David Ruiz

Tsartas: La zurda de seda

Escrito por David Ruiz. Creado en Más Fútbol, Sevilla FC

Tagged: , , , , , , , ,

Un montaje de Palangana.com

Si el Sevilla ha destacado por algo en los últimos años es por ser la cuna de grandes futbolistas de talla mundial. A la memoria se vienen nombres como Suker, Zamorano, Reyes, Dani Alves, Jesús Navas o Negredo. Jugadores que han dejado huella en el conjunto sevillista pero que en su mejor momento deportivo pusieron rumbo hacia clubes de mayor nivel. Sin embargo, en la década de los noventa el Sevilla FC tuvo un ídolo que no abandonó las filas del conjunto de Nervión hasta que decidió volver a su Grecia natal. Un ídolo que se ganó el cariño de la afición a base de goles, pases y “olés”.  Hablamos de la elegancia griega personificada, hablamos de Vassilis Tsartas.  

El griego tenía clase, era un autentico artista del Balompié. Su zurda era de quilates, de seda, pues ponía el balón donde quería con sus magníficos centros y golpeos de balón. Un consumado especialista a balón parado, sobre todo en faltas directas, que consiguió multitud de goles para su equipo.

Su llegada al conjunto sevillista se produjo en 1996 y fue una auténtica sorpresa. El fútbol griego era muy desconocido, no tenía grandes estrellas y no había muchas esperanzas en un centrocampista ofensivo cuyo mayor logro era haber liderado el AEK de Atenas. Para sorpresa de muchos, acabaría liderando al Sevilla FC.

Su primer año fue difícil. No contó con continuidad ni minutos hasta los últimos dos meses donde se destaparía como el gran jugador que era y anotaría dos goles. No obstante, no fueron suficientes para evitar el descenso del Sevilla en 1997. El año siguiente sí fue clave, tras un verano convulso en el que sonó  su fichaje por el Racing de Santander, el griego se centró de lleno en el Sevilla y desplegó toda la calidad que atesoraba.

Sus dos goles ante el Villareal en la Promoción de Ascenso de aquel año son fiel reflejo de que Vassilis Tsartas comenzaba a labrarse un nombre en el sevillismo. En la temporada siguiente en Primera División el Sevilla no consiguió ser un equipo sólido y estuvo en la parte baja durante prácticamente toda la temporada. La única estrella que iluminaba a un pobre Sevilla era la de Tsartas, de quien se rumoreaba su fichaje por grandes clubes de Europa.

Uno de ellos, el Real Madrid, sonó con fuerza. Sin embargo, el por aquel entonces entrenador John Benjamin Toshack negó su fichaje comentando que no quería al jugador. En un posterior enfrentamiento entre Sevilla y Real Madrid, Tsartas conseguiría un gol de falta que supondría la destitución del técnico galés como entrenador del conjunto blanco. El fútbol y sus cosas.

Pero hay un partido que permanece en la retina de todos los sevillistas de aquel año: el partido contra el FC Barcelona de la temporada 99/2000. El propio Tsartas reconoce que se trata del mejor partido que recuerda como jugador del Sevilla FC. En aquel partido el Sevilla perdía 1-2 en el minuto 67 y el griego apareció en los minutos finales para dar dos pases antológicos y dejar un definitivo marcador de 3-2.

Tras el descenso consumado en esa temporada el club se vio en una situación económica delicada y tuvo que vender a sus mejores jugadores, entre ellos un Vassilis Tsartas que se marchó triste y con la sensación de que en otro Sevilla, habría liderado grandes logros.

En los cuatro años que estuvo en Sevilla, disputó un total de 140 partidos de Liga y consiguió marcar 44 goles, con una media aproximada de 10 goles por temporada. A pesar de dejar pasar a muchos equipos que pedían su fichaje, decidió acabar su contrato en el equipo que lo había dado a conocer y volver a su tierra natal. Todo un romántico del fútbol Vassilis Tsartas, pocos jugadores pasarán por el club hispalense con tanta clase y con tanta calidad almacenada en su pierna izquierda.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Foto: Palanganas.com