Guardiola, el independentista que perdió el norte

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Nuestros números 1, Number1 opina

Tagged: , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Otra vez, una más Pepe Guardiola es noticia, vuelve a hablar de su país como Cataluña y no como España, donde nació, muy a su pesar; algo que al parecer no le permite hacer bien la digestión.

Pepe Guardiola es como el mejor amigo de Forrest Gump, un adelantado para su tiempo. Lo fue a la hora de entrar en el fútbol cuando como recogepelotas del FC Barcelona se hacía notar acercándose a sus ídolos, y para luego endiosarse al ser él quien era la estrella y el que marcaba distancias con los aficionados que buscaban su autógrafo o una foto junto a él.

Cuando alguien olvida tan pronto cuando estaba al otro lado del bando mal asunto y eso es lo que le ha ocurrido al ex jugador y ex técnico del Barça, ex internacional español, sí español pese a que le pese, y ahora flamante técnico del Manchester City, donde se ríe de la Premier League al colocarse el lazo amarillo pese a lo que dicen las reglas del campeonato inglés. Pero Pepe es chulo porque sí, así es esta versión moderna de un genio de los 70 como Pepito Piscinas.

Pero este Pepe, Guardiola, ha sido siempre así. Ya lo era en su época de futbolista cuando perdía la mirada en las concentraciones sobre un punto fijo ajeno a mirar a la cara a quien se dirigía a él. Cuestión de educación, decía mi madre… Y de eso hay veces que le falta un rato al bueno de Pepe Guardiola, genio con el balón en los pies y gran director de orquesta del Dream Team, en el que cree estar todavía para dirigir a sus amigos independentista poniendo en entredicho las sentencias. Tan cobarde como Puigdemont, saca la cara pero de perfil, pronunciándose cuando le conviene para sacar su catalanismo e ideales independentistas.

Ya lo podría haber hecho en su etapa de internacional, para no manchar el orgullo de una camiseta, la española, esa que usted lució en 47 ocasiones y a la que le debe haber sido oro olímpico en su amada Barcelona en el año 92, distinción dorada que no habría logrado si hubiera reconocido su catalanismo e independentismo. Pero fue cobarde y se calló, nada que ver con el ex azulgrana Oleguer que en su día dijo que no iba a jugar con España por ser catalán. Puede gustar o no, pero prefiero alguien que como Oleguer muestra sus ideales cuando estaba en activo que alguien que lo hace ahora, tras su retirada de los terrenos de juego como futbolista, para el clamor popular y baño de masas como si del mismísimo Jocker se tratara.

Cada vez que hablar sube el pan y sí gana adeptos independentistas pero también pierde el cariño y admiración de los que siempre nos hemos rendido a su forma de entender el fútbol. ¿Cómo alguien tan inteligente en el terreno de juego puede ser tan torpe fuera del mismo? La de su última rueda de prensa no ha sido más que otra muestra de esa doble imagen que nos mostraba cuando vestía la camiseta de la selección española para gracias a España, sí Pepe, España, poder tener en su curriculum una participación en un Mundial (USA 1994), una Eurocopa (Bélgica y Holanda en el 2000) además del citado oro en las Juegos Olímpicos de 1992.

“No sé exactamente lo que va a pasar hoy en mi país, en Cataluña”, señalaba Pepe Guardiola. Tú no eres tonto, sino como dice José Mota “eres muy tonto”. ¿Tú país Cataluña? ¿Pero tú no fuiste al colegio y te contaron que Cataluña es una Comunidad Autónoma y no un país? Sí, Pepe sí, como Andalucía, Canarias,  la Comunidad Madrileña, la Extremeña… ¿sigo o ya te has enterado Pepito?

El actual técnico del Manchester City apunta que  “cómo de increíble y pacíficamente están marchando por Cataluña hacia Barcelona para dar apoyo a los políticos y activistas presos desde hace más de un año. Si la gente no estuviera convencida no marcharían millones y millones de personas de todas las ciudades de Cataluña para dar su apoyo. El comunicado que hice fue para pedir que se sienten y hablen. La comunidad internacional debe ayudarnos para resolver el conflicto entre Cataluña y España”. ¿Pacíficamente Guardiola? Vamos Pepe que Inglaterra tiene una hora menos no una semana menos para ¡hablar de pacifismo; igual es que a los independientes no os ponen las imágenes reales de lo que está ocurriendo en Barcelona y alrededores donde la gente tiene miedo, sí, miedo.

Ya el punto de caradura y desfachatez llega al señalar que “tengo amigos personales que van a pasar nueve años en la cárcel por votar. Por pedir votar. Y son millones de personas que pacíficamente van a apoyar a estas personas. Europa debe dar un paso adelante y ayudarnos para resolver este conflicto”. Repito Pepe hay que ser tonto no sino muy tonto para pensar que el resto del mundo se deja engañar con sus palabras. ¿Por votar? ¿O por ir contra un país, contra unas leyes y contra todo lo que se mueva en contra de España?

Su lucha no es la correcta, no por sus ideales sino por ir contra unas leyes, las de un país que aunque le joda es el suyo y no se llama Cataluña amigo Pepe Guardiola, porque como le dije eso es una Comunidad Autónoma, su país se llama España, ¿Te enteras Guardiola o hay que explicártelo otra vez?

Pd: Si está mal de recursos me dice que le vamos a regalar un CD con ese temazo del gran Manolo Escobar que seguro le sueña: ¡Qué viva España! Ahí queda eso Pepe.

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: Reuters – Ecodiario

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn