Griezmann va por libre y se equivoca

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Number1 opina

Tagged: , , , , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

No está centrado y se nota, futbolista de calidad y de los que ganan partidos, pero su ‘cabecita loca’ no le permite llegar a su punto más alto, quiere irse del Atlético pero nadie paga la cláusula.

El mundo del fútbol está loco, tanto como la propia vida, se han perdido los valores, la palabra, el respeto, tanto, que hoy en día todo vale. Un ejemplo de todo lo que le decimos es la situación actual de Antoine Griezmann, quien tras finalizar la temporada anunció que se marchaba del Atlético de Madrid, a pesar de que un año antes había renovado con un sueldo de megacrack, y que aprovechaba una cláusula por la cual se reducía alcanzada la fecha del 30 de junio a 120 millones de euros.

Así, quedaba avisado el equipo rojiblanco de sus deseos, en esta ocasión, sin incertidumbres ni preámbulos y dejando claro cuál era su intención. Hasta aquí todo bien, pero claro, para que su salida se haga efectiva debe producirse lo más importante: el pago de la famosa cláusula para que el futbolista pueda abandonar el equipo rojiblanco, con el que nadie olvide, tiene contrato Antoine Griezmann.

Y es que los contratos y las reglas están para cumplirlas. ¿Si su deseo, al igual que el del pasado año era irse del Atlético de Madrid? ¿Porqué entonces firmó por más de una temporada con los rojiblancos? Que su intención era irse estaba claro, de ahí esa bajada suculenta en la cláusula del futbolista desde el pasado 30 de junio, pero ¿no tenía ya cerrado el acuerdo con su pretendiente y futuro equipo? Porque de lo contrario, es una locura más del francés, tan bueno dentro de la cancha como descentrado fuera de ella.

Se habló del FC Barcelona, del Manchester, el PSG… siendo el equipo de la ciudad Condal el que tiene todas las papeletas para hacerse con los servicios del francés pero sin que hasta la fecha nadie haya dicho esta boca es mía. Sí, negociando, como se ha dicho que se negocia pero sin que se haya pagado la cláusula de Griezmann siendo el Atlético de Madrid el único perjudicado hasta la fecha. Primero porque al anunciar el jugador galo que se quiere marchar, está claro que su precio son los famosos 120 millones de su cláusula de rescisión.

Cantidad a la que no pueden llegar todos los clubes. Segundo, el jugador quiere ir al Barça y el FC Barcelona quiere al jugador pero no se termina de avanzar ya que nadie paga lo que está estipulado, algo que se esperaba inminente desde que la misma bajara el pasado 30 de junio. Y así llegamos al día de hoy, con la primera semana de julio consumida, sin novedades en el frente y con el Atlético de Madrid como gran damnificado al no contar con el futbolista a pesar de que el equipo rojiblanco ha regresado ya a los entrenamientos.

Por ello, el Atlético ha dado un golpe en la mesa y ha citado a Antoine Griezmann para que se incorpore a los entrenamiento del Atleti, algo que por otra parte, no olvidemos es obligación de un futbolista que al no haber pagado la cláusula pertenece al equipo del Metropolitano, con el que tiene contrato en vigor, y que no tardará en tomar medidas con el galo si no cumple su parte. No debe sorprenderse mucho de ello el club rojiblanco que ya vivió el pasado año como tardó en anunciar su decisión y cuando lo hizo, fue a través de un video grabado por la empresa de Piqué, con el enfado enorme que ello provocó en el equipo culé, que lo entendió como una tomadura de pelo, de ahí que este año su posible llegada no sea del agrado de todos como el año anterior.

Tampoco debe verse sorprendido teniendo en cuenta que siendo jugador de la Real Sociedad, Griezmann pegó la ‘espantada’ en busca de tíitulos y crecer como dijo en su día marchándose a un Atlético que ahora entiende se le ha quedado pequeño como en su día el club donostiarra. Ahora, la historia ha cambiado, el Atleti es el pez pequeño, y el Barça el pez grande que se lo come. Griezmann ya sabe que el Atleti le reclama para que se incorpore a los entrenamientos con los de Cholo Simeone, y de no hacerlo, le podría salir caro.

Un futbolista grande, un profesional que lo da todo en el terreno de juego, y un niño encerrado en el cuerpo de un hombre, que si bien ha madurado en el terreno de juego a pasos de gigantes, no ha crecido fuera de esa cancha que le hace perder la cabeza en la misma proporción. Es Antoine Griezmann, el genio incontrolado.

Texto: JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: El Faro de Vigo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn