España consigue la sexta Eurocopa tras derrotar a Rusia

Escrito por Carlos Martinez. Creado en Más Deportes

Tagged: ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

La selección española de fútbol sala conquistó en Croacia su sexta Eurocopa, cuarta consecutiva, tras derrotar a Rusia en una final donde fue capaz de levantar un partido que tenía prácticamente perdido.


El desenlace del partido fue épico, puesto que el equipo español consiguió forzar primero la prórroga, y rematar en el tiempo suplementario después. Justo, sí, merecido, también. Pero que sin la fe y esa pizca de suerte de un campeón podríamos estar hablando del fin del dominio español.

Desde el principio se notó el respeto que España, como rey, y Rusia, como aspirante, se tenían. Hasta después de los diez primeros minutos no se vio a una Selección valiente. No obstante, sus intentos se toparon con un Gustavo, meta ruso-brasileño, que opositaba para héroe de la final.

Tras el descanso, Rusia salió mejor y logró, a falta de seis minutos, su gol, gracias a un tiro cruzado de Pula. Jarro de agua fría… pero había tiempo. Venancio no esperó más y sacó al portero-jugador. Cirilo, otro ruso-brasileño, también le echaba una mano a España autoexpulsándose. Pero ni la inferioridad numérica momentánea hizo posible el empate.


Corría el tiempo, sólo quedaba un minuto, el título se esfumaba… Hasta que a falta de 34 segundos, Sergio Lozano, el máximo goleador de la Liga que aún no se había estrenado en la Eurocopa, lanzó a puerta con la suerte de que su tiro rebotó en Nugumanov y despistó a un Gustavo que a esas alturas parecía inexpugnable. Tanto de fe que valía una segunda oportunidad en la prórroga.

Y lo que había parecido un milagro, el destino lo volvió a repetir. A falta de dos minutos para que el título se decidiera en la lotería de los penaltis, Lozano, en un disparo idéntico, esta vez rebotado en Pereverzev, volvía a descolocar al ya descreído Gustavo. Rusia lo intentó hasta el límite, pero se topó con Amado y, de postre, con el gol de Kike sobre la bocina, que certificó el triunfo de una España que si puede presumir hoy de sexta Eurocopa es porque nunca dejó de creer.

Twitter: @NUMBER1Sport



 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn