David Ruiz

Sevilla FC 2 – 0 Mallorca – La cara de equipo Champions no se la quita nadie

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

El Sevilla FC venció con autoridad al Mallorca y certifica de manera virtual su clasificación para Champions. Solo el gol average perdido con el Villarreal hace que aún haya que esperar, pero los deberes del equipo de Lopetegui están prácticamente hechos. Ocampos y En-Nesyri cerraron la victoria.

SEVILLA FC: Bono, Jesús Navas, Koundé, Diego Carlos, Reguilón, Joan Jordán (Gudelj, m. 70), Fernando, Banega (Mudo Vázquez, m. 82), Ocampos (De Jong, m. 82), Óliver Torres (En-Nesyri, m. 63), y Munir (Suso, m. 70).

MALLORCA: Reina, Pozo, Raíllo, Sedlar, Fran Gámez (Abdón, m. 71); Baba (Lago Junior, m. 68), Salva Sevilla (Señe, m. 86), Dani Rodríguez, Kubo (Chavarría, m. 86); Budimir y Cucho Hernández (Trajkovski, m. 71).

GOLES: 1-0, m. 41: Ocampos, de penalti. 2-0, m. 82: En-Nesyri.

Árbitro: Cordero Vega (Comité Cántabro). Amonestó a Bono, Jordán, En-Nesyri y Budimir.

Incidencias: Estadio Ramón Sánchez Pizjuán

El Number 1 del partido: Banega

La Champions era el objetivo marcado en rojo hace justo un año y hoy, a falta de dos jornadas para acabar la temporada, se puede decir que el Sevilla lo ha conseguido. No de forma matemática, pero sí virtual, pues solo si el Villarreal hace pleno de victorias y los hispalenses plenos de derrotas se le escaparía la cuarta plaza. Monchi y Lopetegui pueden estar satisfechos con el trabajo realizado.

El Sevilla comenzó intenso su partido, consciente de que no podía bajar ni un ápice la guardia ante un equipo que lo iba a dar todo por buscar la salvación. Lopetegui, al que ya le habían comido la tostada en planteamientos anteriores, respondió bien al entramado defensivo rival. Un entramado que equipos como el Valladolid o el Eibar le habían planteado y que habían logrado frenar al conjunto hispalense.

La posición de Óliver Torres y el juego de espaldas de Munir fueron esa respuesta. El Sevilla se había encontrado con bloques defensivo altos, que frenaban cualquier giro y que obligaban al equipo nervionense a tirar de genialidades para superar líneas. Hoy ese trabajo de la pizarra funcionó, aunque le seguía faltando lo más importante, el remate.

La asignatura pendiente del Sevilla sigue siendo ser productivo juegue quien juegue arriba, pues es el sistema el que perjudica al 9 elegido. Pese a ello, el equipo local consiguió superar esa previsibilidad habitual de sus ataques con buen ritmo y empuje, que fue minando poco a poco la moral del Mallorca. Fue entonces cuando llegaría el primer tanto y del de casi siempre.

Ocampos convertía un penalti por manos de Pozo y volvía a abrir la lata para el conjunto blanquirrojo. El objetivo estaba cumplido, tocaba dominar para hacer el segundo y el de la tranquilidad. El Mallorca apenas inquietó en lo que restaba del primer periodo y el equipo de Lopetegui se fue cómodo para los vestuarios. Solo quedaba certificar en la segunda parte el buen trabajo y el Sevilla lo iba a conseguir.

Lopetegui introdujo a En-Nesyri en el segundo periodo cuando el paso de los minutos aparejaba un adelanto de las líneas mallorquinas. El Sevilla seguía dominando, pero la posibilidad de matar a la contra estaba ahí y el técnico vasco introdujo a su referencia más apta para la tarea. Tras varias llegadas hispalenses que hacían presagiar lo evidente, llegaría la sentencia.

Y llegaría con un pase en largo de Bono dirigido hacia su compatriota, que cuerpeaba con Pozo y ganaba el duelo para batir por arriba a Reina. Estuvo flojo el canterano sevillista, muy desafortunado en el día de hoy, pero también listo el delantero marroquí para ganarle la partida y dejar los tres puntos en nervión. Poco más destacado hubo en un partido de claro color blanco.

El Sevilla podría certificar de forma matemática la cuarta plaza si el Villarreal no vence mañana en Anoeta, pero, más allá de objetivos, lo que sigue transmitiendo el equipo de Lopetegui es seriedad y competitividad. Justo los dos valores que Monchi en su llegada quería inculcar a la disciplina hispalense. Gran parte de culpa tiene en que este equipo sea lo que es hoy.

Twitter: DAVID RUIZ @David_ruizm

Foto: LaLiga

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn