La noche mágica en la que Sergi Roberto convirtió en realidad el sueño culé

Escrito por José Miguel Muñoz. Creado en Más Fútbol, Nuestros números 1, Number1 opina

Tagged: , , , , , ,

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Nadie o casi nadie de fuera del entorno de Can Barça apostaban por la remontada, pero lo que parecía un imposible, se hizo realidad. Tras tenerlo en su mano lo perdió, y tras perderlo, lo recuperó cuando ya era misión imposible gracias a un gol de Sergi Roberto que agranda la leyenda.

Un equipo de dibujos animados, como si de los mismísimos Oliver y Benji de nuestra niñez se tratara, el FC Barcelona demostró porqué el equipo culé es mucho más que un club, un equipo de ensueño, una fábrica de ilusiones, de sueños hechos realidad, en una noche mágica, una más, que no hizo más que elevar a los altares futbolísticos a este equipo por encima del resto del panorama del balompié.

Le dejaron fuera a las primeras de cambio, con un cuatro a cero casi insalvable, que ponían a Unai Emery en lo más alto hundiendo a Luis Enrique y los suyos tras marcharse el Barça de vacío del Parque de los Príncipes. Nacía la ‘Operación remontada’ y la noche pintaba bien, después de que el FC Barcelona se pusiera tres a cero en el marcador y a un sólo gol de igualar la eliminatoria.

Emery sudaba más de la cuenta. Fue entonces cuando en una jugada aislada el PSG marcaba obligando a los de la ciudad Condal a hacer tres goles más por aquello del valor doble de los goles en campo contrario. El partido entraba en una fase insulsa, sin apenas ocasiones de gol y con la moral tocada en exceso tras el varapalo sufrido cuando estaba saboreando el dulce sabor de la remontada.

Se llegaba a  los minutos finales con pocos creyendo en el sueño, llegaba el 4-1, luego el quinto y sin tiempo para recrearse en celebraciones, ya que apenas quedaban un par de minutos para buscar la machada. Y entonces llegó la fiesta, sin olvidarnos antes de un pie milagroso de Ter Stegen que evitaba un segundo tanto que habría sido ya lapidario para los azulgranas.

Una falta, precisamente sobre el meta que había subido a rematar un córner, dejaba un balón colgado sobre el área, que antes de acariciar el césped lo toca Sergi Roberto disfrazado de todo el barcelonismo y todo el país, salvo el madridismo y un Sergio Ramos que había avisado que quería dormir mejor con la eliminación.

El balón se alojaba en la red, era el 6-1, el milagro hecho realidad, el premio al trabajo bien hecho, y la reflexión para todos, grandes y pequeños, en especial para Emery, que dejó escapar una renta de 4-0 en una Champions que tuvo en el Camp Nou el mejor escenario posible y el mejor ejemplo de porqué la Liga de Campeones es el mejor torneo europeo a nivel de clubes.

Este 8 de marzo pasará a la historia como una noche grande y mágica para el barcelonismo, una noche que sirvió para que el nombre de Sergi Roberto quede grabado de por vida en uno de esos clubes tan admirados como respetados por una grandeza que ayer tuvo su máxima expresión en un terreno de juego, demostrando como los grandes pueden caer siempre y cuando luego luchen por levantarse como hizo el Barcelona en un partido de vuelta inolvidable.

FC Barcelona 6 PSG 1, Luis Enrique sonriendo como nuca, el barcelonismo celebrando en el terreno de juego y la grada como si se tratara de una gran final o un título, Emery tocado de lleno en una noche que le marcará igual que lo hizo el partido de ida, en un partido donde Neymar le ‘robó’ protagonismo a su amigo Leo Messi. Este FC Barcelona está preparado para el triplete, adelante en la Champions, en la final de la Copa del Rey, y con mucho que decir en una Liga que a día de hoy lidera, a pesar de que hace muy poco nadie daba un euro por este equipo y por un Luis Enrique que había anunciado que al término de la temporada dejaría el banquillo azulgrana.

El Barça gana, se clasifica y manda un mensaje claro… ¡Toma por culé!

A buenos entendedores…

JOSÉ MIGUEL MUÑOZ @tara11iker

Foto: La Vanguardia

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn