David Ruiz

Sevilla FC 3 – 2 Osasuna – De milagro en milagro

Escrito por David Ruiz. Creado en Sevilla FC

Tagged: , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

 

El Sevilla FC se salvó de nuevo sobre la campana. En Nesyri rescató tres puntos en el descuento después de que los suyos desperdicieran un 2-0 a favor con uno más sobre el campo. La victoria no debe tapar el mal juego hispalense y las dudas sobre Lopetegui, que se acrescientan cada partido.

SEVILLA FC: Bono; Jesús Navas, Koundé, Sergi Gómez, Escudero; Fernando (Gudelj min. 30), Óliver, Vázquez (De Jong. 75), Rony Lopes (Suso min. 65), Ocampos; En-Nesyri

OSASUNA: Herrera; Roncaglia, David García, Aridane, Estupiñán; Roberto Torres (García min. 89), Oier, Brasanac, Lato (Rubén García min. 80); Arnaiz (Rubén min. 55), Enric Gallego

GOLES: 1-0 En-Nesyri min. 13, 2-0 Ocampos min. 45, 2-1 Aridane min. 64, 2-2 Roberto Torres min. 73, 3-2 En-Nesyri min. 94

ÁRBITRO:  Del Cerro Grande (comité madrileño). Amonestó con amarilla a Fernando, Gallego, Óliver Torres, Brasanac. Roja a Herrera

INCIDENCIAS: Estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante 31.382 espectadores

NUMBER 1 DEL SEVILLA: En-Nesyri

El Sevilla necesitaba cambiar el aire en el Sánchez Pizjuán. Ser menos timorato y más atrevido ante su gente era obligación para Lopetegui, que incluso introdujo seis cambios con respecto al último partido en busca de ese cambio de sensaciones, especialmente en ataque. La apuesta en la primera parte le salió bien porque se puso por delante, pero las dudas seguían latentes.

La presión alta sí funcionó y fruto de ella llegaría el primer tanto hispalense. Robo de Óliver Torres en la medular que le permite conducir un contragolpe con espacios y ceder a En-Nesyri para que el marroquí defina a la perfección en el área. Un  buen golpe al marcador y bien temprano, en el minuto 13, que levantaba cierto optimismo en la grada del Sánchez Pizjuán.

Pero el tanto no iba a borrar las sensaciones negativas que sigue transmitiendo el Sevilla. Sufrió en centros laterales, perdió balones en zonas peligrosas y transmitió dudas en la gestación y finalización del juego. Osasuna inquietaba con muy poco y de nuevo la afición sevillista veía nervios en los suyos. Para colmo se lesionó Fernando por un pinchazo muscular, la bisagra insustituible para Lopetegui.

La mejor noticia y la calma en nervión llegaría al filo del descanso, donde conseguiría el segundo tanto en la salida de un córner botado por Óliver Torres y rematado por Ocampos. Resultado más que positivo para un equipo que no despejaba las dudas, pero, al menos, si encontraba esa pegada que en otros encuentros brilló por su ausencia.

En la segunda mitad el encuentro se iba a poner muy de cara. En el 54 el guardameta rojillo Herrera era expulsado por manos fuera del área. Del Cerro Grande tuvo que acudir al VAR para revisionarlo y tras varios minutos de indecisión decidió pitar la falta y la consecuente amonestación reglamentaria. Se quedaba con uno menos Osasuna, pero no iba a bajar los brazos.

Los navarros acortarían distancias minutos después en una jugada a balón parado. Roberto Torres ponía un balón medido a la cabeza de Aridane para dar esperanzas a un Osasuna crecido, que no creía en imposibles. El gol incomodó aún más a un Sevilla que no reflejaba en el campo la claridad que se le presuponía a pesar de tener un hombre más sobre el verde.

Y el jarro de agua fría iba a llegar tan solo unos minutos después, esperpénticos en clave rojiblanca, donde el Osasuna iba a conseguir un penalti que señalaba el VAR por manos de Escudero. Roberto Torres se encargaba de ejecutarlo y poner las tablas y la sospresa en el Sánchez Pizjuán. La grada no daba crédito a lo que estaba ocurriendo, pero iba a ocurrir un nuevo milagro.

Tras varios minutos sin apenas tirar a puerta, el Sevilla dejó lo mejor para el final, ante un Osasuna totalmente encerrado que buscaba un punto con sabor a vida. Minutos en los que el Sevilla iba a asediar y, por fin, conseguir el premio que necesitaban pero que no merecía. En-Nesyri iba a mandar a la red una prolongación desde el segundo palo que echaba abajo el Sánchez Pizjuán.

Un gol que da vida, que mantiene la tercera plaza y que puede suponer u soplo de aire para el Sevilla, pero que no tapa las numerosas carencias y los síntomas de equipo en caida libre que desprende el equipo. Tiene un mes por delante fundamental y partidos milagrosos como el de hoy no ocurrirán siempre. es hora de tomar medidas, hacer conjura y cambiar antes de que sea tarde.

Twitter: DAVID RUIZ @DavidRM19

Fotos: QUICO PÉREZ-VENTANA @perezventana

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn