Vadillo, el niño prodigio se hizo hombre

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Nuestros números 1, Number1 opina, Real Betis

Tagged: , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

El de este domingo será un partido muy especial para Rubí y el Real Betis por lo que se juegan, tanto como para un futbolista criado en suelo bético y que vive un gran momento en Granada.

Fue uno de esos niños prodigio, tocado por un don especial, que ya dibujaba en su Puerto Real natal para orgullo de sus padres y su pueblo, cuando el Real Betis se hacía con su fichaje. Fue creciendo, alcanzando la internacionalizad y regalando ese fútbol que le hace distinto, único. El caprichoso destino y una desafortunada lesión en el Bernabéu producida por Sergio Ramos, hizo que esa carrera quedara truncada pero sólo por momentos. Regresó como era su deseo al Betis pero otra lesión en pretemporada le terminó por matar futbolísticamente.

Eso es lo que muchos pensaron, pero otros pocos, los que siempre creímos en él, basta con tirar de hemeroteca, y su familia y amigos sabían que volvería a brillar con fuerza este espigado joven de Puerto Real, con todo el arte de Cádiz, familiar como pocos y con esa fe que mueve montañas. Sí, tuvo que tirar de humildad como siempre, perder galones, y dar ese, a veces, necesario paso atrás, para coger impulso y entrar nuevamente en la élite.

Esto le llevó al Huesca, a Segunda división con quien ascendió a la máxima categoría pero la reestructuración en el club azulgrana le obligaron a cambiar nuevamente de aires y aceptar el reto de un Granada que sabía de su potencial. Con el equipo de la ciudad de la Alhambra, también en la división de plata del futbol español escaló un nuevo peldaño, ascendiendo a la categoría reina y demostrando que en sus botas había fútbol, para rato.

Ahora, las tornas han cambiado. Álvaro Vadillo triunfa en el Granada mientras que el Betis pasa apuros en puestos de descenso. El caprichoso destino les ha vuelto a unir pero con historias bien distintas y militando Vadillo en el equipo ante el que debutó en Primera, el Granada, de la mano de Pepe Mel, y con el Betis, el equipo con el que debutó esta vez como rival y pudiendo meterle en más problemas si marca. Han pasado muchos años desde aquel momento, desde aquel agosto de 2011 cuando aquel niño que aún no había cumplido 17 años entraba en la historia del Real Betis.

En aquel equipo formó dupla atacante con un grande como Rubén Castro y acompañándole Álex Martínez, ahora compañero suyo en el equipo granadino. Vadillo siempre dijo que no fue un estreno normal por su edad y porque no esperaba ese debut pero lo cierto es que fue el primer paso de una carrera importante y a la que aún le quedan muchísimos capítulos por completar. Los años han pasado, queda poco de aquel niño espigado, ahora es un futbolista curtido, que ha sufrido mucho por las lesiones pero que ha demostrado su carácter para salir adelante.

Así hasta llegar hasta este 2019 donde sin hablar calla bocas. Su salida del Real Betis, y la forma en la que fue tratado aún escuece en la familia Vadillo que tuvieron que hacer un trabajo emocional muy importante para que su hijo Álvaro dejara de mirar atrás para centrarse en el futuro. No fue fácil pero el resultado no ha podido ser más brillante. La versión de Álvaro Vadillo 2.0 ha mejorado con creces a la primera, y las sucesivas versiones le harán ir creciendo y mejorando aún más porque si algo ha demostrado el del Puerto Real es… que no tiene techo.

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: LALIGA

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn