Iker, el Mundial sin ti no será igual

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Nuestros números 1, Number1 opina

Tagged: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

El Mundial comienza esta semana y lo hará por primera vez desde que debutara en una fase final de un Campeonato del Mundo con la ausencia de Iker Casillas en los seleccionados. Ya no será igual…

Llega el Mundial de Rusia 2018, la cita mundialista que tan lejana parecía ya está aquí, para ver que selección toma el testigo de la actual campeona Alemania que en 2014 levantó el preciado Trofeo. Será la primera cita desde que apareciera en escena en un Mundial, en la que no esté Iker Casillas en una convocatoria de España, ya que recordemos en la anterior no jugó pero sí formó parte de los convocados en aquella época por Vicente del Bosque.

Y uno que en el fondo es un sentimental, echa la vista atrás, y se acuerda del portero que tanto dio a España y su selección, de ese gran capitán que cogió el testigo que en su día llevó otro grande como Arconada, que al igual que el de Móstoles no tuvo la salida que merecía de esa selección donde marcó e hizo historia.

Pero España es así, a diferencia de otros países donde se cuida a sus Leyendas, aquí parece que el poder de la prensa pesa más y hay que buscar nuevos ídolos para vender periódicos y ganar minutos de radio y televisión, ya sea porque el personaje ya no interesa o bien porque no entra en el juego que le reclaman y por tanto hay que quitarlo del panorama futbolístico.

Es lo que tiene este deporte que tantos millones mueve. Envidio países como Inglaterra, Italia… donde sus Leyendas son siempre queridas y respetadas por encima de cualquier otra cosa, donde se valora su trayectoria y lo que ha dado. Me quito el sombrero con Italia y Buffon, con esa despedida como el héroe que es y en su peor momento, siendo aplaudido en lugar de vilipendiado, a pesar de que ese adiós llegaba tras ver como Italia fracasaba al quedarse fuera del Mundial de Rusia. Todo un ejemplo.

España en ese sentido está a años luz de otros países que no sólo nos ganan, sino que encima lo hacen por goleada. Por ello, hoy estas líneas, como otras tantas, van para ti amigo Iker. A ti por ser junto a Luis Arconada el más grande que ha parido madre, el mejor portero y algo muy importante, una persona íntegra y un gran ejemplo para los más pequeños, esos en cuyas manos dejaremos el mundo.

Hoy quiero darte las gracias en mi nombre, en el del propio Arconada, en el de mi hijo, que para que no falte de nada lleva tu nombre Iker, el que trae buenas noticias, y también juega de portero; con el número 1, el más preciado, ese Number 1 que da nombre a este medio digital que un día fundé como mi particular homenaje a ese portero en el cual nos fijamos los de mi generación, en ese ídolo que también tuvo que pasar lo suyo como ahora te ha ocurrido a ti por no bailar al son de las palmas de los de siempre…

Hoy hecho la vista atrás y veo tus paradas, tu sencillez, tu humildad, tu media sonrisa con la que nos mostrabas que todo saldría bien y que España estaba en buenas manos: las tuyas. Aquella parada a Perotti en el Sánchez Pizjuán, aquel vuelo eterno en el Bernabéu, aquella parada de Viena y otras tantas y tantas que han quedado grabadas eternamente en las retinas de todos los españoles, de todos los que te apreciamos y admiramos, de los de verdad, y no de aquellos que ayer te aplaudían y hoy te chillan. Y cómo no, me quedo con aquella parada a Robben que nos dio un Mundial.

Sí, porque se ha hablado mucho del gol de Iniesta, de ese gol que cambió la historia de España en los Mundiales por ser el que valía una Copa del Mundo y que los españoles saborearan la dulzura del éxito Mundial, hasta la fecha sólo al alcance de Brasil, Alemania, Italia, Argentina… Yo, quizá por aquello de haber jugado de portero, de que ahora también lo haga mi hijo, y de que mi ídolo fuera portero, el gran Arconada, me quedo con tu parada, ese uno contra uno ante Robben sin el que España hubiera levantado el preciado y prestigioso Trofeo de Campeón del Mundo. Una parada que curiosamente no llegó con el arma de los porteros, las manos, sino con el pie.

Los mediocres se quedan en que no eres el de antes, que los años pesan, que… Seguramente no vieron a grandes como Dino Zoff, que a sus 40 años levantó la Copa de Campeón del Mundo para Italia en el Mundial de España 1982, o quizás no se han parado a admirar a esa ‘Bestia’ de la portería llamada Buffon. Claro, es mejor cambiar de cromos, buscar nuevos ídolos, nuevos referentes… Yo será por aquello de ser un romántico me quedo con los de siempre, con los que me dieron y no con los que me darán, como otros que se mueven por interés olvidando aquello que nos enseñaron nuestros padres en la infancia de “ser siempre agradecido”.

Por ello amigo Iker, hoy, a puertas del Mundial de Rusia 2018, en esa primera cita Mundialista que no estarás sobre el césped, ni el banquillo como en la pasada Eurocopa, quiero darte las gracias. Gracias por tanto bueno, gracias por ser un ejemplo para grandes y pequeños. Gracias por enseñarle al mundo que se puede ser el número 1 sin necesidad de querer ser un icono vendiendo camisetas o campañas de marketing millonarias. Gracias por enseñarle al planeta fútbol, que Móstoles es mucho más que sus empanadillas.

Gracias por tu señorío, para callar incluso cuando pudiste decir esta boca es mía, con tu despedida, que no adiós, del club al que tanto diste y que sí, tanto te dio. Al que fuiste fiel hasta que un día un señor que sólo cuenta dinero quiso buscarte sustituto, algo que curiosamente años después sigue haciendo. Buscando sustituto a tu sustituto. Curioso ¿verdad? Parece que no era tan acertado el cambio…

Gracias porque aunque Del Bosque tampoco estuvo a la altura, tú sí lo hiciste y en un gesto de caballerosidad no dudaste una vez pasada la Euro estrechar su mano aparcando ese hacha de ‘guerra’ que tú n nunca tomaste. Gracias por ser un buen ejemplo para mi hijo Iker que ahora sueña con ser portero y emular esos vuelos tuyos como en su día yo hacía con Luis Arconada.

Y gracias por enseñarnos que el 1 es mucho más que un número.

Gracias Iker Casillas.

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: Mirror  y Deportes al fin

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn