Arconada: 43 años del debut del gran Number 1

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Nuestros números 1

Tagged: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Ayer, 22 de octubre se cumplieron 43 años, del debut del portero más grande que ha dado la historia del fútbol español: Luis Arconada Echarri. Fue en la Copa de la UEFA ante el Liverpool.

Era una noche europea, un 22 de octubre de 1975, cuando un joven y desconocido portero que respondía al nombre de Luis Arconada Echarri, hacía su estreno, su debut europeo y con el equipo de su vida: la Real Sociedad. Era un partido de la Copa de la UEFA, ahora Europa League, en el que se enfrentaban el equipo txuri urdin y el Liverpool, uno de los grandes de Europa por aquellos años.

Sin que nadie lo supiera en ese instante, el técnico José Antonio Irulegui hacía debutar al que poco más tarde se convirtiera el mejor jugador de toda la historia de la Real Sociedad, galardón que nadie ha podido arrebatarle pese a los años que han transcurrido desde entonces. El Liverpool venció en el vetusto Atocha, pero la Leyenda de Arconada comenzaba a crecer, para fortuna de todos los que tuvimos la suerte de verle jugar, mandar, parar y volar como nadie.

Desde entonces comenzó un largo caminar, entrenos en Zubieta, vuelos imposibles en tocha y por todos los campos de la geografía española donde se iba convirtiendo en el gran ídolo del fútbol español, titular indiscutible en la Real Sociedad y fijo en la selección española, Todos los niños de aquella época soñábamos con ser como Arconada, lucíamos su clásica camiseta negra y celeste de adidas, y sus características medias blancas.

Y 43 años más tarde de ese debut, Arconada sigue manteniendo intactos sus fieles seguidores como demuestran las páginas que en Facebook han abierto como homenaje al guardameta donostiarra: Luis Arconada Echarri, Arconada Número 1, Museo Luis Arconada… El fruto del trabajo bien hecho, la trayectoria deportiva de un profesional ejemplar criado en la inagotable cantera del fútbol vasco, que tomó la alternativa debutando como los grandes, en Europa, de la mano de Irulegui, el primero que apostó en sus grandes virtudes, y cuidado con mimo por Javier Expósito.

Desde entonces, y hasta el día de su retirada, un ejemplo e ídolo de masas, no sólo de infinidad de niños que soñaron ser como él, sino de grandes como Iker Casillas, Andrés Palop o el delantero internacional Alfonso Pérez Muñoz. En su haber, 551 partidos oficiales con la Real Sociedad, de los que 414 fueron de Liga, más 68 con la selección española donde fue el primero en batir los récords por aquel entonces inamovibles de Ricardo Zamora (46) y José Ángel Iríbar (49 internacionalidades).

A ello hay que unir que también fue pionero en el Trofeo Zamora al ganarlo en tres ocasiones de forma consecutiva, siendo el que mejor promedio lograba (20 goles en 34 partidos) formando parte de ese cuarteto de privilegiados que han ganado los cuatro títulos de la Real: Las Ligas de 1980-81 y 1981-82, la Supercopa de España de 1982-83, la primera que se jugó donde golearon al Real Madrid en la final y la Copa del Rey de 1986-87 en la que fue vital al detener dos penaltis.

Pero Luis Arconada fue mucho más que todo esto, una Leyenda, de esas que tras el paso de los años siguen fuerte, vivas eternamente, como Cruyff, Yashin, Beckenbauer… Muchos piensan que su gloria o trascendencia internacional podría haber sido aún mayor si hubiera aceptado algunas de las ofertas millonarias de los equipos que intentaron su fichaje: FC Barcelona, Real Madrid, Manchester United, Milan, Atlético de Madrid…

Ofertas que nunca se planteó pese a los numerosos ceros de la misma, ya que su deseo fue jugar siempre en el equipo de su tierra, la Real Sociedad, el equipo de su alma. Arconada fue el primer ídolo del fútbol moderno, el referente de grandes porteros que le sucedieron en la portería del fútbol español como el gran Iker Casillas. Los focos se fueron apagando pero su luz sigue brillando con fuerza, tanto que si cerramos los ojos y dejamos volar la imaginación seguimos escuchando ese cántico que como Arconada, seguirá siendo eterno: ¡No pasa nada, tenemos a Arconada!

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: Columna Cero y Marca

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn