Historia de un Súper Depor de ensueño

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol

Tagged: , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Si un equipo se ganó el cariño y respeto de los aficionados en España en la década de los 90 ese fue el Deportivo, un equipo que recordaba a aquella Real Sociedad de los 80 pero en el caso de los gallegos con futbolistas extranjeros de talla y que hicieron del equipo de Lendoiro, un grande.

Pasó de luchar por la permanencia a comer en la mesa de los grandes. Rozó una Liga que tenía ganada y volvió a ser subcampeón en otra ocasión. Hasta que el fútbol hizo justicia y alcanzó la Copa del Rey en 1995, el primer título del Deportivo en su historia. Con Bebeto, Mauro Silva, Fran, Djukic y un excelente grupo dirigido por Arsenio Iglesias. El uno por uno del Súper Dépor.

LIAÑO. Portero regular y fiable. Vivió sus mejores años en el Dépor. Se labró un nombre a base de mejorar día a día en los entrenamientos. Logró dos Trofeos Zamora con el Deportivo, en el de la 1993/94 encajó 18 goles en 38 partidos, una marca que solo ha logrado igualar Oblak.

MAURO SILVA. Emblema blanquiazul. De los mejores jugadores que han pasado por el Deportivo, sino el mejor. Llegó como un desconocido de Brasil y se convirtió en uno de los mejores mediocentros de La Liga.Fuerte físicamente, con muchos pulmones. Experto en la destrucción y tácticamente perfecto. Con el don de leer los partidos a la perfección.

DJUKIC. Falló el penalti que dejó sin Liga al Deportivo en la 1993/94. En todo caso, se consagró como uno de los mejores líberos de Europa. De enorme categoría. Líder de la defensa, seguro y especialista en la anticipación. Técnico con el balón, ofrecía salida desde atrás.

VORO. Excelente marcador. A un nivel muy alto en el Deportivo. Apuntaló y mejoró la defensa de tres centrales de Arsenio Iglesias. Sus buenas actuaciones le valieron para ser citado por primera vez con la Selección a los 30 años. Acudió al Mundial de USA 94.

RIBERA. Creció al lado de Djukic. Fijo para Arsenio Iglesias, que ni con la llegada de Paco Jémez le sacó del once. Ribera ofreció rendimiento y resultó una ganga (el Deportivo desembolsó 50 millones de pesetas al Real Burgos por su fichaje en 1991).

DONATO. Otra leyenda. Rendía tanto de medio como de defensa. Cortaba, distribuía, ordenaba a sus compañeros y tenía un potente disparo. Marcó un gol decisivo ante el Espanyol que le dio La Liga al Dépor en 2000. Junto a Mauro Silva y Fran, el único futbolista presente en los seis títulos del combinado blanquiazul. Donato jugó hasta los 40 años.

LÓPEZ REKARTE. Carrilero derecho de vocación ofensiva. Aportaba profundidad y apoyaba a los jugadores de ataque con sus subidas. Antes del Deportivo, jugó en el Barcelona y en la Real Sociedad.

BEBETO. La estrella del Súper Dépor. El goleador. Lendoiro pescó un diamante en bruto de Brasil. Aparición fulgurante en su primera temporada, la 1992/93: 29 goles y Pichichi. Declaración de intenciones. En total, 102 goles en cuatro campañas en La Coruña. Los números de un fino estilete y un excelente rematador con ambas piernas. De nivel top.

FRAN. Capitán y líder. Interior zurdo de enorme clase y visión de juego. Organizador, centrador y asistente. El jugador con más partidos oficiales en el Deportivo, 700 en total. Vivió en primera persona el ascenso a Primera y la posterior era dorada del club. Participó en los seis títulos, empezando por la Copa de 1995 ante el Valencia, la vendetta del penalti de Djukic.

NANDO. Carrilero zurdo atacante. Entregado y sacrificado. En el Deportivo se convirtió en uno de los mejores jugadores de La Liga en su posición. Sus subidas eran sinónimo de peligro.

CLAUDIO BARRAGÁN. Formó una excelente dupla atacante junto a Bebeto. Quizás el brasileño le restó protagonismo, pero completó una labor interesante y aportó goles que le valieron para ser internacional.

Por: EL FÚTBOL DE AYER @elfutboldeayer

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn