Rafa Nadal gana su séptimo Roland Garros y hace historia en París

Escrito por Carlos Martinez. Creado en Más Deportes

Tagged: , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Rafa Nadal venció a Novak Djokovic en la final de Roland Garros por 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5 en tres horas y 49 minutos, y sumó así su séptima victoria en la tierra batida de París, superando el récord masculino del sueco Bjorn Borg.


Rafa Nadal es el Rey en París tras conquistar su torneo hasta en siete ocasiones. Con esta victoria el tenista español consigue su undécima victoria en un Grand Slam, ya que a los triunfos en Roland Garros suma dos más en Wimbledon, uno en el Abierto de Estados Unidos y otro en el de Australia.

Nadal empata en número de grandes con Borg y Rod Laver, se queda a uno de Roy Emerson, a tres de Pete Sampras y a cinco del plusmarquista de la materia, el suizo Roger Federer. Además, se convierte en el tenista que más veces ha ganado el mismo grande junto con Sampras, que sumó siete triunfos en Wimbledon.

El mallorquín, como viene siendo habitual en sus sucesivos triunfos en París, saltó a la grada para saludar a sus familiares y amigos, incluido el jugador de baloncesto Pau Gasol que, como el año pasado, acudió a animarle.

Nadal preserva, además, su puesto de número dos del mundo, que hubiera cedido en caso de derrota en la final contra Djokovic. El número uno mantiene su puesto, pero se ve privado de sumar su cuarto título grande consecutivo, algo que hubiera logrado en caso de vencer en su primera final en París.


Con el séptimo triunfo en Roland Garros Nadal supera a Borg e iguala a la estadounidense Chris Evert, vencedora en 1974, 1975, 1979, 1980, 1983, 1985 y 1986.

La reanudación de la finalísima, que ayer domingo tuvo que ser suspendida por la aparición insistente de la lluvia, siguió el mismo guión que el inicio de la contienda: un Nadal fuerte y seguro, y extremadamente concentrado, parecía amedrentar a un Djokovic más dubitativo. Y eso que el serbio parecía haber dado la vuelta al partido justo antes de que éste quedara suspendido por la aparición del elemento líquido (se había impuesto en la tercera manga, después de que Nadal se anotara los dos primeros sets, y mandaba en la cuarta, 1-2). Pero ni así.

El tenista balear se puso manos a la obra desde el minuto uno rompiendo el saque de Nole a las primeras de cambio y poniendo la igualada en el luminoso (2-2 en el cuarto set). A partir de ahí, ambos mantendrían su servicio hasta el 11º juego. Cuando el luminoso reflejaba un 5-5, Nadal decidió romper. La victoria quedaba en sus manos. Sólo necesitaba conservar su servicio para adjudicarse su séptimo Roland Garros. Y no falló. El balear entra, con esta victoria, en el Olimpo de los dioses, por si no lo estaba ya.

Twitter: @NUMBER1Sport


 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn