Luis M. Cabrera: «En la historia del Sevilla FC hay dolor, momentos de tragedia y todo acaba en alegría»

Escrito por Number 1 Sport. Creado en Entrevistas, Sevilla FC

Tagged: , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Una entrevista de QUICO PÉREZ-VENTANA

La historia del Sevilla Fútbol Club en un relato emocional e ilustrado. Una edición de lujo, como corresponde al hecho narrado. Tapa dura, olor al Pizjuán, páginas satinadas y regalos de venta online. Lo de Yo soy el Sevilla FC (Punto Rojo Libros) es cosa fina. El autor de esta novela gráfica  es un jovencito sevillista que le ha echado casta y coraje, como aquel. Que cumple el sueño de su vida. Que dibuja como los ángeles. Se llama Luis Manuel Cabrera Patilla y gestiona el Twitter @SevillaFComic. No había más remedio que entrevistarlo para echarle en cara que nos haya metido el nudo ahí dentro, el muy canalla. A nosotros y a nuestros peques. El libro de las Navidades en clave rojiblanca. Tomen ustedes buena nota.

– ¿Quién es el Sevilla FC? ¿Yo? ¿Usted? Explique ese título, alma de Dios.

– El título es en sí una respuesta a esa pregunta. Cuando lees el título se autorresponde, lo dice claro: Yo soy el Sevilla FC. Tú mismo. El que se deja el dinero en los carnés y la voz animando. Los aficionados somos el Sevilla FC. Creo que es la conclusión que deja el libro con ese final que decidí darle: que el Sevilla FC es su gente.

– ¿Y quién es Luis Manuel Cabrera? Cuénteselo al que no tenga Twitter, mayormente.

– No me gusta hablar de mí mismo, le vendería una visión muy positiva de mí que estoy seguro que para otros se aleja de la realidad. Puedo decirle que Luis M. es un sevillista de 22 años que un día decidió juntar sus dos pasiones, el dibujo y el fútbol, para dar su visión del día a día del Sevilla de forma original. Las redes sociales aceptaron muy bien ese trabajo y de ahí salió la oportunidad de cumplir el más grande de mis sueños, hacer una novela gráfica. Todo gracias a la aceptación del sevilismo. Si llega a ser por los estudios seguramente Luis M. no sería hoy autor, ni siquiera tendría la ESO en su CV.

«No quería hacer el típico libro aburrido de historia, sino algo emotivo y espectacular»

– El libro tiene una edición espectacular, no recuerdo nada igual. Pastas duras, 370 páginas, ilustraciones seductoras. A ello añadimos los extras de la venta online: póster, cuadernos, carta del autor… ¿Qué ha pasado aquí? ¿La literatura sevillista adopta hechuras de bestseller? Ni a Pérez Reverte le miman tanto, amigo.

– Yo ya dije al editor que no quería hacer el típico libro aburrido de historia. Le ofrecí contar la historia del Sevilla de una forma emotiva y espectacular. Recuerdo que estaba nervioso cuando le contaba al editor –Iván– lo que quería hacer en este libro. Ni siquiera pude expresarlo bien, pero, no sé cómo, Iván se convenció y decidió apostar por mí y echar el resto en este libro. Consideró que lo que yo iba a contar entre las páginas debía estar a la misma altura que lo que es en sí el libro y no se guardó nada. Como usted dice, tapa dura, olor al Pizjuán, páginas satinadas y regalos de venta online. Tengo mucho que agradecer a Punto Rojo Libros por apostar por mí desde el principio sin apenas conocerme.

El autor posa con Sergio Escudero en la tienda oficial del Sevilla FC. Foto: @luismacabrera

– ¿Cómo se le ocurrió contar la historia del Sevilla FC con ilustraciones? ¿Cuánto tiempo ha requerido su gestación? Y lo más importante: ¿quién le ha enseñado a dibujar así?

– Es algo que siempre tuve en mente. Dos años antes de este libro, ya ofrecí hacer esto mismo en otro lugar y me lo negaron, por lo que, tras la negación, se esfumó mi idea de hacer un libro. Pero con el tiempo conocí en la radio al presentador Javi Nemo. Él era amigo del editor y me prepuso reflotar esa idea. El proceso ha sido muy largo. Hay al menos 24 versiones hechas del libro. En principio acababa en la final de Tbilisi, pero Iván decidió esperar a que acabara la temporada 2015/16 porque tenía la sensación de que pasaría algo grande y tendríamos que contarlo. A mí me mató. Yo estaba ansioso por sacarlo, pero tuve que esperar. Aquella temporada el Sevilla ganó su tercera Europa League seguida. Al final, tuve que darle la razón, añadimos esta quinta UEFA al libro. En total, entre correcciones y cosas que se nos ocurrían sobre la marcha, un año y algún mesecito hemos tardado en gestar Yo soy el Sevilla FC. Respecto a quién me enseñó a dibujar, nadie, aprendí solo en mi habitación. Podría decirse que aprendí de forma autodidacta. Es algo que está muy infravalorado. Hoy día hace falta tener un título para reconocerte como algo. Para mí, si quieres ser ilustrador, simplemente ilustra. Si quieres ser escritor no es necesario que te saques una carrera de Lengua, simplemente lee.

«Nuestra historia es más bonita que la de un equipo campeón desde la cuna»

– El siglo y pico de vida del club más laureado de Andalucía. La historia más grande jamás contada, en sus palabras. Eso será para los sevillistas, ¿no?

– Pues quizás sí, para cada aficionado su historia será la más grande. Pero, pensándolo bien, me parece que la historia del Sevilla FC es de las más bonitas de contar. Hay dolor, momentos de tragedia y todo acaba en alegría. Incluso parece que los momentos se entrelazan, que el Sevilla estaba destinado. A mí no me parece esto más grande, pero quizás sí más bonito que una historia de un equipo que es campeón desde la cuna.

– José Luis Gallegos, el primer presidente del Sevilla FC, dejó escrito esto: «Todos los hombres de cualquier nivel social, ideas religiosas o políticas tendrán aquí cabida». ¿Qué le parece? ¿Sigue vigente? Por cierto, si lo hubiera escrito ahora le habrían crucificado por no incluir «y mujeres».

– Me parece que ninguna otra frase podía representar mejor al Sevilla FC. Si no, pregunten a Biri Biri, Kanouté, Keita… Personas de diferente raza, incluso de diferente religión, que en nuestro Club se sintieron como en casa. Para mí, esto sigue vigente en nuestro Club. Sobre lo de hombres, está el feminismo y el feminismo absurdo. El absurdo ha llegado a tal nivel que tuvieron que poner falda al muñequito del semáforo, porque lo anterior, según decían, eran dos hombres. Viendo esto, quizás ahora le hubiera caído más de un palo a Gallegos por decir tal frase.

– ¿Y ese prólogo de Del Nido? Gran detalle que haya contado con su firma, dados los momentos que atraviesa.

– Para mí es un honor que haya accedido a prologar mi libro uno de los presidentes más laureados de la historia del Club. Le estoy muy agradecido y sí que puedo decir que se tomó el tiempo de escribirlo él de su puño y letra.

«Afortunadamente, los motivos que me ha dado el Sevilla para llorar han sido pérdidas de finales. Ojalá siga así»

– Tablada, Plaza América, Prado de San Sebastián, Viejo Nervión y un Pizjuán que trajo la grandeza y la ruina. A muchos jóvenes sevillistas les importa un pimiento, por no decir un carajo, lo ocurrido de Suker para atrás. ¿Por qué usted, a sus veintipocos, muestra esa querencia a los pasos dados? En mayor grado cuando por ahí en medio hubo sesenta años sin más emociones que algún Carranza o Colombino.

– Porque creo que el saber de dónde venimos incrementa el valor de lo conseguido. Contar esto de una manera profunda para mí era muy importante para conseguir que el lector se emocionara al llegar a las páginas de gloria. Contar esto en el libro sirve para prepararte para el estallido final, el clímax.

– El Campeonato Nacional de Liga comienza en la temporada 28/29. El Sevilla FC no juega en Primera hasta la 34/35, ya con Ramón Sánchez-Pizjuán de presidente. Ese año gana la Copa de España. La delantera stuka va y le mete un 11-1 al Barça. ¿Qué daría por asomarse a un túnel del tiempo y ver aquella estampa?

– Sería algo muy bonito de presenciar, pero, sinceramente, no siento en mi interior la necesidad de vivir aquello. Quizás porque he vivido cosas mejores. Si el Sevilla a día de hoy no hubiera ganado lo que ha ganado esta última década, seguramente le respondería que daría mi vida por asomarme a aquellos tiempos.

– El relato se detiene en los fichajes de Juan Arza, Biri Biri, Maradona, la fundación de Biris Norte, las gestas de Suker, la muerte de Antonio Puerta… ¿Con qué episodio se queda?

– Con el Sevilla FC – Schalcke 04, sin duda. También con Oviedo.

PLANO CORTO

  • Un delantero: Kanouté.
  • Un portero: Palop.
  • Un defensa: ¿Alves se considera defensa? Un todoterreno.
  • Un centrocampista: Banega.
  • Un gol: Por como lo viví y salir un poco del de Puerta, M’bia.
  • Un partido: El euroderbi.
  • Un presidente: Del Nido.
  • Un cronista: Ángel Fernández.
  • Un recuerdo feliz: Los goles cantados junto a mi primo en Eindhoven y Glasgow.
  • Una tristeza: No haber disfrutado más de Puerta.
  • El mayor título: Ser sevillista.
  • Su mayor disfrute como sevillista: Sentarme cada partido en mi sofá junto a mi familia y verlo todos juntos.

– Disculpe, el pisaaalo de Bilardo es lo más innoble que se ha escuchado en rojiblanco. Los rivales no tienen por qué entender el sentido de esa expresión. ¿Usted la justifica?

– Bueno, yo eso no lo viví, pero sí que es cierto que todos los que conocieron a Bilardo me acaban hablando del pisaaaalo, por lo que era una anécdota que debía contar. La violencia en el fútbol no está justificada, pero es un deporte de emociones y, según me dicen, Bilardo era muy pasional, imagino que se dejó llevar…

– ¿Qué podemos hacer para que no se insulte al prójimo en el Pizjuán? José Luis Gallegos no hablaba de eso en sus estatutos.

– Esto no es un problema del fútbol. ¿Va usted mucho al cine? A mí me encanta y suelo ir una vez cada dos semanas con Patricia, mi novia. Es indignante lo que siento cuando los tres niñatos se ponen a gritar para hacer la gracia, las dos de atrás a hablar como si estuvieran en su casa o el de mi lado coge el móvil y se pone a mirar Twitter. Y esto me pasa cada vez que voy al cine, salgo cabreadísimo. Lo mismo pasa en un autobús público, un McDonald, etc. Personas así las hay en la sociedad, no solo en el fútbol. Habría que erradicarlo de raíz y eso no va a ocurrir. El mundo es muy grande con total diversidad de personas y al fútbol puede ir cualquiera, por lo que personas que dediquen palabras al rival o al árbitro siempre habrá. Es una pena, pero esto existe desde que existe el fútbol, incluso desde antes.

Yo soy el Sevilla FC te mete el pellizco en el estómago. El chico que habla con su abuelo, que llora por un nuevo descenso, ¿es usted?

– No, para nada. La única vez que lloré fue en la ducha tras perder la Supercopa contra el Milán. Yo vengo de una generación menos sufridora y estaba acostumbrado a ver ganar todas las finales. Eso no quita que no sea consciente de lo que se ha sufrido. Claro, yo tendría 13 años. Cuando a día de hoy recuerdo que lloré por eso, siento que falto el respeto a toda una generación que se fue sin ver nunca una final. Me siento absurdo, pero, afortunadamente, los motivos que me ha dado el Sevilla para llorar han sido pérdidas de finales. Ojalá siga así.

«Quizá en Oviedo empezara a fraguarse el hambre de Monchi, el fuego interior que le hizo ser lo que es ahora y llevó al Sevilla al cielo»

– ¿Qué edad tenía usted cuando el presidente Del Nido anunció el traspaso de Reyes al Arsenal? Aquello fue una conmoción en el sevillismo, como se refleja en el libro.

– Pues mire, otro motivo por el que lloré. Yo tenía 10 años, me encantaba Reyes. Recuerdo que a la hora de comer mi padre llamó a casa, como hacía siempre, y esta vez lo hacía con la noticia de que Reyes se iba al Arsenal. Me sentó como una patada en el culo, se me escapó alguna lagrimilla. Al día siguiente, en el patio del recreo, mi hermano me regaló una estampita de Reyes para consolarme.

– La lectura de este libro confirma que tras medio siglo de mediocridad se alinearon las constelaciones. Esos cabezazos de Palop y M’Bia… ¿Se alinearán aún más? ¿Veremos algún día al SFC ganar una Liga o una Champions?

– Mi corazón está deseando responderle que sí, pero mi cabeza piensa otra cosa. Ojalá, creo que cuando deseas tanto algo es cuando ocurren los milagros.

– Aquel llanto de Monchi en Oviedo… ¿Ese fue el punto de inflexión?

– Ahora, viendo todo lo que ha pasado después de eso, puede que sí. Quizás en ese momento no lo sabíamos, pero puede que justo después de eso empezara a fraguarse el hambre de Monchi, el fuego interior que le hizo ser lo que es ahora y llevó al Sevilla al cielo.

Yo soy el Sevilla FC marca otro hito en la mejor literatura sevillista. En este caso un relato ilustrado. ¿Qué libro del Sevilla FC queda por escribir?

– Esperemos que uno repleto de títulos que nos faltan por vivir. En lo personal, en mi debe queda hacer uno que cuente el sevillismo desde dentro, nostálgico, lacrimógeno, emocionante. Centrado en el sevillista y no en el Sevilla. Tengo más o menos esta historia pensada, pero a día de hoy necesito un respiro. ¡A ver si en ese respiro sale uno que narre la primera Champions League!

Texto: QUICO PÉREZ-VENTANA (@perezventana)

Venta del libro en este enlace: yosoyelsevillafc.com

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn