Nadal y Ferrer jugarán la final del Roland Garros

Escrito por Carlos Martinez. Creado en Más Deportes

Tagged: , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

nadal-ferrer-el-duelo-espanol-del-masters

Los españoles disputarán la gran final del torneo francés tras imponerse en semifinales a Djokovik y a Tsonga. Será la cuarta final española en la historia del torneo parisino.

Rafael Nadal y David Ferrer disputarán este domingo la cuarta final española en Roland Garros. tras derrotar a Novak Djokovic y y Jo-Wilfried Tsonga. El mallorquín optará a su octava corona en París, donde sigue teniendo la derrota ante Robin Soderling del 2009 como único lunar en nueve participaciones. Novak Djokovic, número 1 del mundo ha acabado hincando la rodilla ante el campeón de Manacor tras un partido épico que se ha llevado el mallorquín en cinco sets por 6-4, 3-6, 6-1, 6-7 (3-7) y 9-7. Por su parte, Ferrer ha alcanzado su primera final de un ‘Grand Slam’ tras haber derrotado al ídolo francés en apenas dos horas (6-1, 7-6 y 6-2).

«Novak ha hecho un gran partido. Estoy seguro de que algún día ganará en Roland Garros», ha vaticinado deportivamente Nadal tras su agónica victoria, labrada en 4 horas y 38 minutos de agotador esfuerzo. «Para mí cada partido en París es muy especial. Jugar en la pista central es lo más especial para mí de todo el circuito», ha añadido el mallorquín, que cuenta por finales los torneos que ha disputado este año.

Con mucho calor (38 grados) en la pista Philippe Chatrier y viento en los primeros compases del encuentro, Djokovic ha empezado fuerte. El serbio ha ganado su primer servicio en blanco mientras que Nadal ha sufrido para mantener su primer saque. Pero poco ha poco el mallorquín ha ido ganando peso y profundidad en sus golpes. Cada punto era una auténtica batalla en busca de un ‘break’ que se intuía definitivo para el desenlace del set. La rotura ha tardado 37 minutos en llegar, y ha sido para Nadal en el séptimo juego, definitivo (6-4)

La segunda manga transcurría por cauces similares y se aventuraba un desenlace similar. Nadal ha logrado el ‘break’ en el quinto juego (3-2), pero ‘Nole’ se ha rehecho en seguida. Sorprendentemente, Nadal se ha parado. Si hasta entonces había perdido 6 puntos con su servicio, en sus tres servicios siguientes ha perdido 12. No solo no ha podido consolidar la rotura, sino que no ha vuelto ha ganar un juego en lo que quedaba de set, que ha caído del lado serbio por 3-6.

Lejos de venirse abajo, ese 3-6 ha espoleado al mallorquín, que ha arrollado a su rival en el tercer set. Nadal ha subido el nivel y no ha dado opción al serbio, que ha cedido cinco juegos consecutivos (solo ha sumado 7 puntos en ese lapso) y de vez en cuando hacía uno de los gestos de dolor que le caracterizan. Solo con su último servicio ha podido ‘Nole’ maquillar el resultado (6-1).

Pero si algo ha aprendido Nadal en estos años es que Djokovic, al que ha ganado en 20 de sus 35 enfrentamientos, es que nunca se puede dar por muerto a ‘Nole’. Ni siquiera cuando Nadal ha logrado romper el servicio en el séptimo juego se ha venido abajo Djokovic. A la primera ocasión le ha devuelto el ‘break’ para poner presión al mallorquín.

Con 5-5 en el marcador, Nadal ha logrado la rotura que parecía definitiva, pero de nuevo ‘Nole’, que ha empezado un festival de golpes en el pecho, se la ha devuelto después de que el español estuviera a dos puntos de la victoria (6-5 y 30-15 a favor). Cuatro roturas consecutivas que han llevado el partido al ‘tie break’, donde desde el principio el número uno mundial ha ido con un ‘minibreak’ de ventaja y en el que se ha acabado imponiendo por 3-7.

Nadal, que se había visto ganador, ha acusado el golpe y ha perdido el servicio en el primer juego del quinto set. Le ha tocado jugar a la contra, pero el mallorquín es experto en resolver ese tipo de situaciones. La clave ha estado en el séptimo juego, con servicio de Djokovic y ‘deuce’ en el marcador. En ese punto, ‘Nole’ ha tenido contra las cuerdas a Nadal, que ha devuelto una bola muy corta que el número uno mundial solo tenía que rematar en la red, con su rival muy desplazado. Pero las ganas han traicionado al serbio, que ha subido tan rápido a la red que ha acabado tocándola, incapaz de frenar a tiempo, antes que la bola diera el segundo bote. El punto era para Nadal, por más que protestara Djokovic, que ha acabado cediendo el ‘break’.

En los siguientes juegos los dos han ido conservando su servicio con más o menos dificultades, hasta que en el 16º (ya que en el quinto set no hay ‘tie break’) Nadal ha logrado una rotura en blanco que le coloca por octava vez en nueve años en la final de Roland Garros, en busca de su octava Copa de los Mosqueteros.

Había muchas esperanzas depositadas en las anchas espaldas de Tsonga. El público de Roland Garros y toda Francia había depositado su confianza en este gigantón, con la esperanza que pusiera fin a la sequía de 30 años sin un campeón francés en Roland Garros. Pero Yannick Noah, el último que se coronó en aquel lejano 1983, deberá de esperar aún para poder agasajar a su sucesor.

Desde el primer momento se ha visto que Tsonga no tenía ni una sola opción ante ‘Ferru’. El alicantino ha salido como un rayo y se ha plantado en un abrir y cerrar de ojos con un 5-0 de ventaja. Su contrincante, superado por el juego del español y por la presión, no ha ganado un punto hasta el sexto, pero no ha evitado que Ferrer se llevara el primero en el siguiente (6-1).

La segunda manga ha sido la única realmente disputada (7-6). Pero en el ‘tie break’ tampoco ha habido color, para desespero de Tsonga y de una grada que poco a poco se iba apagando y que ha tenido que presenciar otro paseo triunfal del español en el tercero (6-2).

Twitter: @NUMBER1Sport

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn