Rinat Dassaev, el gigante de la Unión Soviética

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Nuestros números 1

Tagged: , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Fue uno de los porteros de mayor prestigio de los años 80, aquel gigante de la Unión Soviética, segundo mejor de la historia del país soviético tras Lev Yashin. ‘Rafaé’ para los sevillistas.

Rinat Dasayév, también conocido como Rinat Dassaev, el Telón de Acero de la Unión Soviética. Uno de los mejores porteros de los años 80, elegido como el mejor del mundo en 1988. También, el segundo mejor cancerbero de la historia del país de los zares, tras el legendario Lev Yashin. Dasáyev, digno sucesor de la araña negra en la meta de la URSS.

Mejor portero del mundo en 1988

Dasáyev fue nombrado el mejor cancerbero del mundo en 1988 por la IFFHS. La Federación Internacional de Historia y Estadística del Fútbol tuvo en cuenta sus grandes actuaciones con la URSS (subcampeón en la Eurocopa de 1988) y con el Spartak de Moscú y le destacó como el portero más determinante, por delante de Hans Van Breukelen, portero de Holanda y del PSV.

Dasáyev con la Unión Soviética

Segundo futbolista que más veces defendió la mítica camiseta de la CCCP: 91 ocasiones entre 1979 y 1990. Solo le superó Oleg Blokhin, con 112 internacionalidades.

Medalla de Bronce con la Selección Olímpica Soviética de los JJOO de Moscú de 1980. El combinado soviético cayó 0-1 ante Alemania en las semifinales y obtuvo el tercer puesto tras superar 2-0 a Yugoslavia.

Subcampeón de la Eurocopa de 1988. La URSS realizó un gran campeonato y obtuvo tres victorias y un empate antes de la final ante Holanda, a la que superó en el debut. Sin embargo, esta vez, la OnsOranje venció 2-0 con la antológica volea de Van Basten a Dasáyev. Una obra de arte.

Dasayév disputó tres Copas del Mundo con la URSS: España 1982, México 1986 e Italia 1990.

Primer futbolista soviético en jugar en el extranjero

La URSS vivía sus últimos días como país, tesitura que aprovecharon los clubes europeos para lanzar ofertas por sus futbolistas más prestigiosos. Dassaev contaba con distintos pretendientes: Juventus, Marsella, Atlético de Madrid, Hamburgo y Sevilla. El gobierno, incluso, intercedió para que el telón de acero jugara en el Marsella. Este ofrecía mucho más dinero que el Sevilla, pero Dassaev eligió al conjunto hispalense.

Así, se convirtió en el primer futbolista soviético en jugar fuera de sus extensas fronteras. El fichaje de Dassaev despertó una gran expectación en la hinchada hispalense. Venía el mejor portero del mundo y, en el aeropuerto, el 21 de noviembre de 1988, 3.000 personas recibieron a la nueva incorporación. Pero la realidad en el campo fue distinta.

La estrella de Dassaev se fue apagando y mezcló en el Sevilla buenos partidos, con errores y varios capítulos extradeportivos en sus dos temporadas en el Ramón Sánchez Pizjuán. El ocaso de un mito futbolístico de la URSS.

Por: EL FÚTBOL DE AYER @ElFutboldeAyer

Foto: Nostalgia Futbolera

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn