Un Sevilla GRANDE conquista su tercera UEFA

Escrito por Number 1 Sport. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , ,

635357086532946591w

El Sevilla FC, que supo competir en Turín ante un buen Benfica, se hace más GRANDE y conquista su tercera UEFA Europa League.

Sevilla Fútbol Club: Beto, Coke, Pareja, Fazio, Alberto Moreno, Carriço, Mbia, Reyes (Marin, min 77; Gameiro, min 103), Rakitic, Vitolo (Diogo Figueiras, min 110), Bacca.
Benfica: Oblak, Maxi Pereira, Luisão, Garay, Siqueira (Cardozo, min 97), André Gomes, Amorim, Gaitán (Cavaleiro, min 118), Sulejmani (André Almeida, min 25), Lima y Rodrigo.
Lanzamientos de penaltis: 0-1: Lima, marca. 1-1: Bacca, marca. 1-1: Cardozo, para Beto. 2-1: M’Bia, marca. 2-1: Rodrigo, para Beto. 3-1: Coke, marca. 3-2: Luisao, marca. 4-2: Gameiro, marca.
Árbitro: Felix Brych (Alemania). Amonestó a los sevillistas Fazio (m.11), Alberto Moreno (m.12) y Coke (m.98) y a los benfiquistas Siqueira (m.29) y Almeida (m.100).
Estadio: Juventus Stadium de Turín.
El Number 1 del partido fue Beto.

El Sevilla FC se proclamó por tercera vez campeón de la UEFA Europa League tras ganar al Benfica por 4-2 en la tanda de penaltis de la final, que había concluido con empate a cero. Beto detuvo los lanzamientos del paraguayo Cardozo y del exceleste Rodrigo y el Sevilla FC anotó todos los lanzados por medio de Bacca, M’Bia, Coke y Kevin Gameiro.

Partido emocionante e intenso con ocasiones para ambos en el tiempo reglamentario. El Sevilla FC llegó al límite de sus fuerzas, fue mejor en la tanda decisiva y prolongó la maldición europea del Benfica, aquella de Bela Guttmann que le auguró no ganar nunca más en el continente tras su despido hace medio siglo. Si el año pasado perdieron la final en el último instante, esta vez las paradas de Beto en la tanda de penaltis apartaron a las Águilas.

Como hace siete años en Glasgow, la segunda Liga Europa ante el Espanyol, el equipo más grande del sur de España volvió a tener de cara la tanda de penaltis. El Benfica no supo transformar en gol las ocasiones que tuvo, sobre todo en el segundo tiempo, y lo pagó muy caro. Los pronósticos daban como favorito al equipo que dirige Jorge Jesús, que se presentó en la final después de eliminar a rivales de peso como el Tottenham inglés o en las mismas semifinales al Juventus, pero porque además llegaba como campeón de la Liga lusa, de la Copa de la Liga y clasificado para jugar también la final de la Copa de Portugal.

El Benfica tomó el mando del partido y exigió mucho al Sevilla FC, que pronto vio cómo dos jugadores se cargaron con tarjetas amarillas, Fazio y y Alberto Moreno, éste por una fuerte entrada sobre el serbio Miralem Sulejmani que, dañado en la caída, incluso motivó que el jugador del Benfica fuera sustituido poco después por André Almeida. Beto tuvo que tapar huecos ante la presencia peligrosa de Garay antes de que se cumpliera el cuarto de hora y estar muy atento ante un rival que iba a por el partido.

El Sevilla FC, con un claro esquema de arroparse atrás y de buscar la oportunidad con la visión de juego de Iván Rakitic y la definición de Bacca, nunca estuvo a gusto sobre el césped y también pecó en exceso de imprecisiones que le daban vida al Benfica. Así, ya en los últimos minutos de la primera mitad, Beto tuvo que intervenir con acierto en dos ocasiones casi consecutivas del Benfica que no se tradujeron el gol, además de que en los últimos lances las Águilas reclamaron un penalti de Fazio al argentino Nicolás Gaitán que el árbitro alemán Felix Brych no consideró y que hubiera supuesto la expulsión del central sevillista.

La segunda parte empezó como acabó la primera, con verdaderos agobios del Sevilla FC en la defensa ante el empuje de los portugueses, que tuvieron claras ocasiones pero que no supieron traducirlas en goles. El centro del campo fue del Benfica y el ataque con las bandas constante, pero ese dominio le pudo también costar caro en alguna incursión del adversario, como en un balón que llegó a Reyes y que no supo definir ante la salida del meta esloveno Jan Oblak.

El tiempo corrió a favor del Sevilla FC con el 0-0 en la misma medida que las ansias de ganar del Benfica, lo que produjo algunos huecos por donde los hispalenses crearon peligro y equilibraron algo la contienda mediado el segundo período. Así se entró al último cuarto de hora, en el que ya un tanto parecía que podía ser definitivo, como pudo llegar en un remate de Lima con paradón de Beto o un cabezazo de Garay que se le fue fuera en un tramo final de asedio lisboeta que no tuvo éxito y que dio paso a una prórroga con dos equipos muy cansados pero, como en todo el partido, con más intenciones de los portugueses pese a que Bacca tuvo una clarísima que desperdició solo ante Oblak en el minuto 101.

La segunda parte de la prórroga tuvo poca historia, con todos sobre el terreno fundidos por el desgaste, con constantes calambres musculares (el Sevilla FC ha jugado 19 partidos en esta Europa League) y también atenazados por el miedo a perder, con lo que se dio paso a la tanda de lanzamientos desde el punto de penalti, que se produjo en la portería donde estaban los seguidores sevillistas.

El Sevilla FC hizo un pleno de cuatro lanzamientos, con la definitiva del francés Kevin Gameiro y el Benfica logró dos y tuvo los fallos de Rodrigo y el paraguayo Óscar Cardozo ante la buena respuesta de Beto, con lo que el trofeo se lo adjudicó el equipo de Nervión, el más grande y laureado de todo el sur de España.

Twitter: @NUMBER1Sport
Foto: EFE