El corazón de Sergio Rico

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Nuestros números 1, Number1 opina, Sevilla FC

Tagged: , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

No estaba viviendo su momento más dulce, él lo sabía, y las críticas recibidas tras los goles de Getafe en Liga y Leganés en Copa, le habían dejado tocado, pero no hundido. Es el Ave Fénix…

Criticado, en una semana muy dura, quizás la más cruel que ha vivido como profesional desde que comenzara a buscar su sueño en los escalafones inferiores de la entidad sevillista hasta su llegada al primer equipo. Hasta entonces, el camino no había sido fácil, ya que nadie le había regalado nada y se lo había ganado como hacen los grandes, poco a poco, sin prisas pero sin pausa.

Luego vino las convocatorias con la selección española, su continuidad en la meta del Sevilla FC, sus sueños hechos realidad, creciendo a cada instante, en lo profesional y en la misma proporción en lo personal, sabiendo que hay abrazos de momentos y abrazos eternos. Los de momentos llegan por parte de algunos aficionados que dependiendo de tu actuación te atrapan para decirte: “eres el mejor”, “vaya partidazo has hecho”…

Esos van y vienen, dependiendo de los resultados del equipo y especialmente de tu actuación personal. Son los que menos importancia tienen porque como otras cosas sin importancia de la vida, van y vienen. Y están esos abrazos de verdad, lo que no tienen más colores que los tuyos, los de la persona, el ganador, pero también el perdedor cuando las cosas no salieron como deseabas. Esos abrazos te atrapan de por vida.

Son los abrazos de la familia, esa que nunca falla, los de sus agentes y amigos, la familia Rodríguez de Moya, que han estado con Sergio Rico desde sus inicios, y los de Alba, su pareja y compañera, su amiga, y la que junto a él aguantó el aluvión de críticas cuando los goles de Getafe y Leganés, mancharon más tinta que la derramada cuando poco después se convertía en héroe al detener un penalti y dar con su actuación la victoria y los tres puntos al Sevilla FC. Es lo que les contaba hace unos días: La famosa soledad del portero.

Por ello, hay que quedarse con la imagen de Sergio Rico una vez detenido ese penalti, y formando con sus manos un corazón con dirección a la grada donde se encontraba su novia, Alba, a la que le dedicó el penalti por su apoyo en esa semana y media muy complicada. Gesto del meta que demuestra también su humildad y ser una persona agradecida y que también ha quedado patente una vez desvelada la historia de apoyo que ha llevado a cabo durante los últimos meses con un niño enfermo.

Antonio es un niño de nueve añitos cuyo ídolo es el meta del Sevilla FC al que le extirparon dos tumores en el cerebro el 19 de octubre de 2017 y al que ha tenido muy presente desde que tuvo constancia desde su existencia como reconoce el padre del crío, Antonio Pretel, que agradece públicamente las atenciones que continuamente con llamadas y visitas para interesarse por el estado de su hijo ha tenido el internacional sevillista.

Es Sergio Rico, una persona agradecida, sencilla y con un corazón que va mucho más allá de unos guantes de portero y un balón de fútbol. El corazón de Sergio es a diario, su mejor parada…

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: Sport y Sevilla FC 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn