¿Y quién apoya a la afición?

Escrito por Rafael Sarmiento. Creado en Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , ,

A pesar de la excusa de la mala suerte a la que se alude desde la planta noble del Sevilla FC, lo cierto es que el club se enfrenta a no pocos problemas en los últimos tiempos. Lo de la mala suerte es cierto, la hemos tenido, pero hay más. Mucho más. Y uno de esos grandes problemas es, sin duda, el lamentable aspecto que, partido tras partido, presenta el estadio.

Empezando por los Biris. Ya he dicho varias veces que tienen razón en buena parte de sus reivindicaciones, pero que se equivocan en la manera de expresarlas. No animar y adoptar la actitud que están adoptando perjudica al Sevilla, por encima de la directiva ante la que se quejan. Sin embargo, también he dicho que esa directiva es la responsable última de todo lo que ocurre en el club. Y que es hora de que Del Nido se aplique su propio cuento. Si en su día aseguró que hablaría hasta con el Diablo si eso beneficiara al Sevilla, ya está tardando en hacer lo necesario para solucionar este asunto, de la forma que sea. Hablar con los Biris es muchísimo menos grave que hacerlo con el Diablo, como cualquier persona normal podrá entender.

Sin embargo, ni siquiera este problema del ambiente en el estadio queda ahí. También esto en particular va más allá del enfrentamiento entre la directiva y ese sector de la afición. No hay más que ver las entradas que se están viendo a lo largo de lo que va de temporada. Es evidente que el impacto de la crisis económica que venimos padeciendo desde hace ya demasiado tiempo se nota una barbaridad. Si a eso le unimos la decepcionante marcha del equipo, pues todo se agrava aún más.

Pero el colmo es el la designación de fechas y horarios que estamos padeciendo. Decía alguien ayer que no se recordaba una competición de Copa del Rey más desangelada que la de esta temporada. Y no es de extrañar, teniendo en cuenta cuando se juegan los partidos, la mayoría en días laborables y a horas en las que, quien tiene la suerte de tener empleo, está trabajando.

El último encuentro del Sevilla en esta competición, que le enfrentó al Mallorca en la vuelta de octavos, es el mejor ejemplo.


La pobrísima entrada que hubo y el hecho de que la eliminatoria estuviese resuelta desde el partido de ida hizo que aquello apenas pasara de partidillo de entrenamiento. Y eso sirvió a algunos para incidir en esta problemática que acucia al club.

No obstante, yo considero que, en referencia a este partido en concreto, es bastante injusto pronunciarse así. Creo que hay motivos de sobra para responsabilizar a la directiva del mal ambiente en el estadio (asunto Biris, precios de los abonos, silencio ante las tropelías de las televisiones, bajo nivel de la plantilla, etc.) como para echarle en cara también otras cosas que no están tanto en su mano. No era el partido más idóneo para sacar conclusiones en este sentido, dado el horario y el resultado de la ida. Es más, a mí me sorprendió la entrada que hubo. Me esperaba bastante menos. En verdad, me esperaba a cuatro gatos mal contados.

Y esto me lleva a la siguiente reflexión: Si teniendo en cuenta lo mal que está el equipo, el horario tan aberrante que se impuso al partido, el hecho de que la eliminatoria estuviese resuelta y el desagradable ambiente que todos sabemos que nos espera cuando vamos al Sánchez – Pizjuán, hubo más de un tercio de entrada, ¿no es sensato pensar que esas entradas volverían a ser más que aceptables si el tema de los Biris se arregla y el equipo remontara un poquito el vuelo? No mucho, sólo un poquito.

Pues que los responsables se ponga a ello, cada uno en su parcela, ya que la afición está ahí, esperando a que dejen de martirizarla de una parte, de otra y de la de más allá. Porque siempre se pide que la afición debe apoyar al equipo, pero de vez en cuando sería bueno plantearse la pregunta de quién apoya a la afición.

Twitter: @Ravesen_
Foto: Nacho Mateos