esperaban en campo propio y era el Sevilla el que atacaba en posicional. Los primeros 20 minutos fueron buenos, con cambios de orientación excelentes de Carriço y Jordán que hacían bascular al Celta, pero los centros normalmente de Jesús Navas no encontraban rematador.

Los minutos se fueron sucediendo bajo esta misma premisa. Un Sevilla dominador que buscaba la profundidad y el centro, pero poco a poco esa impronta de los minutos iniciales se fue apagando. El Celta cogió algún contragolpe e incluso tuvo algún tramo de dominio con balón, eso sí, sin generar excesivo peligro. Necesitaba agitar el Sevilla en su fase ofensiva.

En la segunda mitad el Celta iba a ajustar mejor los cambios de orientación sevillista y lo cierto es que el equipo local se hizo más previsible. Lopetegui dio entrada a Bryan Gil, que intentó agitar, pero no consiguió profundizar, y posteriormente a Franco Vázquez para cambiar del 4-3-3 al 4-2-3-1. El técnico vasco buscaba variantes pero le faltaba remate.

Y no porque Luuk de Jong, su referencia en el día de hoy, no estuviera acertado de cara a puerta. Más bien apenas dispuso de oportunidades en el área, donde es letal, y tuvo que jugar mucho fuera de ella, donde es más mundano. Nolito la pedía al pie y demasiado abierto, lo que restaba sorpresa por fuera a las llegadas de Reguilón. Aún así, el Sevilla tenía un plan y lo seguía intentando.

El Celta, por su parte, no se salía del guión. Repliegue intensivo y buscar alguna transición. El Sevilla se mostró sólido en esa faceta y aunque cedió en algunos tramos el balón, apenas sufrió. Tendría que ser a balón parado como se desatascara el encuentro. Centro excelente de Banega que Franco Vázquez remataba a gol de forma magistral. Se ponía por delante de forma merecida.

Pero el fútbol no es justo y menos cuando tienes el más mínimo error. La única indecisión defensiva sevillista le iba a costar caro al conjunto de Lopetegui, que aún celebraba el gol del Mudo cuando Denis Suárez iba a empatar el partido. Sería en una jugada interior  con una serie de pases que le llegaría al gallego en la frontal y que iba a conseguir batir a Vaclik con un escorzo poco ortodoxo pero efectivo.

Los minutos finales serían un quiero y no puedo del equipo sevillista. No tenía ideas y los centros a Luuk de Jong no se producían con claridad. Adoleció el conjunto hispalense de un plan B que dinamizara el ataque y el Celta pudo aguantar bien el resto del encuentro. Vino a por le empate, y lo consiguió. Un punto que sabe a pinchazo y que puede llegar a generar dudas en determinados aspectos.

La primera de ellas, la delantera. De Jong sirve en determinados contextos, pero si no está bien nutrido de balones pierde muchos enteros. Necesita el Sevilla ahí a un delantero de otro corte. Monchi irá a por el en el mercado. Quedan aún unos pocos días para su cierre y el club tiene la oportunidad de maquillar una buena plantilla con algo más que necesario y que adolece: el gol.

Twitter: DAVID RUIZ (@DavidRM19)

Fotos: QUICO PÉREZ-VENTANA