La batalla de Salvador Cabañas

Escrito por Joaquin Bejarano. Creado en Más Fútbol

Tagged: , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Salvador Cabañas sufrió hace dos años un atentado que casi le cuesta la vida, ahora con algunas secuencias irreversibles lucha por volver al lugar que nunca debió abandonar.

Algunos de ustedes recordarán a Salvador Cabañas, otros quizás ahora mismo intenten recordar algo porque su nombre les resulta familiar, y a muchos puede que no les suene de nada, pero todos o casi todos ya se habrán olvidado de él.

Salvador Cabañas (05/08/80), delantero internacional paraguayo pasaba por uno de los mejores momentos de su carrera deportiva a principios de 2010, tenía prácticamente todo con lo que puede soñar un futbolista: éxito deportivo, reconocimiento, prestigio, galardones y un buen sueldo. Para recordar un poco sus méritos futbolísticos, cabe destacar que Cabañas disputó el Mundial 2006 con Paraguay, fue elegido mejor futbolista en Sudamérica en 2007, máximo goleador de la Copa Libertadores en 2007 y 2008 y máximo goleador paraguayo en la ronda de clasificación de la CONMEBOL de cara al Mundial de 2010, formando junto a Roque Santa Cruz y Nelson Valdez una de las delanteras más temidas del continente sudamericano.

La noche del 25 de Enero de 2010, Salvador Cabañas fue víctima de un atentado recibiendo un disparo en su cabeza, el jugador estuvo varios días en coma en estado crítico, los médicos que le operaron prefirieron no extraer la bala de su cabeza debido al riesgo que ello implicaría, por lo que decidieron que lo mejor para salvar su vida era que la bala quedase alojada para siempre en el interior.

Una vez superado el estado más crítico, Cabañas tuvo que superar duros meses de rehabilitación, desde poder recuperar las funciones básicas como el habla o el movimiento de sus extremidades hasta lograr conseguir una total movilidad y coordinación de su cuerpo. Una recuperación  muy dura y costosa  en lo económico también, problemas de contrato con su equipo el Club América de México durante estos dos largos años y el elevado precio de su tratamiento psicomotriz llevaron al jugador al borde de la quiebra.

Sorprendentemente Salvador Cabañas fue mejorando hasta tal estado que soñó con volver a vestir de corto sobre un terreno de juego, aunque tenía varios condicionantes en su contra: la pérdida casi total de visión en su ojo izquierdo, y el recuerdo de la bala alojada en su cabeza; relativo a esto último los médicos le aconsejaron que en caso de volver a jugar aunque fuese en un partidillo entre amigos, se abstuviese de rematar de cabeza el balón por el gran peligro que tendría una vibración brusca de la bala en su cerebro.

Cabañas intentó regresar al América ya que “las águilas” seguían teniendo la propiedad de sus derechos, pero no lo consiguió; lo intentó también en la propia selección paraguaya y el Olimpia de Asunción con el mismo resultado negativo, aunque el club paraguayo sí le permitió entrenarse con ellos sin condición. Finalmente sería el modesto 12 de Octubre Football Club de la ciudad de Itauguá, (a unos 30 kms de Asunción), el que le diera la oportunidad de volver a sentirse jugador, se da la circunstancia de que es el mismo club en el que Cabañas empezó su carrera deportiva.

De la mano de Rolando Chilavert (hermano del famoso guardameta) Cabañas volvió a mediados del mes de Abril a sentirse futbolista, lo hizo en la 1ªB metropolitana (equivalente a la 2ªB Española), muy lejos del glamour de los campeonatos que disputaba antaño, de pertenecer a uno de los equipos con mayor presupuesto en América (el mayor sin duda antes del reciente crecimiento Brasileño) y sobretodo muy lejos de los 120.000 euros mensuales que cobraba en las águilas de México.

Hace unos días el club 12 de Octubre se proclamaba campeón de su liga logrando así el ascenso a la división intermedia, lo hizo ya sin Chilavert como técnico, al que el club despidió según ellos por sus modestos resultados pero según el técnico por negarse a poner a Cabañas como titular. El año próximo, el 12 de Octubre intentará su retorno a la División de Honor, categoría que perdió en 2009, aunque no se sabe si lo hará con Salvador Cabañas en sus filas, ya que su contrato es de cesión y habrá de volver a México para negociar su futuro, pero en cualquier caso Cabañas seguirá empeñado en su regreso a la élite y lo consiga o no, más allá de haberle ganado una batalla a la muerte y a un destino que parecía ya marcado para él, Salvador volvió a sentirse campeón y volvió para levantar un trofeo.

Suerte Cabañas, ánimo Mariscal.

Twitter: @Kynette27

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn