David Ruiz

Villarreal CF 4 – 0 Sevilla FC – Bochornosa desconexión

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , ,

El Sevilla FC cayó de forma estrepitosa en Villarreal con dos partes bien diferenciadas. Los de Lopetegui dominaron a los de Emery en los primeros 45 minutos e incluso se merecieron ir por delante en el marcador, pero Bacca, que acabaría haciendo un hat-trick, adelantó a los amarillos. En la segunda, una expulsión tempranera de Diego Carlos tras el segundo del Villarreal destapó las vergüenzas de un Sevilla que, a pesar de todo, puede acabar tercero.

VILLARREAL CF: Asenjo; Funes Mori, Albiol, Pau Torres, Moreno; Yeremi Pino (Dani Raba, 67′), Trigueros, Parejo (Costa, 82′), Moi Gómez; Gerard Moreno (Baena, 81′), Bacca (Niño, 81′).

SEVILLA FC: Bounou; Acuña, Diego Carlos, Koundé, Navas; Gómez (Gudelj, 58′), Fernando, Rakitic (Oliver, 69′); Ocampos (Franco Vázquez, 78′), De Jong (En-Nesyri, 58′), Suso (Arnaiz, 69′).

GOLES: 1-0 M. 34 Bacca; 2-0 M. 47 Bacca; 3-0 M. 66 Gerard Moreno; 4-0 M. 79 Bacca

ÁRBITRO:  Cuadra Fernández (balear). Mostró tarjeta amarilla a Diego Carlos y Acuña. Diego Carlos expulsado por doble amarilla.

NÚMERO 1 DEL SEVILLA FC: Papu Gómez

Partido para olvidar del Sevilla. Sensaciones negativas, falta de competitividad y errores imperdonables determinaron una segunda parte hispalense que en nada se pareció a la primera, donde no solo compitió, sino que mereció ganar. No había mucho en juego, pues para adelantar puestos en la tabla dependía de terceros, pero no estuvo a la altura. Y eso que aunque el Madrid ganó, el Barça pinchó y podría depender ahora mismo de la tercera plaza…

Pero las pajas mentales mejor dejarlas en otra ventanilla. Porque en liga el único objetivo es afrontar cada partido sin atenciones externas y parece que el Sevilla miró mucho de reojo una vez llegó al descanso el La Cerámica. Tras una primera parte sublime donde los de Lopetegui dominaron con y sin balón, se esfumó todo en la segunda. Tuvo mucho que ver que el Villarreal anotara en el único acercamiento que tuvo.

Porque Bacca, que encontró su tarde de gloria con tres tantos, iba a hacer el primero cuando menos lo merecían los locales. Un córner bien botado por Parejo y mejor rematado por el colombiano que aplacó el ímpetu del Sevilla. Tras el gol, el dominó hispalense fue mejor, pero en ningún momento se puede decir que perdió la cara al partido. Cosa que sí haría en la segunda mitad.

De entrada llegó la pájara y la desconexión. El centro del campo sevillista arrancó la reanudación concediendo metros para que el mejor jugador del Villarreal, Gerard Moreno, filtrara un pase a la espalda que el delantero cafetero se encargaría de definir como en Nervión bien conocen. Con el 2-0 ya las escasas opciones de terminar bien la jornada se esfumarían, pero es que minutos más tarde Diego Carlos iba a ser expulsado.

El brasileño, que ya había visto una amarilla en la primera mitad, vio la segunda en una acción sobre Gerard Moreno que dejaría a su equipo con 10 para dar paso al bochorno hispalense. El partido ya estaba acabado, pero la actitud de los de Lopetegui no invitó a pensar que, al menos, quedaba el orgullo. Rakitic y Bono iban a cometer errores groseros que costarían el tercer y cuarto tanto groguet, y las manos a la cara de los aficionados sevillistas.

Lo mejor para el Sevilla es que aún tiene los mismos objetivos en juego, aunque ahora, si cabe, es más difícil de conseguir. Deberá ganar al Alavés para alcanzar los 77 puntos y ser el mejor Sevilla de la historia en puntuación, algo para nada baladí. Además, si esto ocurre y el Barça pierde en su visita a Ipurúa, los de Nervión acabarían la liga terceros. Nada empañará una temporada sevillista excelente, pero mejor no acordarse del encuentro de hoy.

Por : David Ruiz

Fotos : SEVILLA FC